Evangelio y Vida para el 3 de junio de 2021

por | Jun 3, 2021 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“Tomen, esto es mi cuerpo… ésta es mi sangre”

Ex 24, 3-8; Sal 115; Heb 9, 11-15; Mc 14, 12-16. 22-26.

La vida de un pobre campesino comienza muy temprano, a oscuras, porque hay que tomarle ventaja al calor. Un jarro de café caliente lo anima para emprender el camino a la milpa. Cuando el sol se asoma, él ya lleva tiempo de fatiga. A media mañana el cansancio comienza a sentirse, la sed y el hambre se asoman también. Es tiempo de detenerse a la sombra de un árbol y sacar el tesoro que su mujer ha puesto para él: algunas tortillas enchiladas, tal vez alguna sencilla delicia que a veces aparece entre la servilleta bordada con tierno amor. Después del refrigerio y unos sorbos de agua fresca, ya está listo para seguir la brega hasta el final de la jornada, con la energía recuperada y el corazón agradecido.

La eucaristía es el regalo de amor para recuperar las fuerzas y la esperanza en medio de esta agotadora jornada que puede ser la vida. Jesús te dice “come y bebe mi cuerpo y mi sangre…

” Y esta comunión con su vida y su muerte, esta certeza de su amor y su entrega que es la eucaristía, nos devuelven la fuerza para seguir el camino, le dan gozo y consuelo al corazón y abren las puertas de la esperanza para seguir sembrando la semilla del Reino.

Come, bebe, sigue caminando.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Silviano Calderón S. C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This