Evangelio y Vida para el 4 de septiembre de 2018

por | Sep 4, 2018 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

1Co 2, 10-16; Sal 114; Lc 4, 31-37.

Sé que tú eres el Santo de Dios

En la antigüedad las personas creían en la existencia de los demonios como seres espirituales o sobrenaturales con atributos divinos, unos orientados al bien y otros orientados al mal, que ejercían su poder sobre los seres humanos (en este caso el Evangelio habla de un demonio sucio y malo). Para los judíos, todos los demonios poseían a los hombres para hacerle la guerra a Dios.

El Evangelio de Lucas nos muestra cómo desde el inicio el mensaje de Cristo causaba admiración. Su enseñanza era con autoridad y se manifestaba sometiendo todo mal que oprimía a la persona, incluso los espíritus malignos querían revelar su identidad. Pero ese no era el modo en que Jesús quería darse a conocer, porque podía generar duda y desconfianza. Su identidad la irá revelando poco a poco con sus hechos y sus palabras.

¿Cómo recibimos la Palabra de Dios, como un creyente o como un endemoniado? Nos comportamos como un endemoniado cuando acudimos a las ceremonias sólo para cumplir las apariencias y como un creyente cuando recono- cemos a Jesús desde el amor y la comprensión, cercano a nuestra vida y reconociendo que esa sabiduría viene de Dios.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autora: Luz María Ramírez González

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This