La receta secreta de Vicente para el cambio

por | May 29, 2020 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

«Receta secreta: un elemento, cualidad, habilidad o práctica que hace que algo o alguien tenga éxito o sea distintivo».

Foto de Louis Hansel @shotsoflouis en Unsplash

 

No sé si Vicente tenía alguna receta secreta que explicara el cambio que trajo a la Iglesia y a la sociedad en la Francia del siglo XVII.

No sé si Vicente pensó siquiera en una receta secreta que le permitiera provocar cambios tan trascendentales. Sospecho que sería como muchos buenos cocineros. Sus recetas parecen salpicadas con palabras como «un poco de esto, calentar hasta…» Parece que saben instintivamente qué hacer y cuándo. Pero sus recetas no serían muy específicas.

Aún así, me preguntaba si, pensando un poco más, podría obtener alguna información sobre sus ingredientes secretos y cómo los usó para provocar un cambio tan trascendental. Si Vicente tenía una receta secreta, ¿cuál sería el ingrediente principal?

La «receta secreta» de Vicente

Durante esta época de poblaciones en riesgo, que se quedan en casa, he estado pensando mucho en el secreto de su éxito. La imaginación era su receta secreta para cambiar su mundo. Finalmente me di cuenta de que el ingrediente clave de su receta secreta para el cambio era su IMAGINACIÓN… algunos preferirían la palabra «visión».

Miró al mundo que más se conformaba diciendo: «así es como es». Pero sintió que había algo malo en lo que veía. Especialmente cuando se veía en contra de la visión y misión de Jesús trayendo la Buena Nueva a los pobres. Imaginó un mundo diferente, un mundo donde la gente se lavara los pies unos a otros como Jesús dijo que sería la señal de ser verdaderos discípulos.

Luego se preguntó eso que hoy referimos como la «pregunta vicenciana»: «¿Qué se debe hacer?»

La imaginación vicenciana

Dudo que tuviera otro plan que no fuera simplemente seguir el ejemplo de la Providencia. Esta Providencia lo llevó a inspirar movimientos que dieron forma a los «influenciadores» de su mundo y aprovecharon recursos previamente no reconocidos.

Conferencias de los martes – influenciando a los «influenciadores»

Pocos clérigos en su época parecían tener alguna idea sobre el reino proclamado por Jesús. Vicente era dolorosamente consciente de la falta de liderazgo espiritual del clero. Se imaginaba a un clero en llamas por el Evangelio, pero fue más allá de la imaginación. Preguntó qué se debía hacer.

Entrar en las Conferencias de los Martes que se convirtieron en la receta secreta para influenciar a los «influenciadores» (usando la jerga de la literatura del cambio sistémico de hoy día).

Debo admitir que pensé que sabía lo que eran estas conferencias. Imaginé que el clero aparecería para escuchar a Vicente dar una charla. Me avergüenza ahora darme cuenta de lo lejos que estaba de la realidad. Era mucho más.

SI (notad el «si») se les invitaba a la conferencia, en realidad significaba que se comprometían a una forma más evangélica de vivir su vocación específica como servidores de primera línea (¿influenciadores?) que dirigirían sus parroquias con la palabra y el ejemplo. Eso significaba mucho más que una simple hora a la semana. Era más como un campo de entrenamiento espiritual para sacerdotes que querían ser ministros más efectivos del evangelio (En las próximas semanas, compartiré descripciones de cómo funcionaba realmente este programa).

Reimaginó lo necesario para cultivar a los «influenciadores», que juntos cambiarían la Iglesia.

El recurso sin explotar de los laicos, especialmente de las mujeres

Sus conocidas fundaciones (las Cofradías, las Hijas de la Caridad y las Damas de la Caridad) aprovecharon los recursos hasta entonces no explotados de los laicos generosos.

Hay que tener en cuenta que incluso las Hijas de la Caridad no son religiosas sino, en el Código de Derecho Canónico, «sociedades de vida apostólica», la misma categoría que la Sociedad de San Vicente de Paúl y muchas otras ramas de la Familia Vicenciana hoy día.

Fue otra de sus ideas pioneras. Amplió el concepto de ministerio para incluir a los laicos, algo que empezamos a redescubrir en el Vaticano II. Fue doblemente pionero en el hecho de que, por sorprendente que parezca, no había manera de que las mujeres se involucraran en ningún tipo de ministerio o servicio de oración más que detrás de las paredes y puertas de los conventos.

Le confió a Santa Luisa la inspiración y formación de estas mujeres. Y, en efecto, Luisa desarrolló una forma femenina y laica del programa de la Conferencia de los Martes.

¿Qué se debe hacer hoy? ¡Usar nuestra imaginación!

  • Identificar y formar a los influenciadores de nuestra generación, tanto hombres como mujeres.
  • Inspirar a los laicos generosos y dotados.
    Ayudarles
    a reconocer cómo comparten la misión de Cristo Evangelizador de los Pobres.
Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This