Evangelio y Vida para el 27 de diciembre de 2016

por | Dic 27, 2016 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

evangelio_y_vida

San Juan Evangelista

1Jn 1, 1-4; Sal 96 , 1-12; Jn 20, 2-8.

“Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”

El discípulo amado – el representante de las y los discípulos de Jesús– encontró el amor de su vida de la mano de Juan Bautista. Pasaba por allí Jesús y les dijo: “Ése es el Cordero de Dios”. Éste discípulo y Andrés lo siguieron, lo acompañaron, “vieron donde vivía y se quedaron con él”. Al cabo de muchos años, el discípulo recordaba la hora de aquel primer encuentro, “eran como las cuatro de la tarde” (Jn 1, 39).

El cristianismo no es una filosofía, una religión, una moral. No es eso en primer lugar. Es una relación personal con Jesucristo: Creo en ti, te escucho, me fío, te sigo a ti. En esta relación aparece después todo lo que Jesús nos dijo, nos mandó o nos reveló. Sin este encuentro, sin “estas cuatro de la tarde” en que “se quedaron con él”, sin la experiencia de amor personal a Jesucristo, el cristianismo se queda en nada, o en ceremonias vacías. Como un paseo sobre hojas secas.

Si hay encuentro, relación, trato, todo lo demás vendrá. Si no lo hay, hasta aquello que parecía, o era bueno, irá desapareciendo ante las dificultades o ante la presión de un ambiente contrario.

Hoy te agradezco, Señor, el Evangelio y las cartas de Juan el evangelista. Quiero leerlo más.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This