Pensar y sentir de nuestro Señor Jesucisto

por | May 5, 2022 | Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

Jesús y el Padre son uno y de un solo pensar y sentir.  Y ser cristiano quiere decir tener el pensar y sentir de Cristo.

Pasea Jesús por el pórtico de Salomón, dentro del recinto del templo.  Es un lugar a la que va mucha gente, en particular, en el invierno.  Pues allí, debido a una muralla, se pueden proteger contra el viento cuantos cuyo pensar y sentir es el evitar sentirse tan fríos.

También se les permite aun a los gentiles estar allí.  Pero se les prohíbe entrar en el templo mismo.

Está Jesús, sí, en ese pórtico cuando le rodean unos compatriotas.  Le dicen:  «¿Hasta cuándo vas a tenernos en vilo?  Si eres el Mesías, dínoslo de modo claro» (Jn 10, 24).

Y contesta él que ya se lo ha dicho, pero ellos no le han creído.  Le acreditan las obras que hace él en nombre de su Padre.  Con todo, no creen, pues ellos no son sus ovejas.

Quizá les cuesta captar lo que dice Jesús debido a que buscan a un mesías que los libre del dominio de Roma.  Y no hay duda de que ellos tienen más conciencia de ser judíos.  Pues celebran ellos la fiesta de las Luces (Jn 10, 22).  Es decir, conmemoran la Dedicación o, mejor dicho, la purificación del templo del «baldón de los gentiles» (1 Mac 4, 58).

Un solo pensar y sentir; compenetración salvación y seguridad

De todos modos, explica al instante Jesús:  «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen».  Es decir, se compenetran el Pastor y sus ovejas.  Hay sintonía entre él y ellas; son de un solo pensar y sentir.

Pero no solo gozan las ovejas de la comunión con su Pastor, sino de la salvación y la seguridad también.  Es que él les da a las ovejas la vida eterna, así que nunca perecerán.  Tendrán seguridad además, pues nadie las podrá arrebatar de la mano del Pastor, ni de la mano del Padre.

Aclara Jesús, sí, que las marcas patentes de sus ovejas son esa compenetración, esa salvación, esa seguridad.  Es decir, tienen las ovejas el pensar y sentir del Pastor.  Esto supone, claro, la escucha de la voz del Pastor y el seguimiento de él.

Y a los que hoy nos decimos sus ovejas nos toca ser buenos escuchadores y hacedores.  Al igual que san Vicente, procuraremos introducir toda la Buena Noticia en toda nuestra vida (Jacques Delarue).  Y nunca cejaremos de ir al fondo de ambos.

Así que nos esforzaremos por hacer de la Buena Noticia el fundamento de nuestra vida y por leer todos los días el Nuevo Testamento (RCCM II:1; X:8).  Pero hay que ver nuestro vivir en nuestra lectura y traducir la lectura a nuestro vivir.

Si así no es, nuestro pensar y sentir no coincidirá con el de nuestro Pastor.  Y queda patente cuál es su pensar y sentir (Fil 2, 1-11).  Queda claro que él no es un libertador que echa fuera a los gentiles, sino un siervo que sufre por todos y reconcilia a los enemigos (Ef 2, 14).

Señor Jesús, aliméntanos de la mesa de tu palabra y de tu sacramento, y haz que tengamos tu pensar y sentir.  Y danos la luz y la paz como las que diste a Santa Luisa (SLM 666).

8 Mayo 2022
4º Domingo de Pascua (C)
Hch 13, 14. 43-52; Apoc 7, 9. 14b-17; Jn 10, 27-30

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This