últimas noticias sobre el COVID-19

Evangelio y Vida para el 8 de enero de 2020

por | Ene 8, 2020 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“¡Ánimo, soy yo, no tengan miedo!”

1 Jn 4, 11-18; Sal 71; Mc 6, 45-52.

Al ver a Jesús caminando sobre las olas del lago, los discípulos gritaron de miedo. El grito concentra el desamparo, la angustia, la fragilidad, la impotencia del hombre que se siente amenazado. El grito es una reacción instintiva que quiere detener el peligro, alejar el mal, tomar valor para hacerle frente. El miedo intenso también paraliza, inmoviliza, nos deja mudos, congelados.

Por otro lado, el miedo, en sus distintos grados, es un compañero de camino en la vida. Va cambiando de rostro, de tamaño… pero ahí está. Su causa puede ser la oscuridad, o la posibilidad de un regaño de los papás, el rechazo de los compañeros, de la novia, reprobar el examen, perder el empleo, ser sorprendido en una infidelidad. Miedo a ser asaltado o secuestrado, a envejecer, a morir…

En medio de este mar embravecido que puede resultar a veces la vida, es esperanzadora la frase de Jesús a sus discípulos: “No tengan miedo, soy yo”. Como si les (nos) dijera: Conmigo no tienen por qué temer, conmigo están seguros, nada ni nadie les hará daño.

¿Cuáles son tus miedos? ¿Cómo les haces frente?

Deja que Jesús se acerque y te diga: Aquí estoy, soy yo, no temas.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
P. Silviano Calderón cm

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This