Jesús es la fuente de la ética cristiana. Sus enseñanzas son referencias para pensar en los importantes temas sociales de hoy en día.

La clave para entender la ética de Cristo es la encarnación. Todo lo que sabemos y conocemos de Dios, lo encontramos en el hombre Jesús de Nazaret. Dios se hizo «carne» (Jn 1,14), se hizo vulnerable, «locura y escándalo», como afirma Pablo (1 Cor 1,23). La ética de Cristo se presenta como una ética de humanización que evidencia la superioridad del amor sobre el cumplimiento de los deberes religiosos y la sumisión a los sistemas políticos.

El Sermón de la Montaña (Mt 5-7) es el programa ético de Jesús. Es el paso de las obligaciones morales a la ética de la felicidad. Las bienaventuranzas se presentan en plural, indicando que son una felicidad para ser vivida en el grupo vicentino. La ley superior: «Lo que queráis que os hagan los demás, hacedlo también vosotros a ellos» (Mt 7,12). Por tanto, «amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen» (Mt 5, 44).

En la ética de Jesús, los últimos son los primeros (Mc 10,31). Y la situación de los últimos en esta sociedad es desesperada. Jesús prestó especial atención a los pequeños, a los discriminados, a los que no tenían un lugar en la sociedad. Fue un signo de contradicción: felices los pobres y los que ahora tienen hambre; los que ahora lloran; los que son odiados, insultados y maldecidos por mi causa (Lc 6,21ss). Jesús prestó especial atención a los que fueron olvidados en su tiempo.

De los relatos bíblicos se puede ver que la ética de Jesús se basaba en la defensa de la dignidad de todos los seres humanos. Jesús no inauguró un código moral para condenar a los impuros y a los pecadores. Al acoger a los que eran discriminados y excluidos de la sociedad (personas maltratadas, extranjeros, niños, mujeres), Jesús desconcertó a las personas más religiosas. Su ética cuestionaba la moral vivida de los que no se mezclaban y sólo sabían señalar con el dedo. El amor era su norma: «Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por su hermano» (Jn 15,13).

El «espejo» del comportamiento ético es la cara de aquellos con los que se vive. La ética de Cristo tiene su fundamento en el cuidado de la vida, en la humanización. No es una ética de cumplimiento de normas, sino de búsqueda de la felicidad de los demás. La diferencia entre la ética religiosa del cumplimiento de los deberes y la ética de Cristo se ilustra en el relato de la curación del hombre de la mano paralizada en la sinagoga el sábado (Mc 3,1-6). La religión a menudo se convierte en una «trampa» cuando pone el cumplimiento de los deberes por encima de la satisfacción de las necesidades más elementales. La ética de Cristo pone el bien del otro por encima de todo. La fidelidad a las obligaciones religiosas no puede servir de falsa justificación para legitimar la indiferencia ante el sufrimiento de los hermanos y hermanas.

Para vivir la verdadera Red de Caridad en la Sociedad de San Vicente de Paúl, y en toda la Familia Vicenciana, tenemos que basar nuestra vocación y misión vicentina en las actitudes de Jesús, presentes en los Evangelios. La ética de los vicentinos pone el bien de los pobres por encima de todo. ¡Este hilo nunca puede faltar en nuestra Red!

Padre Alexandre Nahass Franco (Congregación de la Misión-CM)
Asesor espiritual del Consejo Nacional de la Sociedad de San Vicente de Paúl de Brasil
Fuente: http://www.ssvpbrasil.org.br/

Pin It on Pinterest

Share This