Pregón pascual de las Comunidades Eclesiales de Base de la IV región de Nicaragua

por | Abr 9, 2018 | Formación, Oficina de la Familia Vicenciana, Reflexiones | 0 comentarios

Hermanos y hermanas,

¡Felices Pascuas! ¡Démonos un gran abrazo, un gran apapacho, lleno de gozo y plenitud! porque la humanidad entera, la creación entera sigue resucitando con Jesús!

Pascua es paso.
Pasamos de la nada al ser, y fue pascua de Creación.
Pasamos de la esclavitud a la libertad,
y fue pascua de liberación.
Pasamos de la muerte a la vida, y fue pascua de resurrección. Y brilló por siempre la luz.

Pero opacamos esa luz, la llenamos aún de tinieblas y esta Pascua nos duele…

Por el mal uso de la tecnología, la violencia cruel hacia el cuerpo de las mujeres, la explotación y abuso sexual de niños y niñas; el individualismo, las guerras.

Esta Pascua nos duele, por la crueldad contra la naturaleza, la minería contaminante, la escasez del agua, el despale, la extinción de la fauna, la basura tirada sin conciencia, contaminación de ríos lagos y lagunas.

Esta Pascua nos duele, por la corrupción, el abuso del poder machista, político, económico, religioso. La explotación laboral. La soledad e incomprensión humana. El narcotráfico, la discriminación de personas migrantes, el desempleo, las relaciones humanas toxicas.

Hermanas y hermanos, hagamos Pascua, seamos Pascua:

En lo personal: Pasar del orgullo a la humildad, del abuso al servicio, de la codicia a la solidaridad, de la violencia a la ternura, del chisme a la crítica constructiva, del odio al amor. Eso es Pascua.

En la familia: pasar del sometimiento de las mujeres al compartir en igualdad. De los gritos y malos gestos, al respeto, la paciencia, la comprensión. De los golpes y abusos, a una vida libre de toda violencia. Eso es Pascua.

En las organizaciones: pasar del abuso de poder, el autoritarismo, los privilegios de los jefes y liderazgos únicos; al poder como servicio, como promoción de otros liderazgos. Pasar de la prepotencia, a la escucha, la tolerancia, el cariño. Eso es Pascua.

Crear estructuras de justicia e igualdad en lo político, económico, social, religioso, cultural, entre hombres y mujeres; destruir y superar el capitalismo y el neoliberalismo, destruir y superar el sistema patriarcal y machista: todo eso es Pascua.

Dejar de discriminar a las personas por su identidad sexual, por sus opciones políticas o religiosas, por su pertenencia a etnias o grupos diferentes, por su situación de discapacidad, por cualquiera que sean sus formas de vida distintas a las propias: eso es Pascua.

Promover la dignidad de todas las personas, de toda la creación, respetar los derechos humanos y los derechos de la tierra: eso es Pascua.

Hermanas, hermanos, esta es la noche y el día más significativo para las comunidades cristianas de todo el mundo. JESÚS RESUCITADO ES VIDA PLENA.

Esta luz que nos ilumina, la luz de Jesús, este ser comunidad de Jesús que somos, debe contagiarnos de ánimo, de energía positiva, para vivir y llevar vida, para renovar esperanzas y llevar esperanzas, para vivir plenamente la Pascua:

¡Jesús resucitado, es igualdad y equidad entre hombres y mujeres!

¡Jesús resucitado, es libertad!

¡Jesús resucitado, es el camino para construir Otro Mundo Posible!

¡Jesús resucitado, es la certeza de que el mundo está en marcha de liberación y no lo detendrá los intereses egoístas, capitalistas o patriarcales!

¡Jesús resucitado, es revolución permanente!

¡Jesús resucitado, es amor, solidaridad, cariño, ternura, reconciliación con justicia, tolerancia, comprensión, alegría, conversión; todo es nuevo y tenemos una casa común para todos y todas.

¡Jesús resucitado, es liberación de todos los miedos, de todas las supersticiones, de todas las esclavitudes!

¡Jesús resucitado, es nuestra salvación con la salvación del planeta, la salvación de los bosques, las aguas, los animales, las plantas, el aire; la liberación de las basuras de plástico y todas las basuras tóxicas!.

¡Jesús resucitado es la fuerza de nuestro compromiso, responsabilidad, de nuestra militancia, perseverancia; nuestra fidelidad, nuestra conversión y entrega; sólo dando vida somos verdaderamente felices.

El ejemplo de Jesús, es nuestra fuerza, así como el ejemplo de tantos mártires, hombres y mujeres, de tantas personas que luchan por la paz y la justicia, a quienes conocemos, están entre nuestros pueblos, son pueblo. En especial, en este mes de marzo, conmemoramos a Monseñor Romero y a Berta Cáceres que iluminan nuestro camino al lado de Jesús.

Que nuestra vida, sea una PASCUA PERMANENTE, en lo personal, familiar, comunitario, social, ecológico, ambiental y planetario.

¡Que el espíritu de Jesús Resucitado nos conforte!
¡Felices Pascuas!

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER