últimas noticias sobre el COVID-19

Entrevista con Sor Elisabeth Halbmann, Superiora General de las Hermanas de la Misericordia de San Vicente de Paúl en Untermarchtal (Alemania)

por | Mar 22, 2021 | Noticias | 0 comentarios

¿Podría explicarnos el carisma de su Congregación y el vínculo con San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac?

Nuestro nombre ya expresa la conexión con nuestro carisma: las Hermanas nos llamamos «Hermanas de la Misericordia de San Vicente de Paúl en Untermarchtal». Las Hermanas vivimos el Evangelio de Jesucristo según el ejemplo de San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac. San Vicente y Santa Luisa vieron la llamada de Dios en los acontecimientos, en las necesidades que encontraban, y afrontaron las exigencias y tareas diarias con amor.

Según las palabras de San Vicente de Paúl, «Esta es vuestra misión: Ser la bondad de Dios encarnada para los pobres y los enfermos y representar para ellos el lugar de Dios», en 1852 las primeras Hermanas de la Misericordia, procedentes de la Casa Madre de Estrasburgo (Alsacia/Francia), iniciaron su ministerio entre los enfermos de los hospitales, que se encontraban en muy mal estado y abandonados.

Con una confianza ilimitada en Dios, una fe inquebrantable en la guía divina, se pusieron al servicio de los niños y los jóvenes, de los enfermos, de los ancianos, de los necesitados, de los marginados y de las personas en búsqueda. Según las palabras del Evangelio de Mateo 25,40: «Todo lo que hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis», seguimos intentando vivir las obras de misericordia físicas y espirituales y proclamar la buena noticia del Evangelio de palabra y de obra.

Sor Elizabeth, ¿cuál es la misión de su Congregación? ¿Cuáles son sus campos de acción?

Para responder eficazmente a los diversos rostros de la pobreza, las hermanas construyeron a lo largo de los años obras sociales y caritativas e instituciones educativas. Se enfrentaron a las necesidades de la época con sus posibilidades y dieron una respuesta con el ejemplo vivido de nuestros santos patronos religiosos: en la apertura a lo nuevo y la fidelidad dinámica a las tareas tradicionales. Hoy día, junto a unos 6.000 empleados, trabajamos en instituciones grandes y pequeñas: Hospitales, psiquiatría, cuidado de ancianos, estacionarios y ambulantes, rehabilitación, cuidado de niños y jóvenes, escuela para sordos, formación para profesiones sociales.

Las hermanas trabajan en la pastoral parroquial, en cárceles, en clínicas, en instituciones para ancianos, con los sin techo, las prostitutas, la atención a los inmigrantes, los refugiados.

El Foro Educativo Untermarchtal (Centro de Retiros) es un lugar donde las hermanas y los invitados de todas las edades se reúnen para realizar retiros espirituales, jornadas espirituales, formación continua, tiempo de descanso, días de encuentro.

En 1960, cuatro hermanas fueron enviadas a Tanzania para anunciar el Evangelio al pueblo con palabras y obras. Hoy, 245 hermanas tanzanas trabajan allí en favor de los pobres: en el dispensario, la guardería, el hogar de niños, la escuela, el centro para personas sordas, la ayuda a los discapacitados, el hospital, la pastoral, el trabajo social, la promoción y el apoyo a las mujeres.

En Etiopía, una comunidad de hermanas ha ido creciendo desde 2006, contando actualmente con 14 hermanas nativas al servicio de los pobres.

En 2020, enviamos a dos hermanas alemanas y dos tanzanas a Kenia para ayudar a construir un centro para niños y jóvenes con múltiples discapacidades. Lamentablemente, este proyecto tuvo que interrumpirse debido a la pandemia del coronavirus.

El pasado mes de enero de 2020 participó en el encuentro de Superiores Generales de la Familia Vicenciana, celebrado en Roma: después de casi un año, ¿qué consideraciones hace sobre ese encuentro? ¿Cuáles son los retos de la caridad?

Para mí fue muy impresionante y valioso conocer mejor y vivir la experiencia de la Familia Vicenciana mundial. La Familia Vicenciana se hizo más concreta para mí, tuvo muchas caras. Así es como se hace posible el trabajo en red. Experimentar la diversidad de los miembros sobre la base de una espiritualidad común me da valor, amplía mi visión, da impulsos y me inspira. Las ventajas y el uso de la tecnología para la comunicación virtual se han hecho más evidentes y la cercanía y la unión son mayores.

Veo sobre todo 3 desafíos para el trabajo de caridad:

– El anhelo religioso de muchas personas está enterrado y encubierto; la ignorancia religiosa y la falta de experiencia de fe son muy sentidas; el abuso y el atraso de la reforma en la iglesia hacen que las personas no sean confiables y decepcionen a muchas personas.

– La pandemia del coronavirus ha hecho más evidente la urgencia de un cambio sistémico: esto es claro en temas como la pobreza durante la vejez, la justicia salarial, la crisis de los refugiados y la vivienda asequible para las familias.

– Debido a la pandemia, los trastornos psicológicos, mentales y de adicción están aumentando en nuestro país.

La caridad en nuestros días se ha visto alterada por la llegada de la Covid-19: ¿cómo respondieron como congregación religiosa a la pandemia?

Nuestras hermanas, el personal y los colaboradores se vieron muy afectados en su servicio con los ancianos y los enfermos: en la residencia de ancianos, en el hospicio, en la unidad de cuidados intensivos dedicada a la Covid en el hospital. Muchos miembros del personal se han infectado y han enfermado.

Las hermanas tuvieron que enfrentarse a cuestiones éticas (por ejemplo, el triaje de los pacientes), acompañar a las familias y a los parientes que también estaban en cuarentena y a los que no se les permitía acompañar a sus familiares enfermos y moribundos. Algunas hermanas ayudaron en otras comunidades de hermanas y residencias de ancianos donde todo el personal estaba enfermo. Algunas hermanas también se infectaron.

Intentamos ayudar al personal a procesar las terribles experiencias y ofrecerles espacios de conversación.

Durante el confinamiento, las hermanas aseguraron la atención de emergencia para los niños en los jardines de infancia y las escuelas.

Como la violencia familiar aumentó considerablemente y los centros de acogida de mujeres están saturados, proporcionamos alojamiento de emergencia a mujeres en situación precaria.

Ante el cierre de los comedores sociales, apoyamos la distribución de comidas frías con pan, salchichas y huevos (el llamado brown bag lunch).

Hemos instalado un teléfono de emergencia para las personas que sienten la necesidad de hablar simplemente con una hermana sobre su situación, sus preocupaciones y sus temores.

Hemos organizado un servicio por Internet en el que la gente puede escribirnos sus preocupaciones, que las Hermanas tienen en cuenta en sus oraciones, que sigue siendo muy bien recibido.

Como también hay una prohibición de alojamiento para nuestro foro educativo, ahora ofrecemos eventos en línea y por vídeo y streaming: por ejemplo, orientación espiritual, retiros, impulsos espirituales, charlas bíblicas, retiros en la vida cotidiana, santas misas.

Por último, pero no por ello menos importante, las Hermanas rezan por las intenciones y necesidades en estos tiempos difíciles: por los enfermos, los moribundos, los numerosos ayudantes. Que todos aprendamos de esta situación de crisis para nuestra vida en común a pequeña y gran escala, y que Dios nos ayude en el camino hacia más justicia, paz, reconciliación, amor y preservación de la creación y a defender nuestra casa de la vida en palabra y obra.

Para nuestras hermanas de Tanzania, la situación con la Covid-19 es muy diferente y conlleva otros retos. Oficialmente, la pandemia no existe allí. No se permite hablar de ella y las medidas de prevención están prohibidas. Eso nos preocupa mucho.

¿Podría compartir con nosotros un momento significativo de su trayectoria como Superiora General de la Congregación?

Un momento significativo y profundamente conmovedor en el camino como Superiora General de mi comunidad fue la experiencia en una reunión de los capitulares en septiembre de 2017:

Después de conversaciones y discusiones, todos las hermanas capitulares acordaron unánimemente que nosotras, como comunidad alemana, queríamos tomar conscientemente el camino hacia una comunidad internacional. Decimos sí a nuestras hermanas tanzanas y etíopes. No queremos separarnos de nuestras hermanas africanas, que ahora son tantas como nosotras en Tanzania. Queremos continuar nuestro camino como Hermanas de la Misericordia de San Vicente de Paúl, apoyándonos, enriqueciéndonos y dotándonos mutuamente en nuestra diversidad, para los pobres, los desfavorecidos y los marginados.

Esto significa que estamos en proceso de cambiar nuestras Constituciones a una nueva estructura eclesiástica con un Generalato internacional, una Provincia alemana y otra tanzana y una Región etíope.

Un mes más tarde, tuvo lugar en Roma el primer encuentro mundial de la Familia Vicenciana, al que había invitado especialmente a nuestras hermanas más jóvenes.

Estoy muy agradecida por formar parte de esta gran red mundial. Me anima, me da esperanza y alegría, me da un sentido de propósito y despierta la creatividad, a pesar de todas las dificultades y obstáculos. Siento que el Espíritu de Dios actúa en esta familia mundial.

Sor Elisabeth Halbmann, Superiora General, Untermarchtal, Alemania.

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This