últimas noticias sobre el COVID-19

La compañía de un río sinuoso

por | Ago 6, 2016 | Formación, Reflexiones, YoSoyVicente | 0 comentarios

Pocas cosas hay en la naturaleza comparables a la compañía de un río sinuoso. Hay una postura especial ante la presencia, una invitación a la oración, cuando se entra en un espacio fluvial. Es la paradoja de la prisa y la calma, una aceptación simultánea de gran misterio combinada con la contemplación de raíz. De vez en cuando, los ríos se congelan en invierno, pero todavía tienen gélidas aguas corriendo bajo la superficie del hielo, creando un sonido único en su golpear contra la placa congelada. Las aguas de manantial toman muchas formas diferentes, y cuando llega el verano, el agua hace crecer el caudal de los ríos, encuentra su camino hasta las raíces de las plantas, es violenta a veces y respira frescura en el calor seco de Colorado. Es una experiencia maravillosa el presenciar el movimiento y el cambio de agua. A través de estos cambios encuentro invitaciones perpetuas a la oración en comunión con todos los seres en transformación.

“Reflexiona y sé transformado”: Esta foto es de Tommy Ryan (izquierda) y Kaela Alton (derecha) durante un retiro de otoño con los Voluntarios Vicencianos de Colorado. Es una de las últimas fotografías tomadas de Kaela antes de morir.

“Reflexiona y sé transformado”: Esta foto es de Tommy Ryan (izquierda) y Kaela Alton (derecha) durante un retiro de otoño con los Voluntarios Vicencianos de Colorado. Es una de las últimas fotografías tomadas de Kaela antes de morir.

El 14 de octubre del año 2015 otra delicadeza convirtió en una parte de mi oración y me ha seguido transformando desde entonces. Dejó una marca profunda en mi corazón. Tres sencillas palabras: todo estará bien. Fue la noche del accidente de Kaela. Nos habíamos reunido para una noche de mujeres y rápidamente se mudó en oración esperanzada, y más tarde en pánico mientras corríamos hacia el hospital después de haber recibido la noticia de su accidente. Lynne se mantuvo en calma cuando tomó las llaves del coche, sabiendo que yo no debería conducir. Ella me dio su teléfono celular y me pidió que buscase la lista de reproducción, «Afina tu corazón». «Escucha la canción ‘Todo estará bien'», me dijo. Su voz llenó el coche, lo que me permitió recobrar el resuello a través de mis jadeos. Todo irá bien se convirtió en mi oración mientras hacíamos el camino al hospital. Las lágrimas rodaban por mis mejillas, agua que fluía de lo que pronto sería la transformación inesperada para todos nosotros.

Una lluvia de otoño se produjo un día después de que Kaela muriese. Como escribió Karli en un poema, «Incluso los cielos lloraban hoy – derramando una tristeza que un ser humano no puede soportar… el sol volverá a verter su luz sobre nosotros… a cobijarnos con su calidez».

Aquella agua y lluvia nos salvaron a cada uno de nosotros ese día y todos los días siguientes. Nos llevaron a conocer los pozos profundos de cada uno de nosotros y de los demás. Nos sentamos juntos mucho en ese tiempo, abrazados, llorando o tratando de no llorar o rezar y no sabiendo cómo. Intentaba aferrarme al «todo irá bien», pero fue difícil. Pero, de alguna manera, a través de la oración, nos volvimos flexibles y muevimos como las aguas fuertes, maleables, nacientes, y como el sol que nos calienta y «todo estará bien».

Los últimos ocho meses han estado llenos de hermosas oraciones de la comunión de transformación — a una comunión del personal, ex alumnos, colaboradores y los increíbles voluntarios del año 21 de los Voluntarios Vicencianos de Colorado (CVV). Es mi comunidad en EarthLinks, mis amigos en Denver haciendose amigos de la comunidad CVV, es la danza, el estrés, la tristeza y todas las facetas innegables de la persona que nos mantiene unidos. Son las formas de agua que asumimos y las oraciones que hacemos.

Nuevas personas y experiencias pronto nos transformarán una vez más. Algunos de nosotros pueden marcharse lejos de la calle Pearl, otros podrán permanecer cerca. Aún así, rezo para que todo salga bien. Independientemente de los caminos que tomemos, podemos estar unidos en la oración, en una infinito agradecimiento al Dios inimaginable cuya creatividad de la paz nos ha llevado a la comunión unos con otros. Y el sol nos calienta. Y todo estará bien.

Por Gianna Carleo,
Voluntaria Vicenciana de Colorado

Para obtener más información sobre los Voluntarios Vicencianos de Colorado, por favor pulsa aquí.

Fuente: Catholic Volunteer Network

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This