Con mucha alegría y gratitud, el 18 de octubre celebramos el 15º aniversario de la Confederación de Sociedades de San Vicente de Paúl y de la Regla Internacional.

Transcurría el año 1999 y el encargo de la Asamblea General de la Sociedad de San Vicente de Paúl, celebrada en Fátima, requería que los consocios se organizaran para renovar la Regla y profundizar en la internacionalización de la Sociedad.

Para lograr una juridicidad plena e internacional de la Sociedad, urgía llegar a la nueva Regla y Estatutos como piedra angular de todas las demás modificaciones.

Durante más de cuatro años trabajó gratuitamente un equipo compuesto por más de cincuenta consocios, expertos en varias materias, escogidos de todo el mundo y de las muy diferentes culturas en las que existía la Sociedad de San Vicente de Paúl.

Consocios muy destacados en distintos campos del conocimiento, leyeron, estudiaron, analizaron y seleccionaron de entre todas las aportaciones que llegaban desde las Conferencias de todo el mundo.

Entre los socios que se entregaron con firmeza a la obra encomendada por la Asamblea de Fátima, se destacaban los Presidentes Generales el Presidente Tarrazi y el Presidente Viana.

Se prestó especial atención a recoger la Tradición societaria y al respeto por el Derecho Canónico, ya que somos una Institución eclesial.

La Sociedad, en sus casi 200 años de vida, solo ha tenido tres Reglas: la de 1835, la de 1968/73 y por fin la de 2003 que fue modificada en 2016.

Había que comenzar por crear la estructura jurídica que nos amparase, con la creación de normas básicas de funcionamiento, unos Estatutos Internacionales, que fueran comunes para los países de muy diferentes culturas respetando la particular idiosincrasia de cada uno.

La renovación también alcanzaría a los símbolos que representaban a la SSVP, había que modernizarlos e intentar hacerlos internacionales.

Cómo resumen de lo sucedido, los cambios más importantes que trajo la creación de la Regla es que se pasó de un Consejo de Administración a otro Consejo y Sección Permanente, compuesto por vicentinos nombrados por el Presidente General de todos los Continentes.

Se internacionalizaron los máximos órganos en el servicio de la Sociedad en el mundo, internacionalización que se alcanzó con la creación del Comité Ejecutivo Internacional.

Los consocios que trabajaban en el proyecto de la Regla trataban de conseguir el primer fin de las Conferencias: “Procurar que sus individuos, es decir todos y cada uno de sus miembros, observen una vida cristiana, ayudándose mutuamente con sus ejemplos y buenos consejos. Solo si ello se consigue, podremos alcanzar las fuerzas siempre colegiadas para poder servir a los que sufren”.

“Somos capaces de ser capaces de cualquier ayuda a los otros, empezando por la prestada a nuestros consocios en nuestra propia Conferencia, en nuestro propio Consejo, siempre que llevemos a Cristo con nosotros”.

Que El Buen Dios nos permita seguir esa senda y no desviarnos del camino marcado por nuestros Cofundadores.

En este mes del Santo Rosario, se invita a los consocios a rezar con fervor por la santidad del servicio vicentino y por el crecimiento de nuestra querida SSVP, en especial el día 18 de octubre y a renovar la amorosa fidelidad a la Regla en la reunión de Conferencia.

Fuente: Circular de la SSVP en Argentina

Pin It on Pinterest

Share This