La SSVP recuerda los 100 años del reconocimiento oficial de su autonomía por la Iglesia

por | Nov 13, 2020 | Noticias, Sociedad de San Vicente de Paúl | 0 comentarios

El caso que cerró cualquier discusión sobre este asunto ocurrió en Corrientes, Argentina, en 1920

La Sociedad de San Vicente de Paúl (SSVP) nace en 1833, pero se elabora su primer Reglamento en 1835 y en ese primer reglamento se plasmaban las prácticas de la joven institución con autonomía en su administración y organización. La Sociedad comenzó a crecer y en 1845 ya estaba presente en toda Francia y había llegado a otros países de Europa y a los Estados Unidos.

Ese mismo año de 1845, el Papa Gregorio XVI aprobó los objetivos y métodos de la SSVP, y luego la potenció con indulgencias plenarias para sus socios activos y bienhechores: “Como reconocemos que la Sociedad establecida bajo el auspicio y el nombre de San Vicente de Paúl y dedicada a la práctica de las obras de caridad contribuye poderosamente al bien de la religión es ventajosa para los fieles; para que obtenga todos los días nuevos crecimientos”, habló el Papa.

Esa autonomía no estuvo alejada de tensiones, por ejemplo, durante la presidencia de Adolphe Baudon (1848-1886), 3er Presidente General, pues en varios países europeos, obispos y clérigos quisieron usar el nombre de la SSVP pero con una estructura diferente. También, en otros lugares, los sacerdotes eran presidentes de Conferencia y los obispos lideraban los Consejos.

Por ello, en 1851, el Papa Pio IX nombró un cardenal protector de la SSVP. También concedió indulgencias para las familias asistidas y para los padres y madres de los consocios. El papa de la “Rerum Novarum”, León XIII, en 1888, concede indulgencias a las esposas de los consocios, y en 1913 San Pio X se la concede a los consocios activos que asistían a las Asambleas.

En 1917, se sanciona el Código de Derecho Canónico donde las asociaciones eran concebidas como entes creados, controlados y, de alguna forma, también gobernados por la jerarquía de la Iglesia. Los laicos tenían la obligación de dejarse gobernar y solo obedecer a sus pastores.

La Resolución “Corrientensis”, de 13 de noviembre de 1920

Monseñor Luis María Niella

El Obispo de la Diócesis de Corrientes (Argentina), Monseñor Luis María Niella (foto), elevó una consulta a la Santa Sede donde se preguntaba sobre la relación del Ordinario con las Conferencias de la SSVP, y si cabía una autonomía de éstas respecto a su autoridad, ya que no se encontraba fundamento a la misma en el nuevo Código y porque se entabló una discusión sobre la administración del patrimonio de la SSVP en Corrientes.

La Sagrada Congregación del Concilio emitió un decreto que reconoció la autonomía de las decisiones de la SSVP y del derecho de asociación.  Esa resolución, llamada de “Corrientensis”, del 13 de noviembre de 1920, cumple hoy 100 años.

La misma dice textualmente: “Cuando una asociación no debe su existencia a la Iglesia, ni está reconocida por la Iglesia a efectos jurídicos, tampoco puede ser gobernada ni dirigida por la autoridad eclesiástica, sino por los laicos designados en sus propios estatutos. En esas asociaciones, destaca en los últimos tiempos, por su notoriedad y ejemplo, a Sociedad de San Vicente de Paúl (o Conferencias Vicentinas)”.

Al cumplirse 100 años de ese reconocimiento de la Santa Sede a nuestra autonomía del gobierno y la administración de nuestra Sociedad, podemos decir que hay una estrecha y saludable relación entre las Conferencias con la Iglesia. La SSVP colabora y es parte de la Iglesia desde su identidad, carisma y organización, como está escrito en el artículo 5.2 de la Regla: «La Sociedad es jurídicamente autónoma en su existencia, constitución, organización, normas, actividades y en su gobierno interno. Los Vicentinos eligen a sus responsables, y la Sociedad gestiona su patrimonio libremente, en conformidad con sus propios Estatutos y la legislación de cada país».

Hoy, con mucho gusto, la Confederación Internacional de la Sociedad de San Vicente de Paúl, representada por su Consejo General Internacional, es muy cercana a la vida de la Iglesia. La SSVP es miembro de dos órganos ministeriales del Vaticano, con asiento fijo y voz: “Dicasterio para Laicos, Familia y Vida” y del “Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral”. También estamos en permanente contacto con el “Dicasterio para las Comunicaciones” y con la “Congregación de la Causa de los Santos” por los consocios y consocias cuya ejemplar vida se encuentran en procesos de canonización, entre ellos nuestro querido bienaventurado Antonio-Federico Ozanam.

Nuestro Presidente General, Renato Lima de Oliveira, expresa que “ la autonomía que reconoció la Iglesia debe ser encarada como una complementariedad. En materia de forma de elección de autoridades, uso del patrimonio, procedimientos y normativa interna, pero en los aspectos doctrinarios, espirituales y litúrgicos tenemos la feliz obediencia a las decisiones de la Iglesia y el Santo Padre. Por todo esto, nuestra autonomía supone responsabilidad, equilibrio y cooperación”

Fuente: https://www.ssvpglobal.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This