últimas noticias sobre el COVID-19

Un punto de vista canadiense: una vivienda segura, protegida y asequible es un derecho humano (segunda parte)

por | Nov 29, 2019 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

La campaña de tres años de la Sociedad de San Vicente de Paúl, Canadá, ha identificado cuatro conclusiones:

  1. Participar en obras vicentinas más amplias y significativas,
  2. Profundizar nuestra espiritualidad vicenciana,
  3. Promover la actividad vicenciana, y
  4. Desarrollar la Sociedad y sus miembros.

Punto a. El trabajo vicenciano consiste en caridad y cambio sistémico, para que podamos actuar sobre la vivienda de varias maneras. Esto incluye escuchar a nuestros vecinos necesitados, aprender de ellos, durante nuestras visitas a domicilio y otros compromisos. También podemos conectar a aquellos que servimos con programas y servicios existentes que pueden ayudarles con sus necesidades y problemas de vivienda. Los vicencianos pueden guiar caminando con las familias a medida que se conectan con recursos externos para asegurarse de que puedan tener éxito y beneficiarse de estos recursos. Podemos abogar trabajando con aquellos que lo necesitan para animar al gobierno y a otros proveedores de servicios a crear los servicios necesarios o eliminar las barreras que puedan afrentar. Finalmente, los vicencianos pueden crear programas y servicios que llenen los vacíos identificados en los servicios actuales. Es importante incluir a los necesitados en la creación de cualquier servicio o programa.

Punto b. No podemos olvidar el poder de la oración en cualquier éxito que esta campaña pueda lograr. Los esfuerzos de oración relacionados con la vivienda y la falta de hogar pueden ser organizados a nivel de conferencia o incluso a nivel parroquial. Podemos pedir el apoyo de nuestros consejeros espirituales, párrocos, obispos y otras alianzas interreligiosas. Sobre todo, podemos reflexionar sobre las maneras en que la doctrina social católica puede inspirar esta campaña. En particular, las enseñanzas sobre la dignidad de la persona humana, nuestros derechos y responsabilidades mutuas, y la opción preferencial por los pobres.

Punto c. Podemos promover la campaña en nuestras parroquias y comunidades para aumentar la conciencia hacia nuestro buen trabajo y, a su vez, hacia los temas de la vivienda y la falta de hogar. Los vicencianos pueden proporcionar actualizaciones regulares a su parroquia y a los medios de comunicación de la comunidad.

Punto d. La campaña también puede colaborar con otras organizaciones y participar en trabajos que puedan atraer una variedad de habilidades. Podemos mejorar las habilidades de los miembros actuales, así como atraer a posibles nuevos miembros y voluntarios.

Esta campaña tiene el potencial de demostrar a todos los vicencianos la necesidad de actuar en temas de justicia social y cómo podemos marcar una diferencia real en las vidas de nuestros vecinos necesitados.

Sobre el autor:

Jim Paddon vive en London, Ontario, Canadá y es ex-presidente del Consejo Regional de Ontario de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Actualmente es presidente del Comité Nacional de Justicia Social de la Sociedad en Canadá. Está casado con su querida esposa Pat y tienen seis hijas y once nietos. Jim ha sido miembro de la Sociedad desde los años 70.

Las opiniones expresadas son las del autor y no representan oficialmente las de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This