“El mensaje del Señor resuena en toda la tierra”

Rom 10, 9-18; Sal 18; Mt 4, 18-22.

En esta fiesta de San Andrés Apóstol el Evangelio nos narra su llamado y el de su hermano, los primeros discípulos pescadores de hombres que fueron alcanzados y transformados por la mirada y la palabra de Jesús. Luego recluta a otros dos. Todo sucede tan fácil que hasta resulta difícil de creer. Fijémonos en algunos verbos.

Vio Se repite dos veces. Seguramente fue una mirada intensa, desde el corazón, a profundidad, como Jesús nos ve a cada uno.

Síganme – Palabra sencilla y clara. Muestra la ruta, señala el camino.

Dejaron – Las redes, las barcas, al padre. Todo pasa a segundo plano, todo se deja a un lado, sólo permanece Jesús que va delante.

En seguida – que no es verbo, pero que nos habla de la prontitud de los discípulos en la acogida a la invitación de Jesús que pasa. No ponen obstáculos, no dudan, no tienen miedo, se fían ciegamente de Él y se lanzan a ser pescadores de hombres.

¿Y si permito que Jesús pase, me vea, me diga sígueme? ¿Y si respondo como Andrés y sus compañeros?

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
Sor Carolina Flores H.C.

Pin It on Pinterest

Share This