Ez 47, 1-9. 12; Sal 45; Jn 5, 1-16.

“Jesús es fuente de vida”

Hoy celebramos al mártir san Óscar Romero, obispo de San Salvador que dio su vida por defender a los más desfavorecidos. Algunos le acusaron de ideólogo político, él respondió con su vida en segui- miento de Jesús.

El pasaje que escuchamos este día nos pone delante de la imagen más detallada del proyecto de Jesús, quien se hace cargo de aquellos a los que el sistema judío ha olvidado, su propósito es hacer el bien, pero este bien nunca es bien recibido por los que dependen de que el sistema permanezca tal y como está. ¿Será posible que hoy, como en el pasado, siga habiendo personas que sean indiferentes a la bondad humana y que puedan seguir respondiendo con la violencia para que sus beneficios no se vean afectados?

San Romero de América nos recuerda que no hay verdadero sentido religioso sin la legítima búsqueda de la paz y la justicia, que la dignidad humana es el bien mayor porque es don de Dios. Hoy, en tiempos de indiferencia social, sería bueno recordar los lugares por los que Jesús pasó y los gestos que le acompañaban.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Diác. Félix Armando González M. C.M.

Pin It on Pinterest

Share This