últimas noticias sobre el COVID-19

El Sínodo, visto como un «Camino de Emaús»

por | Nov 17, 2019 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

El Sínodo reciente puede enseñarnos mucho

He estado pensando mucho en el Sínodo, dedicado a temas de gran preocupación para la Iglesia de la región amazónica, que acaba de publicar sus documentos finales.

Ciertamente ha habido muchos escritos dedicados a su análisis. Me gustaría ir más allá de cualquier tema en particular….

La imagen que está captando actualmente mi mente es que, de alguna manera, podría compararse con una caminata de tres semanas por el camino de Emaús.

Con todo el respeto debido a los eruditos de las Escrituras, permítanme rápidamente volver a contar la historia. Al volver a narrar la historia, les invito a entrar en el espíritu de esta nueva narración en su propia imaginación. Considéralo como una oración imaginativa.

Entra en la historia conmigo

Había sido una semana tumultuosa. Domingo de Ramos a Viernes Santo. Los ánimos se enardecieron… para derrumbarse más adelante. Traté de imaginarme a estas dos personas saliendo de la ciudad. Se habían derrumbado, y ahora se dirigían a Emaús, tal vez para alejarse de todo.

En mi imaginación, traté de visualizarlos. Quizás eran marido y mujer. Tal vez eran dos amigos que tenían grandes esperanzas. También podría haber sido que tuvieran puntos de vista muy diferentes, con uno diciendo: «Te dije que era demasiado bueno para ser verdad. Pero no me escuchaste. ¡Él no era el Mesías de las Escrituras!» O el otro quejándose sobre la organización religiosa y cívica.

Lo que sí sabemos es que estaban hablando, debatiendo, incluso discutiendo. Un extraño se les une y les pregunta de qué estaban hablando. Ambos abren sus corazones, tan llenos de confusión. Él escucha con paciencia. Cuando siente que es el momento adecuado, comienza a revisar lo que ellos pensaban que sabían… pero que no entendieron.

Pensaron que lo sabían, pero no lo habían entendido. Se detuvieron con lo que les atrajo… una restauración del reino. Nunca tomaron en serio lo que se había escrito sobre el Mesías como el siervo sufriente… que sería despreciado y tomado como uno de los hombres más abyectos. ¡Verdades dolorosas! Miraron lo que sabían con nuevos ojos. Ahora tenía sentido.

Deseosos de ver qué otras conexiones podían hacer, le rogaron que se quedara con ellos a cenar. En este evento ordinario de compartir comida y bebida, sus ojos se abrieron realmente. Mientras compartía el pan con ellos, me pregunto si empezaban a entender por qué les había dicho que compartieran el pan juntos. «¡Haz esto en memoria mía!» Mientras escuchaban, comenzaron a ver el panorama más amplio… y lo reconocían en un evento ordinario de sus vidas. Sus corazones comenzaron a arder dentro de ellos. Corrieron a decírselo a sus hermanos y hermanas. Se convirtieron en personas en una misión para compartir las buenas noticias de lo que habían descubierto.

El camino de Emaús de los participantes en el Sínodo

Sin entrar en los detalles, me parece que hubo un movimiento desde las discusiones hasta los esfuerzos para darle sentido a lo que habían experimentado al mirar lo que conocían bajo una luz diferente. Vieron lo inadecuado de los puntos de vista. Realmente Él tuvo que sufrir. Sin embargo, ¡todavía estaba con ellos! Lo reconocieron al compartir su necesidad común de alimento. Él estaba allí en medio de ellos. Él estaba allí en medio de ellos escuchándolos y expandiendo su visión.

¿No es de eso de lo que se trata el Sínodo? ¡Ver más allá de cada experiencia personal! Mi esperanza es que todos escuchen al Espíritu y reconozcan las insuficiencias de nuestro entendimiento individual respecto a las necesidades de la gente en otras partes del mundo.

Mi otra esperanza es que todos los participantes experimenten su propia versión del viaje de Emaús: mirar las cosas que pensaban que sabían… aprender a verlas bajo una nueva luz. ¡Ese sería el comienzo de un profundo cambio sistémico!

Pensar desde la perspectiva de Emaús

  • ¿Estoy dispuesto a reconocer las limitaciones de mi comprensión personal respecto al plan de Dios?
  • ¿Puedo reconocer que otros ven aspectos del plan de Dios que yo no capté?
  • Enriquecido al compartir el pan de nuestra vida juntos, ¿me convertiré en un misionero de la Buena Nueva con los demás?

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This