últimas noticias sobre el COVID-19

Naciones todas adorarán al Señor

por | Ene 2, 2021 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Jesús es la luz de las naciones.  Seguirle quiere decir, por lo tanto, acoger a gentiles de todas las razas, lenguas, pueblos y naciones.

Pide Sal 149, 6 que canten jubilosos los fieles con vítores a Dios en la boca.  Y con espadas en las manos, pues se busca venganza de las naciones.

¿Será por tal odio que los sumos sacerdotes y los escribas no hagan lo mismo que los Magos?  Sí, les dan la pista de que saldrá de Belén el jefe y pastor de Israel.  Pero no mueven ni un dedo para encontrarse con él.  ¿Por qué no?

O porque no los creen ellos a los de las naciones.  Pues, ¿qué sabrían ellos de temas judíos?

O porque esos estudiosos de las Escrituras no las toman en serio; hay también negocios más urgentes.  ¿Será que se han puesto de acuerdo con Herodes para salvarse del disgusto del furioso?

De todos modos, por no esforzarse, los de Jerusalén no logran ver al Rey de los judíos.  Los de las naciones, en cambio, llegan a ver y adorar a Jesús.  Así es.  Los que buscan al Señor de todo corazón lo encontrarán (Jer 29, 13), a pesar de unos reveses.

Las naciones entran en el reino de Dios antes que Israel.

Qué lástima que no acojan la Buena Noticia los que, más que nadie, lo han de hacer.  Pero esto no es nuevo.

Pues en la recepción que dio en Jerusalén Zacarías a Gabriel poca confianza hubo.  María, en cambio, recibió en Nazaret al mismo ángel Gabriel con más confianza y humildad.  Y a Juan Bautista, en el desierto, más le prestaron atención la gente llana que los sacerdotes y levitas de Jerusalén.

Parece, pues, que cuanto más lejos de los sabios y de Jerusalén, tanto mejor para los enviados de Dios.  Y más adelante, Jesús se llevará mejor con la gente sencilla, con los de las periferias, que con los entendidos.  Los de Jerusalén, sí, tramarán la forma de matarle.

Y, ¿nosotros?  ¿De lado de los sabios del Oriente estamos, o de los sabios de Jerusalén?  ¿No desechamos a los de las naciones a riesgo, claro, de no comprender al que es su luz?  Y los que llevamos muchos años en la Iglesia, ¿tomamos a Jesús y sus enseñanzas y obras en serio?  ¿De forma inventiva?

No, no hemos de ser mezquinos.  Y nos tenemos que esforzar en concebir grandes y santos ideales por el servicio de Dios (SV.ES XI:398).

Y no es que el vinagre no sirva para nada, pues cada cosa es necesaria.  Pero vale preguntar, ¿sí?:  ¿Nos han convertido los años en vinagre muy agrio, o en vino añejo?

Señor Jesús, tu Cena anticipa el festín que preparas en el monte santo para todas las naciones.  Haz que un día nos saciemos allí de manjares suculentos y de vinos de solera (Is 25, 6).

3 Enero 2021
Epifanía del Señor (B)
Is 60, 1-6; Ef 3, 2-3a. 5-6; Mt 2, 1-12

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This