últimas noticias sobre el COVID-19

Entrevista a la Madre Alda Stroppiana, Superiora General de la Congregación Hermanas Vicencianas de María Inmaculada

por | Dic 11, 2019 | Noticias | 0 comentarios

En enero de 2020, Roma acogerá el encuentro de Superiores Generales y Presidentes de la Familia Vicenciana. Continuamos con nuestra serie de entrevistas a los protagonistas, con la siguiente entrevista con la Madre Alda Stroppiana, Superiora General de la Congregación Hermanas Vicencianas de María Inmaculada.

¿Cómo y cuándo tuvo lugar su fundación?

El artículo cinco de nuestras Constituciones dice así: «Nuestra Congregación, nacida de una urgente necesidad de caridad…». El teólogo Federico Albert llegó a la parroquia de Lanzo (Italia) como vicario el 18 de abril de 1852. Ya capellán de la Corte, fue nombrado por el arzobispo para colaborar en la Parroquia de San Carlo en Turín, donde trabajó ayudando a los pobres que vivían en los áticos. Esta experiencia pastoral previa lo hizo inmediatamente muy sensible a las necesidades de sus feligreses, especialmente de los más pequeños y pobres. Su primera biografía dice que «cuando el vicario pasaba por el campo, los niños que habían salido a jugar, corrían hacia él, y él nunca los rechazaba…».  Y precisamente para ellos, para que fueran «orientados desde los primeros años hacia el bien…», en 1858 fundó un Jardín de Infancia, confiando su dirección a las Hermanas de la Caridad de Santa Juana Antida, también conocidas como las Hermanas Mayores, ya presentes en el Hospital Mauriciano de Lanzo. De la extraordinaria sensibilidad del vicario Albert para percibir los problemas y las necesidades, en 1859 se fundó el Orfanato de María Inmaculada, para acoger a niñas huérfanas y, unos años más tarde, en 1866, la escuela femenina, para la educación de los jóvenes, siempre con la preciosa colaboración de las Hermanas de Santa Juana Antida, cuya superiora, sor Edvige —nacida Maddalena Bussi—, demostró ser una persona inteligente y de buen espíritu. Por lo tanto, todo parecía ir por buen camino.

Sin embargo, justo cuando el vicario Albert pensaba que había encontrado una buena sistematización para sus obras de caridad en curso, llegaron los malentendidos y las críticas. Estas críticas se referían al trabajo de sor Hedwig y de las otras hermanas presentes en estas obras. Circularon tanto que llegaron a oídos de las superioras mayores residentes en Vercelli, que intervinieron y, sin tener en cuenta la versión de los hechos enviada por el vicario en defensa de las hermanas, el 14 de septiembre de 1868 decidieron retirarse definitivamente del servicio. Esta decisión afectó a Federico Albert justo a comienzos del año escolar. Era necesario proveer del personal docente y la gestión de todas las demás obras fundadas por él. Trabajó duro, pidiendo hermanas a las líderes de algunas congregaciones religiosas. El vicario Albert también se dirigió al canónigo Anglesio, el primer sucesor del Cottolengo, pero en vez de darle hermanas, le dijo: «Querido vicario, elige a mujeres jóvenes que parezcan bien dispuestas, empiece a informarles de su espíritu y, con el permiso de los superiores, hágalas monjas de una congregación propia. Mientras tanto, en este año, tratad de mantener las obras con personal laico de vuestra confianza». Añadimos aquí, por cierto, una noticia que será significativa para los acontecimientos que siguen. Sor Hedwig, que había sido expulsada de Lanzo, no pudo superar la prueba: la idea de que nunca más recuperaría la confianza de sus superiores se había vuelto insoportable para ella y en ese mismo año 1868 abandonó su Congregación. Sin embargo, encontrándose en serias dificultades familiares y económicas, decidió recurrir al vicario Albert, quien, aunque molesto, viendo su situación real de necesidad, no pudo evitar recibirla. Trabajó duro y logró encontrar hospitalidad para ella en una familia de Lanzo, como institutriz. Más tarde, cuando tuvo que recurrir a personal laico para sus instituciones, confió a Bussi la gestión de la guardería.

Volviendo a Federico Albert, rezó mucho y decidió seguir los consejos del canónigo Anglesio. Comenzó a identificar y cuidar espiritualmente a aquellas jóvenes que podían dar signos seguros de vocación a la vida religiosa. Comenzó también a redactar el Reglamento de la Congregación, que presentó al arzobispo de Turín, Riccardi dei Conti di Netro, el 19 de marzo de 1869, obteniendo su aprobación.

Dio a la nueva Asociación el título de «Hermanas Vincencianas de María Inmaculada».

El Vicario, con un pensamiento digno de su corazón amable y afectuoso, quiso que las primeros cinco religiosas llevaran los nombres de su madre y de sus cuatro hermanas. Confió la pequeña comunidad a sor Lucía, la mayor, que llevaba el nombre de su madre.

Un año más tarde, el 3 de noviembre de 1870, tuvo lugar el ingreso de otras seis monjas. Al llegar al número de once, las hermanas, según el reglamento, procedieron a la elección de la superiora. Sor María Maddalena Bussi fue elegida por unanimidad, apreciada y amada por sus virtudes, que se hicieron aún más evidentes después de la prueba por la que pasó.

Lamentablemente, el vicario Alberto murió prematura y trágicamente sólo siete años después de la fundación de su Congregación. En esa fecha, el 30 de septiembre de 1876, había una veintena de hermanas y la supervivencia de la pequeña familia religiosa no estaba exenta de dificultades. Sin embargo, se cumplió la promesa del Padre Fundador: «Si el espíritu del Instituto se conserva con todo cuidado, todo irá siempre bien, incluso a través de algún milagro».

El número de hermanas siguió siendo modesto, pero la Congregación sigue viva para celebrar el 150º aniversario de su fundación. Y su historia continúa…..

¿Cómo refleja su Congregación el carisma vicenciano?

El carisma que nuestro fundador nos dio es el de darnos sin medida a nuestros hermanos, especialmente a los más pobres. Abarca todas las obras de misericordia espiritual y corporal y está animado por el espíritu de humildad y caridad que el Fundador transmitió a sus primeras hermanas. Nuestro fundador fue devoto de san Vicente de Paúl, hasta el punto de que incluyó sus máximas entre las devociones que debían observarse en las primeras Reglas dadas a sus hermanas. Señaló la pobreza como expresión de nuestro confiado abandono en la Providencia, según la enseñanza de san Vicente, tal como él mismo la vivió.

Esperanzas y expectativas para el carisma vicenciano a medida que nos acercamos a la reunión de los líderes de la Familia Vicenciana, programada para enero de 2020, en Roma.

Nos sentimos como una realidad muy pequeña en la gran Familia Vicenciana, pero estamos felices de pertenecer a ella, aunque en muchas circunstancias sólo podamos estar presentes con la oración, debido al pequeño número de hermanas y, en su mayoría, ancianas y enfermas. Esta es nuestra realidad en Italia, mientras que en África, y precisamente en Benín, el número de hermanas aumenta, aunque todavía es escaso. Esperamos que en el futuro estén más presentes para representar a nuestra Congregación dentro de la Familia Vicenciana.

Etiquetas: Noticias

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This