últimas noticias sobre el COVID-19

La 65ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer

por | Mar 22, 2021 | Noticias, Presencia en la ONU | 0 comentarios

La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer se creó en 1946 para proponer recomendaciones sobre la promoción de los derechos de la mujer en los ámbitos político, económico, civil, social y educativo. Se trata de un órgano mundial de formulación de políticas dedicado exclusivamente a promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer. La Comisión se encarga de supervisar, examinar y evaluar los progresos realizados y los problemas encontrados en la aplicación de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing de 1995 y contribuye al seguimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, para la realización de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas.

De manera sucinta, los puntos clave del tema prioritario se destacan en la imagen anterior. La pregunta que debe hacerse la comunidad mundial es: ¿somos testigos de la participación plena y efectiva de las mujeres y de la toma de decisiones en la vida pública? ¿Hasta qué punto hemos eliminado la violencia contra las mujeres? ¿Cuál es nuestra contribución a la consecución de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas? ¿Hemos «promovido la protección y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todas las mujeres y las niñas, incluido el derecho al desarrollo, que son universales, indivisibles e interdependientes y están relacionados entre sí, y que son cruciales para la potenciación económica de la mujer?»

El informe del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, sobre el tema prioritario arroja luz sobre las tendencias globales, las barreras persistentes y las oportunidades a las que se enfrentan las mujeres en su lucha por la participación efectiva y la toma de decisiones en la vida pública. Aunque la participación de las mujeres en la vida pública, tanto elegidas como nombradas para la toma de decisiones, ha aumentado, rara vez ocupan puestos de liderazgo en los cargos ejecutivos y legislativos, debido a las persistentes limitaciones y barreras estructurales que refuerzan las normas, prácticas y políticas discriminatorias. «Los hombres con poder suelen resistirse a que haya mujeres en puestos de liderazgo, incluso dentro de los partidos políticos». Las mujeres son Jefas de Estado o de Gobierno sólo en 21 países. A nivel mundial, las mujeres ocupan el 21% de los puestos ministeriales, y sólo 14 países tienen gabinetes con un 50% o más de puestos ocupados por mujeres. La proporción de mujeres en los parlamentos se ha duplicado desde 1995, pero los hombres siguen ocupando el 75% de los escaños. Sólo tres países tienen un 50% o más de mujeres en el parlamento, y 24 países tienen más del 40%. Las mujeres menores de 30 años representan menos del 1% de los parlamentarios en todo el mundo.

Las mujeres en la sociedad civil: las mujeres realizan importantes contribuciones en la vida pública a través de su participación en organizaciones de mujeres, movimientos feministas y otros compromisos cívicos. Esto puede verse en los movimientos liderados por mujeres jóvenes y niñas, que reclaman una mayor justicia económica, social y medioambiental y una transformación sistémica. Están desencantadas con la política de partidos y menos apegadas a las instituciones formales. En todo el mundo, las organizaciones de derechos de la mujer y de justicia social reclaman una acción colectiva por la igualdad de género. En contextos débiles y de conflicto, son los movimientos de mujeres los que toman la delantera en la prestación de ayuda, la cohesión social y la prevención de conflictos. Su activismo es cada vez más visible en Internet: las plataformas digitales se han convertido en espacios públicos para influir en la política y en los políticos. El fenómeno global de la reducción del espacio cívico está obstaculizando la participación efectiva de las mujeres en la sociedad civil mediante leyes que restringen las libertades de reunión, asociación y expresión en algunos países.

La pandemia de la Covid-19 ha agravado los retos a los que se enfrentan las mujeres. Ha hecho retroceder los escasos avances logrados en los últimos 25 años en materia de igualdad de género y empoderamiento de la mujer. Aunque las organizaciones de mujeres están en primera línea para atender a los más afectados por el COVID-19, luchan debido a la disminución de la financiación, el aumento de la demanda de servicios, la restricción de movimientos, la supervisión en línea y la reducción del espacio cívico. La falta de inversión en las organizaciones de mujeres es un reto importante que hay que abordar. Es necesario aumentar el acceso a una financiación directa, flexible y sostenible para mantener la plena participación de las mujeres en la vida pública.

Violencia contra las mujeres en la vida pública: a medida que aumenta el número de mujeres que se incorporan a la vida pública, se ven sometidas a una violencia y un acoso cada vez mayores. Las mujeres políticas, las votantes, las candidatas y las administradoras electorales se han enfrentado a la violencia de género selectiva. Las defensoras de los derechos humanos, las periodistas, las organizaciones y grupos de mujeres y las mujeres de color han sido objeto de violencia. En Internet, los abusos por razón de género, el ciberacoso y el acoso sexual son cada vez más comunes contra las mujeres activas en la vida pública. Los Estados son responsables de prevenir, investigar y castigar los actos de violencia contra las mujeres en público. A pesar de los alarmantes niveles de violencia, menos del 25% de los parlamentos tienen una política de acoso sexual para los parlamentarios. Los Estados tienen que intensificar sus esfuerzos para reformar la legislación, el acceso a la justicia y tipificar como delito la violencia contra las mujeres en la política, mejorar la protección de las víctimas y reforzar los sistemas judiciales. Todas las partes interesadas deben redoblar sus esfuerzos para prevenir la violencia y sensibilizar a la población.

Normas sociales: las normas sociales discriminatorias sobre los roles de género suelen negar la igualdad de acceso a la participación política. El Secretario General, en su intervención durante la celebración del Día Internacional de la Mujer, declaró «Con demasiada frecuencia, los servicios los prestan las mujeres, pero las decisiones las toman los hombres». Las actitudes sobre las mujeres en público han cambiado sólo moderadamente durante los últimos 25 años. En muchos países, las normas sociales y los valores culturales siguen reforzando la percepción de que los hombres son mejores líderes que las mujeres. Las expresiones de agresividad, competitividad, dominio y decisión se perciben positivamente para los hombres, pero negativamente para las mujeres. A menudo, las leyes y políticas destinadas a promover el papel de la mujer en la vida pública se ven obstaculizadas por las normas sociales negativas y los estereotipos de género. Para contrarrestar las normas sociales es necesario concienciar y sensibilizar a los líderes comunitarios y religiosos, a los medios de comunicación, a los hombres y a los niños y a las diferentes generaciones de mujeres, para que se puedan ajustar las normas.

¿Qué papel desempeñan los medios de comunicación, la publicidad y la industria cinematográfica en la igualdad de género y el derecho de las mujeres a participar en la vida pública y en la toma de decisiones? A menudo han reforzado los estereotipos de género y se han centrado en la apariencia, la personalidad y la familia más que en los méritos de sus políticas y contribuciones. Existe un importante sesgo masculino en la cobertura informativa mundial y para revertirlo es necesario concienciar y desarrollar códigos de conducta para definir y corregir la discriminación de género. Se espera que el Convenio sobre la Violencia y el Acoso, 2019 (190) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), establezca nuevas normas en la protección de los derechos de los trabajadores y un enfoque sensible al género para la prevención y eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo. Es necesario realizar una labor de abogacía para pedir a los Estados que ratifiquen y apliquen el Convenio.

Construir un futuro mejor: lograr la igualdad de género es una responsabilidad colectiva; hombres y mujeres deben trabajar juntos para transformar las instituciones y los sistemas. Requiere examinar las instituciones y su funcionamiento, las políticas, los procedimientos, las reglas escritas y no escritas, las normas y las culturas para dar a conocer y remediar las barreras invisibles que impiden la participación de las mujeres. Cuando haya más mujeres en la vida pública, la elaboración de políticas reflejará mejor las prioridades de las familias y las mujeres. Son capaces de trabajar por encima de las fronteras de los partidos para hacer frente a la violencia de género, promover la financiación de la sanidad, la educación y las cuestiones socioeconómicas.

La igualdad de género no puede lograrse si la vida pública y la toma de decisiones no incluyen a las mujeres y las niñas en toda su diversidad. Transformar el equilibrio de poder es esencial para promover y proteger los derechos humanos de las mujeres y resolver los urgentes desafíos de la época actual, desde la profundización de las desigualdades y la polarización, hasta la crisis climática y la pandemia de la Covid-19. Depende de la voluntad política, de la estrecha cooperación entre mujeres y hombres, de la creación de redes entre las mujeres que ocupan distintos puestos de decisión, de la existencia de instituciones que tengan en cuenta las cuestiones de género y de la provisión de una mayor financiación para las mujeres en la vida pública. Para lograr la igualdad de género y la participación plena y efectiva de las mujeres en la toma de decisiones y en la vida pública, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer insta a los gobiernos a actuar en los siguientes ámbitos:

  • Reforzar los marcos normativos, jurídicos y reglamentarios
  • Prevenir y eliminar la violencia contra las mujeres en la vida pública
  • Reforzar las reformas institucionales con perspectiva de género
  • Aumentar la disponibilidad de financiación de alta calidad en apoyo de la participación de las mujeres en la vida pública
  • Reforzar la voz de las mujeres y no dejar a nadie atrás en la vida pública

(La petición de la CSW65 a los gobiernos puede encontrarse haciendo clic aquí, en inglés)

Teresa Kotturan SCN
Representante ante la ONU
de la Federación de Hermanas de la Caridad

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This