La mayoría de nosotros puede ver un número en la imagen siguiente. Algunos pueden necesitar ayuda para centrarse en los círculos verdosos, y entonces ver el número 21. Otros, tal vez, nunca vean los círculos verdosos, ya que se mezclarán con los otros círculos. (Por cierto, a menos que esté afligido con algún grado de ceguera al color, debería poder ver el número 74).

Imagen de dominio público

¿Qué tiene esto que ver con nuestro ministerio en los márgenes? ¡Mucho más de lo que piensas! Tiene mucho que ver con cómo construimos nuestra realidad sobre la base de lo que experimentamos en nuestro «mundo real».

Dos libros recientes, «The Broken Ladder: How Inequality Affects the Way We Think, Live, and Die» [La escalera rota: Cómo la desigualdad afecta la forma en que pensamos, vivimos y morimos], y «The Broken Ladder: The Paradox and Potential of India’s One-Billion» [La escalera rota: La paradoja y el potencial de los mil millones de habitantes de la India] abrieron mis ojos a algo que había visto, pero no había visto.

El «mundo real» y los límites de nuestra visión

En esencia, estos dos libros reflejan las limitaciones de quienes crecen en la desigualdad. Las personas que crecen con una visión de «ojo de gusano» de la pobreza y excluidas de los verdes pastos de las «comunidades cerradas», construyen una visión de la realidad basada en lo que experimentan como algo normal, alcanzable. Lo contrario también es cierto. Aquellos que nunca han experimentado qué significa crecer en pobreza tienen muy pocas pistas sobre las realidades que enfrentan. El resultado son dos visiones diferentes de lo que es «normal» o «real». Estos autores atraen nuestra atención al hecho de que lo que creemos que es posible está arraigado en lo que vemos en el mundo que nos rodea.

Tendemos a ver solo lo que está en el horizonte de nuestras experiencias. Las personas que experimentamos y vemos con el «estado» que nos rodea, tendemos a establecer los límites de nuestro horizonte y la visión de lo que es posible. Los autores describen a muchos niños, de continentes distintos, que eran inteligentes, muy inteligentes. Cuando se les preguntó qué querían ser, todos los niños y niñas dijeron que deseaban ser como alguien que tuvo éxito en su vecindario. Tienden a no ir más allá de ocupaciones como las que hay en la comunidad. Solo ven las ocupaciones a su alrededor, por lo que no conocen otras alternativas. Y si aprenden sobre una alternativa diferente, no saben cómo llegar allí.

Ambos autores usan la imagen de «escaleras rotas» para describir la falta de visión. Describen a las víctimas de una especie de ceguera por colores en cuanto a las aspiraciones. Ven una serie de cosas que crean grandes obstáculos para las aspiraciones y los logros. Estas «escaleras rotas» incluyen educación de baja calidad, vecindarios llenos de ocupaciones de bajos salarios y ausencia de mentores. Sobre todo necesitamos personas que amplíen el horizonte de lo que vemos.

Aprendiendo a ver de forma diferente

Cuando pienso en esto, también pienso en cómo cambian muchas vidas cuando alguien cree en ellas y tiene esperanzas en otra forma de ver y pensar. Creo que ese es el ministerio más profundo que innumerables miembros de la Familia Vicenciana han ofrecido, más allá de los bienes materiales. Han ayudado a las personas a ver lo que valen ante los ojos de Dios, y que pueden y deben soñar sueños de un mundo más grande que sus experiencias inmediatas. Esto no cambiará todo… ni será fácil despertar. Pero es el primer peldaño en la escalera.

«Sin una visión, la gente perece». Profecía significa desafiar a las personas a una nueva visión. A menudo es incómodo. Pregúntele a cualquier terapeuta que haya tenido dificultades al ayudar a las personas a superar los mensajes plantados en nuestras cabezas sobre la autoestima negativa.

La visión no los cambiará todo… ni será fácil despertar. Pero es el primer peldaño en la escalera.

¡Eso es ciertamente lo que Jesús hizo! Abrió nuestros ojos modelando lo que significa vivir en «un reino de paz, justicia y amor», un mundo donde todos son hermanos y hermanas.

Vicente dio la vuelta a la iglesia. Puso a los pobres en lo más alto, al resto de nosotros en el servicio y el apoyo, siendo evangelizados por ellos y evangelizándolos. La atención constante a la búsqueda de una sociedad justa requiere solidaridad, y la solidaridad está en el centro de todos los valores vicencianos. Podemos hacer muy poco sin influir y comprometer a los demás. Necesitamos no solo entender a Vicente y Luisa en el contexto de su tiempo, sino también traducir sus enseñanzas a nuestro período contemporáneo (Robert Maloney, El Camino de Vicente de Paul)

¡Ayudar a las personas a ver más allá de sus experiencias es el cambio sistémico definitivo!

¿Qué vemos?

  • ¿Asumimos que el mundo que nosotros experimentamos es idéntico al mundo que experimentan los marginados?
  • ¿Quién nos ayudó a ver más allá de las limitaciones de nuestras experiencias particulares?
  • ¿Vemos la visión de Jesús para con nosotros, o simplemente las reglas que nos limitan?

Pin It on Pinterest

Share This