Jer 18, 18-20; Sal 30; Mt 20, 17-28.

“Lo condenarán a muerte”

Las lecturas del día nos presentan lo“peligroso”que resulta serle fiel a Dios. Jeremías clama al Señor porque está cerca de ser objeto de difamación: “Ellos dijeron: ¡Vengan, tramemos un plan contra Jeremías, inventemos algún cargo contra él!” y en su desesperación cuestiona si el bien se paga con mal como“para que me hayan cavado una fosa”.

En el Evangelio, Jesús va adelantando a sus discípulos lo que ha de sufrir por causa de su predicación. Les dice que el hijo del hombre será llevado a las autoridades: “Ellos lo condenarán a muerte, lo entregarán para que sea maltratado, azotado y crucificado pero al tercer día resucitará”.

Algunos discípulos no entienden la magnitud del “riesgo”. Y tan no lo entienden, que la madre de dos de ellos intenta asegurar el lugar de sus hijos en el Reino, provocando el enojo de los otros diez.

Parece que mientras el Maestro les va mostrando lo que hay que padecer por causa de la justicia, un par de sus seguidores están perdidos en sus propios intereses. ¿No seré acaso uno de esos despistados que está buscando un lugarcito cómodo en el cielo sin dimensionar lo que implica trabajar por el Reino? “Sálvame, Señor, por tu misericordia”.

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
Autor: José Luis Rodríguez Vázquez

Pin It on Pinterest

Share This