últimas noticias sobre el COVID-19

Desde un punto de vista vicenciano: ¿Qué hay en un nombre?

por | Jun 29, 2018 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

El pasado domingo, la comunidad cristiana celebró la solemnidad del nacimiento de san Juan Bautista. El día tuvo un significado especial para aquellos de nosotros que vivimos y trabajamos en la Universidad de St. John’s: él es nuestro homónimo.

griffin fb

En el Evangelio del día, cuando la aldea le preguntó a Isabel sobre el nombre a dar a su hijo, ella corta la idea de llamaqr al niño «Zacarías», y continúa, sin vacilar, diciendo: «se llamará ‘Juan'». Todos se sorprendieron. No había nadie llamado «Juan» en su familia. ¿Cómo puede ser esta una buena idea? Fueron ellos a donde Zacarías para preguntarle qué pensaba él de esa locura. Zacarías toma una pizarra y escribe: «su nombre es ‘Juan'». Uno se pregunta si esa conciencia emerge del tiempo de silencio que el Señor le impuso.

Todos los demás quieren cumplir con lo «probado y verdadero»; quieren usar un nombre que siempre ha estado en la familia. Isabel y Zacarías están dispuestos a pensar de nuevas maneras. Están dispuestos a pensar «fuera de la norma», y dar un nuevo nombre a este regalo extraordinario que viene en medio de ellos. Son creativos y están dispuestos a cambiar cuando lo ven llegar por la gracia de Dios. En nuestras vidas, un poco de pensamiento original y dinámico «fuera de la norma» también puede ser necesario a través de la guía del Espíritu Santo.

La elección del nombre «Juan» para el niño no es fortuita. Con este nombre, tanto Isabel como Zacarías expresan su experiencia de Dios en este nuevo evento. El nombre «Juan» significa «El Señor es misericordioso». A pesar de no tener hijos durante la mayoría de sus vidas de casados ​​y en la vejez, experimentan la bendición de Dios en el nacimiento de su hijo y quieren reconocer esta acción amable y afectuosa de parte de Dios. Cada vez que llamen a su hijo se acordarán y reafirmarán la verdad de esta experiencia. «¡El Señor es misericordioso!»

Al considerar esta historia, podríamos animarnos a dar nombres a nuestra experiencia de Dios también. ¿Cómo podemos poner palabras a nuestra relación con Dios en estos días y en el tiempo por venir? Darle un nombre a esa experiencia nos abre a recibir las bendiciones que el Señor elige enviar a nuestro medio. Y nos mantiene conscientes de este regalo.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This