El Pacto Climático de Glasgow (COP26)

por | Nov 19, 2021 | Noticias, Presencia en la ONU | 0 comentarios

Los 1,5 grados Celsius se mantienen vivos, pero no al alcance de la mano

La cumbre del clima COP26 se consideraba la última esperanza para que el mundo adoptara compromisos climáticos más ambiciosos y audaces para reducir el calentamiento global a 1,5 grados centígrados. El papa Francisco y numerosos líderes religiosos y activistas climáticos hicieron un llamamiento a los líderes mundiales para que tuvieran el valor y la voluntad política de cumplir sus promesas. Para las personas y naciones vulnerables que sufren frecuentes desastres naturales y emergencias climáticas, la cumbre iba a ser un acontecimiento decisivo. Esperaban que los países desarrollados y más ricos, que representan el 80% de las emisiones mundiales, asumieran la responsabilidad de reducir las emisiones y proporcionaran los fondos a los que se comprometieron en 2009 para los países en desarrollo para la mitigación, la adaptación y las pérdidas y daños.

El camino desde el Acuerdo de París en 2015 hasta la COP26 en Glasgow era prometedor. Durante seis años, las organizaciones de la sociedad civil, los jóvenes activistas del clima, los científicos, los pueblos indígenas, las organizaciones religiosas, los defensores de los derechos humanos, los grupos de mujeres y otras comunidades vulnerables mantuvieron su incesante defensa de los planes de acción transformadores para combatir la crisis climática. Durante la cumbre del clima, más de 100.000 personas, encabezadas por jóvenes activistas del clima de todo el mundo, salieron a las calles de Glasgow el 6 de noviembre para exigir a la Conferencia de las Partes compromisos audaces, ambiciosos y realizables para lograr emisiones netas cero en 2030, y no en 2050, con el fin de mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados centígrados. «Dejen de hablar y empiecen a hacer» fue el mensaje que Vinisha Umashankar, finalista de Earthshot de India, dirigió a los negociadores del clima.

En la sesión plenaria de clausura, Alok Sharma, Presidente de la COP26, dijo «hoy podemos decir con credibilidad que hemos mantenido los 1,5 grados a nuestro alcance. Pero su pulso es débil. Y sólo sobrevivirá si cumplimos nuestras promesas y traducimos los compromisos en acciones rápidas». Esta COP ha perdido la oportunidad de cambiar el rumbo hacia un ecosistema que proteja los derechos humanos y la dignidad de todos.  Mantener 1,5 grados no es suficiente para el frágil planeta y las comunidades vulnerables que se enfrentan cada día a los impactos del clima.

El documento final, el Pacto Climático de Glasgow, cumplió con algunas de las promesas para acelerar la acción sobre el clima en esta década, pero se quedó corto en cuanto a la acción climática. No cumplió con las expectativas de millones de personas que se ven agobiadas por la lenta aparición del cambio climático: calor insoportable, inundaciones, sequías, incendios forestales y erosión costera por la subida del nivel del mar, que provocan la pérdida de vidas, medios de subsistencia y tierras, y les empujan a la pobreza, el hambre y la falta de hogar. Hay decepción, rabia y un atisbo de esperanza. Esta es la primera hoja de ruta mundial para limitar el calentamiento global a 1,5 grados. Ahora mismo vamos camino de los 2,4 grados centígrados de calentamiento. Será catastrófico para los países pobres, que son los que menos han contribuido a crear el calentamiento global.

«Consignar la energía del carbón a la historia», se convirtió en un punto de encuentro durante las conversaciones sobre el clima. Sin embargo, una intervención de última hora de India y China, con el apoyo de Sudáfrica, Bolivia e Irán, hizo que se debilitara el lenguaje del acuerdo inicial, pasando de «eliminar el carbón» y las «subvenciones ineficientes a los combustibles fósiles» a «reducir el carbón». Aunque debilitado, sigue enviando el mensaje de que el carbón está en vías de desaparecer. Se cerró, por el momento, una apertura a la salida de los combustibles fósiles, un gran revés para todos los países en desarrollo, especialmente para las pequeñas naciones insulares. El acuerdo de Glasgow ha comprometido a las 197 partes del Acuerdo de París a «acelerar los esfuerzos para la reducción progresiva de la energía del carbón y la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles ineficientes». Por primera vez, los combustibles fósiles han sido incluidos en los acuerdos de la COP. En el acuerdo está ausente cualquier mención al petróleo y al gas. Los países productores de petróleo y gas, junto con más de 500 grupos de presión de los combustibles fósiles, consiguieron mantenerlo fuera del acuerdo. El mundo no está actuando con la suficiente rapidez respecto a los combustibles fósiles.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, dijo lo siguiente sobre el acuerdo final: «refleja los intereses, las condiciones, las contradicciones y el estado de la voluntad política en el mundo actual… lamentablemente, la voluntad política colectiva no fue suficiente para superar algunas contradicciones profundas».

Principales conclusiones del acuerdo:

  • Adaptación: adaptarse a la vida en un clima cambiante; implica ajustarse al clima actual o al futuro previsto. El objetivo es reducir la vulnerabilidad a los efectos nocivos del cambio climático. La adaptación fue uno de los principales temas de debate para los países en desarrollo en Glasgow.  En el pasado, la atención se centró en la mitigación, y la mayor parte de la financiación del clima se destinó a los esfuerzos de mitigación. Este acuerdo ha hecho hincapié en la urgencia de aumentar las acciones y el apoyo, incluyendo la financiación, la creación de capacidades y la transferencia de tecnología para ayudar a los países en desarrollo a mejorar su capacidad de adaptación para reducir su vulnerabilidad al cambio climático.
  • Mitigación: medidas adoptadas para reducir las emisiones y estabilizar los niveles de gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera. Las partes han identificado la brecha de emisiones y han acordado colectivamente reducirla y reforzar sus compromisos de reducción de emisiones para alinearse con el Acuerdo de París.
  • Pérdidas y daños: Durante muchos años, los países en desarrollo y las pequeñas naciones insulares han presionado para que se incluyan las pérdidas y los daños en los acuerdos sobre el clima. La demanda de establecer un nuevo fondo de pérdidas y daños durante la cumbre, recibió la resistencia de Estados Unidos, la Unión Europea, Australia y otros países ricos. Se trata de un fracaso por su parte a la hora de asumir la responsabilidad por el daño que han causado en los últimos 200 años y de satisfacer las necesidades de las personas vulnerables. Es una justicia reparadora. Esta COP ha reconocido que «el cambio climático ya ha causado y causará cada vez más pérdidas y daños a medida que aumenten las temperaturas, los impactos de los fenómenos climáticos y meteorológicos extremos, así como los fenómenos de aparición lenta…» El pacto ha acordado financiar la Red de Santiago para ayudar a los países con conocimientos técnicos y alejar a las comunidades de las costas amenazadas.
  • Financiación del clima: El pacto climático reconoció «con profundo pesar que el objetivo de las partes de los países desarrollados de movilizar 100.000 millones de dólares al año para 2020 en el contexto de acciones significativas de mitigación y transparencia en la implementación no se ha cumplido todavía…» El objetivo de 100.000 millones de dólares se cumplirá en 2023.
  • Artículo 6 del Acuerdo de París: los países llegaron a un acuerdo sobre el funcionamiento del mercado internacional del carbono.
  • Se pide a los países que refuercen sus objetivos de reducción de emisiones en 2030 para finales de 2022.
  • Los países ricos tienen que «duplicar al menos su apoyo financiero a los países en desarrollo para la adaptación».
  • Deforestación: más de 130 países se comprometieron a detener e invertir la deforestación y la degradación de la tierra para 2030.
  • Metano: más de 100 países (que representan el 70% de la economía mundial) firmaron el Compromiso Mundial sobre el Metano, liderado por Estados Unidos y la Unión Europea, y acordaron reducir colectivamente las emisiones de metano en un 30% para 2030.
  • Carbón y combustibles fósiles: 23 países se comprometieron a eliminar progresivamente el carbón y a ayudar a los países en vías de desarrollo a abandonar el carbón. Veinticinco países y cinco instituciones financieras se comprometieron a dejar de financiar públicamente la mayoría de los proyectos de combustibles fósiles en el extranjero para finales de 2022. Algunos países se unieron a una alianza para detener nuevas perforaciones de petróleo y gas.
  • Acuerdo entre Estados Unidos y China: para impulsar la cooperación en la lucha contra el cambio climático durante la próxima década. Estos dos países representan el 40% de las emisiones mundiales. Es sólo un trabajo de marco, no un plan.
  • La India se propone alcanzar las emisiones netas cero en 2070.
  • Compromisos de cero emisiones por parte de las empresas: más de 450 bancos, aseguradoras, fondos de pensiones y otras empresas que gestionan colectivamente 130 billones de dólares se comprometieron a utilizar sus fondos para alcanzar las emisiones netas cero en 2050.

Los gobiernos y las empresas no han cumplido con sus obligaciones climáticas. El tiempo se agota y queda en manos de los países en vías de desarrollo y de los activistas climáticos exigir una acción radical en el próximo año, antes de la COP27, en Egipto, para mantener la presión sobre nuestros gobiernos y empresas para que se mantengan y refuercen sus compromisos de reducción de emisiones. Nuestra defensa comienza ahora mismo para instar a los bancos a desprenderse de los combustibles fósiles e invertir en energías renovables; pedir a nuestros gobiernos que cambien a la agricultura regenerativa para conseguir suelos sanos para las generaciones futuras; eliminar gradualmente los fertilizantes y pesticidas contaminantes; mejorar la calidad y conservación del agua; promover la biodiversidad, la seguridad alimentaria y el apoyo a los agricultores rurales; presionar a los supermercados para que eliminen gradualmente los refrigerantes HFC, que producen gases de efecto invernadero hasta 9.000 veces más potentes que el dióxido de carbono; etc. Tu voz y tu acción climática son importantes.

Teresa Kotturan SCN
Representante ante la ONU de la
Federación de Hermanas de la Caridad.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This