Evangelio y Vida para el 24 de enero de 2019

por | Ene 24, 2019 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Hebr 7, 23-8, 6; sal 39, 7-10; Mc 3, 7-12.

“Una gran muchedumbre…acudió a él”

De Galilea, de Judea, de Idumea, del otro lado del Jordán… y hasta de Tiro y Sidón. De todas partes venían a él, porque habían oído lo que hacía.

Mis males y los de la Iglesia no provienen tanto de los pecados y deficiencias, vienen sobre todo de no mirar a Jesús y estar con él. No necesitamos rebajas de su evangelio; no necesitamos “maestros” que nos halaguen los oídos con discursos o documentos llenos de ambigüedad; no necesitamos enmascarar con “buenismo” de ideologías la radicalidad de Jesús, de su vida, de su muerte y de su resurrección. Necesitamos acudir a él, conocerlo, amarlo, dejarnos curar por él, y compartirlo con los demás.

¿Cuándo ha sido la última vez que alguien te habló de Jesús? ¿Cuándo ha sido la última vez que tú le hablaste a otros –de la familia o fuera de ella– de la persona de Jesús? ¿Por qué la gente que te rodea no acude a Jesús para dejarse curar de rencores, relaciones desabridas, adicciones, o de pesimismos desesperanzados?

Las multitudes acudían a él “porque habían oído hablar de todo lo que hacía”. Si nuestra vida y fe están mudas, los demás padecen las consecuencias. Por ejemplo, si nuestra sociedad estuviera más evangelizada, ¿habría tanta violencia como hay?

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, cm

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This