Un día más: poesía en tiempo de pandemia

por | Mar 30, 2022 | Confraternidades, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Un día más

Canto de gallos, trinar de pájaros,
destellos de sol entre las ramas,
olor a mangos y naranjo en flor,
así revienta la mañana en este hoy…

Luz, color y olor a divinidad cercana,
no hay otra vida como la que se hace presente,
cuando el oído se recrea y enamora,
con la variedad de susurros y melodías,
la voz humana es particular entre todas,
sus creaciones poéticas y musicales,
temblor de teclas de marimba indiana,
tensor de hilos fuertes en arpas y guitarras,
golpe de tambor sobre cueros envejecidos,
gorjeo de pitos y chirimías lejanas…

Lila de claveles y púrpura de rosas,
amarillo de margaritas silvestres,
hortensias y pensamientos, azul celeste,
violeta de campanillas y cajetas campestres,
blanco aurora de lirios y azucenas de la loma,
un nuevo día y sabor a café caliente,
vasos de leche tibia al pie de la vaca,
mugido de rumiantes productores de alimento,
en el sartén se sofríen huevecillos regalo de las aves,
y en el comal se doran las tortillas de maíz blanco…

Nada de guerras y ruido al aire de plomo,
manos unidas en abrazo de trabajo hermano,
todos y todas con su tierra, herencia de los abuelos,
nadie nos roba lo nuestro por derecho de familia,
así lo dispusieron nuestros padres y madres, ancestros,
es un regalo, todo lo hemos recibido gratis,
para aprender a cuidar y ser con la vida agradecido,
todos contamos y aramos la misma tierra común,
nadie tiene más, nadie carece de lo necesario,
nadie es dueño del agua que baja del cerro…

Una única madre prodiga sin medida todo,
la tierra, de ella venimos creados y modelados,
nos recibe con tiernos brazos abiertos,
nos acoge cuando por ella somos cubiertos,
hacemos camino de pobres peregrinos,
sólo dejando la semilla y surco de caminos,
sujetos a las condiciones de espacio y tiempo,
pero nos vamos con las manos llenas,
de trabajos que hacen crecer la vida
y el corazón colmado de bellas alegrías…

Estamos a la escucha de los cantos del día,
el oído abierto a la música del alma viva,
la vista fija en el arco iris que se proyecta,
de cerro a cielo después de la tormenta fría,
todo es don, nos llenamos de asombro y alegría,
agradeciendo cada salida, paso y puesta de sol,
con sus destellos de luz entre nubes blancas,
bajo el disco de oro, guardián sobre la playa,
centinela entre verdes montañas nubladas
y el disco de plata subiendo entre espumosas olas…

El firmamento en fiesta con titilar de estrellas,
golpe de viento a la espalda y los manos frías,
tendidas en busca de horizontes nuevos y sueños,
cuando la noche calla los clamores de la gente,
cansancio, sopor, esperando un mañana mejor,
sueños y despertares, camino de esperanza,
fuerza para mantener encendida el alma,
gracias por cada hora y el fin de la jornada,
recogemos nuestros logros y fatigas
y nos vamos al descanso sosegado y franco.

Sor Floridalia Noguera.
Hija de la Caridad, Guatemala.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This