últimas noticias sobre el COVID-19

Ampliando el marco (Mateo 15,21-28)

por | Ago 29, 2020 | Formación, Reflexiones, Thomas McKenna | 0 comentarios

Mucha gente está orgullosa de su educación, de la manera en que sus padres los criaron. Un elemento importante en esta crianza es lo que podría describirse como un marco, los límites a través de los cuales se les ha enseñado a mirar el mundo. Esta estructura incluye actitudes hacia la gente que nos rodea… ¿quiénes son aquellos en los que se puede confiar, de los que ser amigos y a los que emular? ¿Quiénes son aquellos de los que no puedes estar tan seguro, aquellos sobre los que deberías tener alguna precaución, incluso temor?

Crecer implica el desafío de estirar ese marco, un proceso que puede implicar dolor y malestar. Existe, por ejemplo, la llamada a ampliar esa perspectiva para incluir a las personas con acentos que suenan extraños, la necesidad de estirar mi visión para no hacer un juicio automático a las primeras palabras que salen de la boca de una persona. Puede costar hacer tal ajuste. Pero sin hacerlo, sin luchar por ampliar los límites de ese contexto anterior, mi mundo sigue siendo estrecho y sólo se vuelve más estrecho.

Se oye algo de esto en el evangelio de Mateo cuando el Señor Jesús se encuentra con la mujer extranjera que viene a él con su súplica desesperada por su hija moribunda. La primera reacción de Jesús, al no responder, refleja su educación en Nazaret. Incluso cuando ella sigue llorando, Jesús le dice que no ha venido por el pueblo de Canaán, una vez más actuando desde su marco hereditario.

Sin embargo, cuando ella no deja de suplicar, la actitud y los instintos de Jesús comienzan a cambiar. La absoluta necesidad de ella rompe la cáscara de su visión, ampliándola más allá de su propia gente y en este caso considerando el valor y la «fe» de esta madre preocupada. «Que se cumpla lo que deseas. Tu hija está curada».

La respuesta de Jesús modela el comportamiento para estos tiempos divididos y polarizados. Él empuja a través de su prejuicio para tomar las cualidades rectas de esta forastera, permitiendo que su sinceridad y valor personal «lleguen a él» y rompan con su perspectiva hereditaria. Los estudiosos de las Escrituras nos dicen que la estática étnica en este intercambio también refleja las luchas que la Iglesia primitiva enfrentó con la incómoda perspectiva de llevar a los gentiles a sus comunidades judías. Ellos también tuvieron que ampliar sus preconceptos.

Este «estiramiento del marco» es un desafío para cada edad y para cada grupo. Para reconocer la bondad y el valor del «otro», un creyente debe atravesar el dolor que tal ampliación conlleva. Vemos al propio Jesús pagando el precio de esta ampliación.

Lleno del amor de su Padre, se mueve a través de una barrera cultural para ver la decencia en la extranjera. Se deja tocar por su gran corazón y su voluntad de arriesgarlo todo por su hija. Su visión de «quién cuenta» se expande a medida que su valor penetra los estrechos límites de su educación.

Es precisamente este amor que fluye de su Padre Dios el que impulsa este tipo de avance. Este es el amor que vemos derramarse sobre la mesa eucarística mientras que hoy el Señor Jesús continúa dándonos su cuerpo y su sangre. Es el amor que vemos en tanta gente de fe mientras se esfuerzan por superar sus propios prejuicios y se aferran a la bondad en un círculo cada vez más amplio de personas. Es el amor que vemos en la familia mundial de Vicente cuando sus miembros salen de sus fronteras para servir a todo el pueblo de Dios.

«Estirar el marco», es una llamada a cada seguidor de Jesús que camina con él en el camino hacia el Reino de su Padre… el mismo Reino que se construye tanto en la tierra como en el cielo.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This