últimas noticias sobre el COVID-19

Entrar en el «Nuevo Templo» (Jn 2,13-25)

por | Mar 14, 2021 | Formación, Reflexiones, Thomas McKenna | 0 comentarios

«Denso» es una descripción de una palabra para las personas que tienen problemas para ver debajo de la superficie de las cosas. Les cuesta un esfuerzo adicional atravesar ese caparazón exterior y llegar a los significados subyacentes.  Así que, al oír que «marzo entra como un león…», ¡podrían mirar por la ventana en busca de esos leones errantes!

Hablando más en serio, el evangelio de Juan está lleno de estos casos en los que se pìerde la verdadera importancia de lo que está sucediendo, donde los oyentes no captan el significado. Cuando Jesús dice a los funcionarios «Destruid este Templo y en tres días lo volveré a levantar», no comprenden su mensaje subyacente. Él es el Templo; el Templo, el Nuevo Templo, es Jesús mismo. Tres días después de que crean que lo han destruido, resucita a una nueva vida.

Para el pueblo hebreo, el Templo era el lugar de encuentro privilegiado con Dios. Ahora es Jesús quien se convierte en ese lugar de encuentro. Para encontrar a Dios, ya no se entra en un edificio. Se entra en el espacio íntimo y personal de este Jesús, que es el Cristo. Y allí, estando cerca, os dejáis conmover por Él (mejor, ser transformados por su presencia), y luego salís a compartir ese encuentro con el mundo circundante.

Entrar en este proceso, un proceso de transformación, es justo lo que hace todo creyente cuando se reúne para celebrar la Eucaristía dominical. Su objetivo se representa en la procesión del ofertorio. Dos personas, que representan a todos los miembros de la Iglesia, llevan los dones del pan y el vino para convertirlos en el cuerpo y la sangre de Nuestro Señor.

Pero el significado subyacente de esa miniprocesión es que todos los presentes se ofrecen para ser cambiados, dispuestos a ser transformados en personas que piensen cada vez más con la mente de Cristo y actúen con su corazón.

Bajo la superficie de esa procesión hacia el altar se esconde un significado más completo: no sólo se ofrece el pan y el vino, sino los propios congregantes como dones para ser transformados y reformados. Ritualmente, se disponen a convertirse en destellos de la presencia del Señor en su mundo. Se ofrecen para «ser Iglesia», el Cuerpo de Cristo en este tiempo y lugar. El pan y el vino que suben por las escaleras no sólo llevan intenciones, sino la voluntad de todos de seguir siendo portadores de la Buena Noticia.

Las tres prácticas clásicas de la Cuaresma —la oración, el ayuno y la limosna— son formas tradicionales de concretar el ofrecimiento de cada uno de los miembros de la congregación.

Rezar: reservar 15 minutos de silencio en el día para estar con Dios y, mientras tanto, visualizar las últimas escenas de la vida de Jesús: cuando reza en la Última Cena, cuando agoniza con su Padre en el Huerto, cuando se deja clavar en la cruz por amor a nosotros, y cuando resucita venciendo a la muerte. Otra posibilidad de oración: rezar por los que no pueden rezar porque son perseguidos o están en peligro, como los refugiados.

Ayuno: experimentar un poco de lo que significa tener hambre para que mi corazón se abra más a las personas que no pueden ayunar porque no tienen comida. Además, ayunar como un recordatorio para mí mismo de mi hambre de Dios.

Limosna: abrir las manos para dejar que las posesiones materiales sirvan en beneficio de algún prójimo necesitado, de alguna buena causa. O bien, dar limosna por las personas que no pueden dar limosna porque no tienen limosna que dar.

Las prácticas, las actitudes y las escenas de la Cuaresma pretenden ayudarnos a profundizar, a penetrar el caparazón que puede acumularse en torno no sólo a las prácticas religiosas, sino también a la visión de fe de todos los aspectos de la vida. El Espíritu Santo habita en nosotros a un nivel más profundo de lo que podemos sondear. Reunirnos para la Eucaristía es una forma sagrada de abrirnos a la acción de ese Espíritu que siempre vive y se mueve dentro de nosotros. En una carta a uno de sus sacerdotes, Vicente se hace eco de esta llamada a una inmersión más profunda, por así decirlo: «El Señor se siente muy honrado por el tiempo que nos tomamos para sopesar con madura deliberación los asuntos que tienen que ver con su servicio».

Integrar nuestras diferentes inspiraciones y resoluciones en una Eucaristía nos ayuda a romper algo de esa estática, a abrir esa densidad que puede acumularse entre nosotros y la llamada del Evangelio. El ayuno, la oración y la limosna —y cualquier otra cosa que elijamos hacer en Cuaresma— sirven para disponernos cada vez más a la Vida Resucitada que siempre viene a nosotros en Nuestro Señor Jesús, el Cristo.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This