Hace cinco años, cuando el Grupo Misionero de la Caridad inició su misión, se centraba únicamente en los más pobres y en cómo podemos encontrar la imagen de Cristo en nuestros hermanos, los pobres. Cinco años, después, crecimos para aprender que, con amor, se pueden lograr grandes cosas y así transitamos hacia este quinto año, cuando empezamos a trabajar en estrecha colaboración con los refugiados sirios en todo el Líbano.

Los refugiados sirios se han distribuido en campos de todo el país y este año hemos decidido trabajar dentro de un gran campamento ubicado en Beqaa, una región en la que residen cientos de miles de desplazados. El campamento que servimos aloja a más de 800 personas en tiendas de campaña. Durante todo el año y, a través de nuestra preparación como comité, hemos tenido la oportunidad de visitar el campamento en varias ocasiones e identificar sus necesidades, que no siempre son de carácter económico.

Este campamento, junto con muchos otros, se enfrentó a muchas situaciones durante el invierno. El campamento se inundó, por lo que algunas de las escasas pertenencias de los refugiados fueron destruidas. Las enfermedades se extendieron de modo que no podíamos saber lo que iba a ocurrir. Frente a todo esto, sabíamos que nuestro grupo vicenciano no iba a cambiar el mundo o lograr cosas majestuosas, pero aún podíamos servir a los pobres en el campamento. Esa es la razón por la que tratamos de conectar con otras organizaciones, tanto locales situadas junto al campamento como a otro grupo de la Familia Vicenciana, al darnos cuenta de que una gran crisis de esta índole requiere todo tipo de ayuda disponible.

Beirut, Lebanon. Foto: World Bank

Nos llevó alrededor de cinco meses de preparación para comenzar un apostolado adecuado, asegurarnos de que teníamos suficientes suministros, alimentos y materiales. Preparamos actividades para mujeres, niños y hombres.

En cada persona que nos encontramos, Dios estaba esperando por nosotros, dándonos la bienvenida y enseñándonos cómo servirle humildemente. En el contexto de una gran crisis, hemos aportado sólo un poco. Pero fue una gran lección para nosotros: aprendimos que vivir la vida de un misionero no es encerrarse en el espacio o en el tiempo. Se nos invita a vivir como tal en nuestra vida diaria, pero es la elección que cada uno de nosotros tiene que hacer. En cuanto al Grupo Misionero de la Caridad, el próximo año tenemos nuevos planes y proyectos para atender a los refugiados sirios, sabiendo que, incluso antes de comenzar nuestro apostolado, Dios nos está esperando, planeando reunirse con nosotros en cada persona que nos encontramos.

Rodolph Haddad,
embajador de la FHA en el Líbano
Fuente: https://vfhomelessalliance.org/


Tags:

Pin It on Pinterest

Share This