En Nueva Orleans, las hermanas católicas colaboran para ofrecer esperanza e invitar a la gente al servicio

por | Abr 24, 2022 | Noticias, Otras Ramas de la Familia Vicenciana | 0 comentarios

La casa amarilla se encuentra en medio de la manzana, con sus detalles azules y blancos brillando bajo el sol. Dentro, un grupo de estudiantes de la Universidad de Creighton, de Omaha (Nebraska), que están de vacaciones de primavera, se relajan en los sofás y bajo las mantas con varias hermanas, y escuchan a un joven tocar la guitarra.

Los ocho estudiantes universitarios son amables, y están satisfechos. Han estado muy ocupados durante su estancia en la Casa de la Caridad, una casa de huéspedes para la iglesia, la universidad y los grupos de hermanas en viajes de misión a la zona, trabajando como voluntarios en un refugio para personas sin hogar, vaciando una casa dañada por el huracán y aprendiendo sobre la Nueva Orleans que se encuentra más allá del turístico Barrio Francés. En esta Nueva Orleans, casi 1 de cada 4 personas vive en la pobreza, se estima que hay 30.000 propiedades vacías y deterioradas, y el 86% de los estudiantes de las escuelas públicas son económicamente desfavorecidos.

Las Hermanas de la Presentación sor Julie Marsh, a la izquierda, y sor Mary Lou Specha hacen una visita al «Hotel Esperanza», un refugio para mujeres y niños sin hogar en Nueva Orleans. (Foto de Global Sisters Report/Dan Stockman)

Varias comunidades religiosas femeninas se han unido de diversas maneras en «Big Easy» [apodo de Nueva Orleans] para navegar por la dinámica única de la pobreza de la zona, ayudando a los niños con necesidades educativas, a las personas con problemas de salud y a proyectos como el Hotel Esperanza, que atiende a mujeres y niños sin hogar.

Estudiantes de la Universidad de Creighton se relajan en la Casa de la Caridad de Nueva Orleans tras un largo día de voluntariado y de aprendizaje sobre la ciudad y sus habitantes. (Foto de Global Sisters Report/Dan Stockman)

La Casa de la Caridad es un producto de esa colaboración, que fue posible gracias a las 13 congregaciones de la Federación de Hermanas de la Caridad, que pagaron la casa para tres hermanas residentes y hasta 12 huéspedes en tres dormitorios. La casa había acogido a docenas de grupos al año hasta que la pandemia redujo la asistencia a casi cero.

Una fila de zapatos de los huéspedes cerca de la puerta de la Casa de la Caridad de Nueva Orleans, que aloja a grupos en viajes misioneros a la zona. (Foto de Global Sisters Report/Dan Stockman)

«La federación nos construyó este hermoso lugar», dice sor Mónica Gundler, una Hermana de la Caridad de Cincinnati que dirige la Casa de la Caridad. Las congregaciones miembros de la Federación también mantienen la Casa de la Caridad con donaciones que complementan las de los grupos que se alojan allí.

Gundler comenta que los viajes de misión requieren un acto de equilibrio: los voluntarios están allí para donar su trabajo, pero su generosidad no puede ser explotada. Tienen que conocer a gente y vivir experiencias que les ayuden a entender la dinámica única de la pobreza en la zona, y tienen que ver el rico patrimonio cultural de la región y sus singulares contribuciones al mundo, como la música de jazz, el Mardi Gras y la cocina criolla, para que no tengan una visión unidimensional de la ciudad y su gente.

«Y mientras están aquí, intentamos que vivan en comunidad con nosotras», en lugar de ser meros huéspedes en la casa, dijo Gundler. Así, los voluntarios comen y limpian con las hermanas, se relajan por la noche con ellas y a menudo rezan o participan en actos de piedad con ellas en la capilla de la casa.

Los estudiantes de Creighton pasaron una tarde de sus vacaciones de primavera en el barrio Bywater de Nueva Orleans en Studio Be, el estudio y la galería de Brandan «BMIKE» Odums, un artista callejero, activista y cineasta cuya obra aparece por toda la ciudad y en la portada de la autobiografía del actor Will Smith, Will.

Tras recorrer el recinto de la galería, que ocupa varios almacenes, los estudiantes conocieron a Odums, que les explicó cómo empezó y cómo su obra se inscribe en la lucha por la justicia racial y social.

Su estudio se encuentra junto al lugar donde Homer Plessy fue detenido en 1892 por violar las leyes estatales de segregación ferroviaria en un acto de desobediencia civil. Su caso ante el Tribunal Supremo, Plessy contra Ferguson, se convirtió en una mancha vergonzosa para Estados Unidos, cuando la decisión del tribunal de 1896 confirmó la doctrina de «separados pero iguales» y sancionó efectivamente la segregación racial durante las siguientes cinco décadas.

«No tengo tiempo para hacer sólo fotos bonitas», dijo Odums a los estudiantes.

Estudiantes de la Universidad de Creighton en un viaje misionero a Nueva Orleans hablan con el artista callejero BMIKE Odums, a la derecha, en su estudio en el barrio de Bywater. (Foto de Global Sisters Report/Dan Stockman)

El equipo de Creighton y cuatro voluntarios de AmeriCorps también viajaron a una casa en Golden Meadow, a una hora y media al sur de Nueva Orleans, en el delta del río Misisipi, cuyo tejado fue arrancado por los vientos de 240 kilómetros por hora del huracán Ida en agosto de 2021. Casi todo lo que había dentro estaba arruinado.

El trabajo de los estudiantes: vaciar la casa en un contenedor de basura y derribarla hasta los cimientos.

«Pudieron salvar dos librerías y una mesa, y esperan poder salvar el piano, pero todo lo demás estaba destrozado», dijo Gundler.

«La pareja de inquilinos probablemente podría hacerlo por sí misma, pero se sienten abrumados porque hay mucho que hacer», dijo.

Cada noche, durante la cena en la Casa de la Caridad, los estudiantes de Creighton hablan con las hermanas sobre lo que ven y escuchan, y sobre cómo pueden marcar la diferencia satisfaciendo las necesidades inmediatas de la gente y mediante políticas que empoderen a las personas en lugar de atraparlas en la pobreza.

Christi Morin, estudiante de último año de Creighton que se especializa en español y estudios de justicia y paz, dijo que el viaje fue especialmente gratificante.

«Nunca los llamamos ‘viajes de servicio’. Siempre los llamamos ‘viajes de servicio y justicia’, y eso resume perfectamente nuestra estancia en Nueva Orleans», dijo Morin. «Fue una experiencia realmente significativa».

A un par de kilómetros al este de la Casa de la Caridad, sor Mary Lou Specha y sor Julie Marsh, de las Hermanas de la Presentación de la Santísima Virgen María, coordinan el Hotel Esperanza. El refugio para mujeres y niños que experimentan la falta de hogar ha estado ubicado desde 2018 en el antiguo Motel Crescent Palms, un destino frecuente para los músicos negros en la década de 1960 que tocaban en el Barrio Francés, pero no se les permitía alojarse en hoteles allí debido a la segregación.

Ahora, el Hotel Esperanza alberga hasta un máximo de 20 familias en habitaciones con una cama doble y un juego de literas. Las familias permanecen en el Hotel Esperanza de 30 a 45 días, pero los miembros del personal continúan haciendo un seguimiento de ellas durante un año, para asegurarse de que la madre tiene un trabajo, los niños están en la escuela y hay comida en la nevera.

La Hermana de la Presentación Julie Marsh muestra la distribución de una de las habitaciones del Hotel Esperanza, un refugio para mujeres y niños sin hogar en Nueva Orleans. (Foto de Global Sisters Report/Dan Stockman)

El hotel es otro ejemplo de la forma en que las comunidades religiosas femeninas colaboran en Nueva orleans. Las Hermanas de la Presentación de la Santísima Virgen María trabajan con las Hijas de la Caridad, que tienen un programa para ayudar a algunas de las mujeres a obtener sus diplomas de GED [«General Education Development», Desarrollo Educativo General], y las Hermanas Dominicas de la Paz, que tienen un programa extraescolar para los niños. Los huéspedes con problemas de salud pueden ser enviados al sistema de salud de las Hijas de la Caridad, Ascension DePaul Services de Nueva Orleans. Las Hermanas de la Sagrada Familia y del Sagrado Corazón suelen ser voluntarias en el hotel. Y, por supuesto, está la colaboración con la Casa de la Caridad.

Los huéspedes reciben desayunos para llevar y almuerzan en el trabajo o la escuela. Los voluntarios sirven a las familias una comida caliente para la cena.

«Tenemos más de 200 voluntarios en total», dijo Marsh. «Tenemos voluntarios que traen las comidas, tenemos voluntarios que coordinan las comidas, tenemos voluntarios que son ángeles de cumpleaños» para asegurar que los niños tengan fiestas de cumpleaños.

Marsh comenta que el voluntariado es especialmente eficaz para cambiar la vida tanto del voluntario como de la persona a la que se sirve, porque el voluntario «puede ver la diferencia que está marcando».

Sor Mary Lou Specha parece conocer a todo el mundo en Nueva Orleans y utiliza mucho esos contactos.

Ella llegó por primera vez a Nueva Orleans a finales de 2005 en un viaje misionero para reconstruir casas después de que el huracán Katrina devastara la ciudad. Volvió a vivir allí en 2008 y acabó dirigiendo el Café Reconcile, un restaurante de servicio completo que ofrece formación laboral y habilidades para la vida a jóvenes de 16 a 24 años desconectados de la sociedad y sin trabajo. Las conexiones que hizo allí la llevaron a convertirse en presidenta de la junta directiva del Hotel Esperanza, una organización sin ánimo de lucro que en ese momento quería crear un refugio para personas sin hogar.

En 2014, ya había dejado la junta y era directora ejecutiva. Había estado rogando a Marsh que se uniera a ella —se habían unido a la congregación el mismo día, en 1986— y ese año, Marsh finalmente aceptó.

«Tengo opiniones fuertes, y necesitaba a alguien que se mostrara firme», dijo Specha.

Marsh le replicó que no sabía nada de alojamiento, pero Specha dijo que mientras Marsh supiera amar, podría proporcionar la «hospitalidad radical» que el hotel necesitaba.

Investigaron modelos en todo el país durante dos años, pasaron 2016 renovando una casa dañada por el huracán y abrieron el establecimiento en 2017, pudiendo alojar a dos familias simultáneamente.

«Era el lugar para practicar nuestro modelo y aprender, y vaya si aprendimos», dijo Specha.

Una de las primeras cosas que aprendieron fue que no podían hacerlo solas; siendo solo dos en la casa cada día y noche, se estaban quemando rápidamente. Así que Marsh empezó a contactar con las iglesias católicas de la zona y organizó a los voluntarios para que hicieran turnos en la casa las 24 horas del día, los 365 días del año. En esos dos primeros años, alojaron a 23 madres y 56 niños.

Las cosas funcionaban como un reloj, pero sólo podían ayudar a dos familias al mes. Se enteraron de que Crescent Palms estaba en venta, pero el precio era de 1,4 millones de dólares. La organización disponía de poco dinero y la junta directiva no quería endeudarse, por lo que sólo disponían de unas pocas semanas para recaudar lo que necesitaban.

Un filántropo local donó un millón de dólares, las Hermanas de la Presentación de la Santísima Virgen María dieron otro millón de dólares, y en la fiesta de la Asunción de 2018, la organización sin ánimo de lucro cerró la venta y se hizo con un hotel. Había estado funcionando justo hasta la venta, por lo que casi no se necesitaron renovaciones, y se abrió a los huéspedes un mes después.

Y la colaboración continúa con muchos voluntarios: una parroquia católica local dona una caja de artículos de limpieza a cada familia cuando se muda, y los voluntarios cuidan a los niños mientras las madres asisten, los sábados por la mañana, a clases de empoderamiento  sobre relaciones tóxicas, elaboración de presupuestos y establecimiento de objetivos. Una «cadena de comestibles» dona alimentos, y muchos grupos de servicio dan su mano de obra, como los estudiantes de Creighton, que pasaron un día de sus vacaciones de primavera preparando un espacio para una cocina comercial que había sido donada. Los estudiantes de la cercana Universidad de Tulane y de la Universidad del Sur en Baton Rouge también son voluntarios frecuentes.

«Como hermanas, eso es lo que mejor hacemos: Hacemos correr la voz sobre lo que se necesita y les invitamos a ayudar», dijo Specha. «Y ellos consiguen marcar la diferencia».

Morin dijo que los estudiantes reciben tanto o más de lo que dan.

«Podemos ver visiblemente que marcamos la diferencia con el trabajo que se hace», dijo, «pero también el trabajo marca la diferencia en nuestra percepción del mundo».

Para ser voluntario en la Casa de la Caridad, visite famvin.help.

Por Dan Stockman.
Fuente: https://www.globalsistersreport.org/

 

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This