Un punto de vista canadiense: Trauma intergeneracional, pobreza y racismo (segunda parte)

por | Dic 9, 2021 | Formación, Jim Paddon, Reflexiones | 0 comentarios

Para ver la primera parte, haga clic aquí.

Como miembro de la Sociedad de San Vicente de Paúl aquí en Canadá desde hace mucho tiempo, he participado en varias conferencias y siempre he disfrutado de la reunión de la conferencia con mis compañeros vicentinos.

Sin embargo, si hay algo negativo que he experimentado en las reuniones de la conferencia, que imagino que muchos de nosotros hemos experimentado, es cuando la discusión es sobre aquellas personas a las que ayudamos que parecen estar atrapadas en el ciclo desesperado de la pobreza. Preguntas como: ¿por qué no pueden encontrar un trabajo? ¿Por qué no muestran algo de ambición? O comentarios como que se están aprovechando de nosotros. Utilizan el sistema. Ni siquiera dan las gracias cuando les ayudamos.

Me pregunto si seríamos tan críticos si conociéramos toda la historia que ha llevado a una persona o a una familia a tener que acudir a nosotros en busca de ayuda. Aquí es donde es esencial tomarse tiempo para escuchar, para entender los factores que han llevado a su actual modo de vida y de supervivencia. Aquí es donde la cuestión del trauma intergeneracional puede convertirse en un factor importante de la pobreza intergeneracional y donde vemos familias que han vivido y experimentado la pobreza durante varias generaciones.

Tal vez ayudaría a nuestros miembros recibir algo de educación sobre el trauma, sus factores y resultados, para estar mejor equipados para entender y ayudar a las personas necesitadas. Nos estamos volviendo bastante buenos en varios seminarios web de formación sobre los problemas relacionados con la pobreza y la necesidad de un cambio sistémico y de defensa. Imagínense cuánto más informados y eficaces podríamos ser a la hora de empatizar con las personas a las que servimos, si supiéramos cómo el trauma puede afectar al bienestar mental, emocional e incluso físico de esa persona.

No propongo que todos tengamos que convertirnos en psicólogos, pero si al menos pudiéramos tener una comprensión más amplia del trauma y de cómo podríamos encontrar y ofrecer más ayuda, podríamos mejorar nuestra capacidad de dar algo de esperanza a los desesperados, dándoles la oportunidad de recuperar un sentido de dignidad y autoestima.

Tal vez la próxima vez que oigamos los comentarios negativos mencionados anteriormente podamos sugerir o incluso desafiar a nuestros compañeros vicentinos a que busquen formas de hacer aún más.

Sobre el autor:

Jim Paddon vive en London, Ontario, Canadá y es miembro de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Está casado con su querida esposa Pat y tienen seis hijas y once nietos. Jim ha sido miembro de la Sociedad desde los años 70.

Las opiniones expresadas son las del autor y no representan oficialmente las de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

 

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This