Pasar tiempo en la frontera de EE. UU. y México en Texas trabajando con quienes buscan asilo durante la temporada de Adviento fue, quizás, uno de los mejores preparativos para la Navidad. A los ojos de los hombres, mujeres y niños que buscaban refugio, podía ver claramente el rostro de Jesús cuyos padres, María y José, también buscaron un lugar de refugio.

Los migrantes centroamericanos que fueron dejados en una estación de autobuses en El Paso, Texas, hacen fila para recibir alimentos el 25 de diciembre de 2018, mientras esperan el transporte a los refugios de emergencia. (CNS/Reuters/Jose Luis Gonzalez)

Los cientos de padres que acuden a los refugios a diario huyendo del hambre y la violencia, solo buscan un lugar donde criar a sus hijos en paz, un lugar donde haya suficiente comida para alimentarse y oportunidades para aprender. Han caminado durante días e incluso meses, han sacrificado todo lo que tenían por amor a sus hijos, solo para terminar abarrotando los centros de detención en los que duermen en el suelo.

Sus historias desgarran el corazón. Me encontré preguntándome continuamente: «¿Cómo podemos tratar a las personas de esta manera? ¿Cómo podemos llamarnos cristianos y, sin embargo, negar a los demás los derechos humanos básicos?» No tengo respuestas porque no lo entiendo. Sigo preguntándome si realmente conociésemos todos  sus historias, eso marcaría la diferencia. Por esa razón, me siento obligada a compartir algunas de las historias que han compartido conmigo:

  • Fernanda tiene 22 años y tiene un bebé. Huyó de Honduras después de ver a su marido de 23 años ser asesinado frente a ella, y recibir amenazas de que ella sería la siguiente.
  • Katerina salió de Guatemala con tres hijos, para protegerlos de la violencia que la rodeaba. Sabía que, si no se iba, sus hijos pequeños se verían obligados a convertirse en miembros de pandillas o morirían. Me dijo que cuando estaba en Guatemala soñaba con venir a los Estados Unidos, pero ahora que está aquí solo piensa en su tierra natal. «Quiero regresar —dijo—, pero sé que ahora no es seguro; pero algún día espero poder llevar a mis hijos e irme a casa».
  • Guadalupe viajó meses desde su Guatemala natal con un niño de 5 años, otro de 2 años y otro de 7 meses para escapar de la violencia y brindar un mejor futuro a sus hijos. Era difícil comunicarse con Guadalupe porque hablaba muy poco español. Su primer idioma es Mam, una de las más de 20 lenguas indígenas de su país.

Ellos, y muchos otros, no vienen porque quieran abandonar sus países de origen, sino porque no ven ninguna otra forma de proteger a sus familias. Todos ellos son solicitantes de asilo y están siendo liberados de los centros de detención para reunirse con familiares o amigos en los Estados Unidos (mientras sus casos están pendientes).

En los días buenos, los oficiales de la patrulla fronteriza se ponen en contacto con los centros que dan la bienvenida a la gente para que puedan prepararse para su llegada. Los migrantes vienen con nada más que la ropa en la espalda y una dirección y número de teléfono de alguien que está dispuesto a pagar un boleto de autobús o avión a su destino. En otros días, la Patrulla Fronteriza simplemente deja a cientos de personas en la estación de autobuses sin notificarlo a los centros. Esto crea situaciones de caos total y abruma a las personas que ya están traumatizadas.

Los centros son atendidos principalmente por voluntarios laicos y religiosos que han venido de todo el país para ayudar. Hermanas religiosas de múltiples congregaciones han respondido generosamente. Llegan casi a diario para ofrecer sus servicios. En un centro trabajé con hermanas de seis congregaciones diferentes que venían de Pennsylvania, Iowa, Dakota del Sur, Ohio, Nueva York y California.

Quienes hablan español entrevistan a las personas para determinar cuáles son sus necesidades y hacia dónde se dirigen. Otros llaman a las familias y/o amigos que proporcionarán los boletos de autobús o avión. Los que no hablan español también son esenciales, ya que las comidas deben prepararse y servirse, la ropa donada debe ordenarse, las bolsas «para llevar» que contienen sándwiches, bebidas y refrigerios deben estar preparadas para los viajeros, y se necesita arreglar el transporte con el aeropuerto o la estación de autobuses.

A pesar de los meses de viaje y los días y semanas en los centros de detención, las personas que conocí no ofrecían más que sonrisas y gratitud por lo poco que podíamos hacer por ellos. Se ofrecieron como voluntarios para barrer y fregar los pisos, cortar vegetales para hacer sopa, lavar los platos y cualquier otra tarea necesaria. Cuando partieron para la siguiente etapa de su viaje, abrazaron a los voluntarios y les agradecieron por su ayuda. No había amargura ni cólera, solo gratitud. Muchas veces me pregunté si yo podría haber respondido con sonrisas y gracias si hubiera soportado lo que tenían.

Mientras continuaba reflexionando sobre la venida de Jesús en el tiempo de navidad, seguía viendo los rostros de aquellos con los que me encontré: Johanna, Edgar, Félix, Jaime, Elena, Amanda y muchos más. Los padres de Jesús también buscaron refugio y seguridad. Ruego diariamente que cada uno de ellos haya llegado a su destino de manera segura.

«No te olvides de mostrar hospitalidad a los extraños, porque al hacerlo, la gente ha entretenido a los ángeles desprevenidos». Esta cita ha tomado tal significado en mi vida. Rezo para que pueda continuar dispuesta a entretener a los ángeles que han entrado y continuarán entrando en mi vida. Rezo también por nuestro país, cuyas actitudes y políticas causan tanto dolor y pena a tanta gente. Jesús ha venido y sigue viniendo diariamente. ¿Qué más estoy llamada a hacer? ¿Cómo responderemos como país al niño Jesús entre nosotros?

[Caroljean Willie es una Hermana de la Caridad de Cincinnati que tiene un doctorado en educación multicultural. Tiene una amplia experiencia trabajando interculturalmente en los Estados Unidos, el Caribe y América Latina.]

Fuente: Global Sisters Report 

Pin It on Pinterest

Share This