Cuando empezamos a hablar sobre la vivienda en América del Norte y, de hecho, a nivel mundial, hay muchos temas que se pueden debatir. El derecho de los seres humanos a tener un hogar en el que puedan vivir, formar una familia y disfrutar es uno que muchos de nosotros damos por sentado. A veces parece que nos resulta más fácil comprender que alguien en un país del tercer mundo no tenga un hogar, pero luego ignoramos o pasamos por alto a otros ciudadanos que duermen en la calle, viven en una vivienda inadecuada o insegura o viven en una casa que es posible no puedan pagar dentro de una semana o un mes.

Incluso tenemos dificultades para definir temas como la falta de vivienda, y muchos solo se preocupan por aquellos que actualmente no tienen un lugar para vivir, con poca o ninguna consideración de los que viven en refugios o en una situación muy precaria.

Nuestros colaboradores de justicia social están debatiendo actualmente los muchos y, a veces, muy complejos problemas referentes a la vivienda en América del Norte. Como parte de estos debates, hacemos hincapié en analizar este problema con una visión muy amplia que incluye muchos temas y factores relacionados. Agradecemos los comentarios de los lectores como una forma de recopilar información relevante y útil.

La vivienda y la falta de vivienda son problemas nacionales, regionales (estatales/provinciales) y municipales en los que todos los niveles de gobierno deben actuar. La vivienda es un problema en el que todos podemos actuar en estos diversos niveles. También hay una gran cantidad de información pública y estadísticas disponibles que pueden usarse para desarrollar algunas acciones que puedan conducir a soluciones relacionadas con la vivienda y la falta de vivienda. Es probable que no haya otro elemento para la dignidad humana de una persona que tener un lugar al que puedan llamar hogar. Se están llevando a cabo algunas grandes iniciativas, tanto dentro de la Familia Vicenciana como en una esfera más amplia. Es el momento oportuno y relevante para debatir cómo podemos hacer más, utilizar los recursos existentes y abogar por que se haga más.

Nota del editor:  Este es un grupo de miembros de la Familia Vicenciana que se reúnen regularmente a solicitud de los líderes de sus respectivas ramas. Sus reflexiones no representan la política de la Familia Vicenciana, pero se comparten para estimular nuestra reflexión y acción. Los comentarios son muy apreciados.

 

Pin It on Pinterest

Share This