Un pentágono vital • Una reflexión semanal con Vicente

por | Dic 31, 2023 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

«Nuestro Señor quiso experimentar en su propia persona todas las miserias imaginables. Nos dice expresamente que quiso pasar por escándalo para los judíos y necedad para los gentiles (1 Cor 1, 23), para señalaros que debéis servirle en todos los pobres afligidos. Por eso quiso vivir en ese estado, para santificarlo lo mismo que a todos los demás (IX, 750).
¿Servía él a los pobres? Les servía corporal y espiritualmente, iba de una parte para otra, curaba a los enfermos, les daba el dinero que tenía, y los instruía en su salvación.» (XI, 236).

Vicente de Paúl

reflexion-vicente-fb-esp

Reflexión:

  1. Comenzaremos por el final que, como en otras muchas ocasiones, es posiblemente la clave de la reflexión del sr. Vicente. Y no es el primer interrogante el motivo de la misma (“¿Servía Jesucristo a los pobres?” que lo da por hecho) sino el “cómo lo hacía”. La respuesta no solo muestra la clarividencia de su pensamiento sino la energía con que lo dice: “les servía corporal y espiritualmente, iba de una parte para otra, curaba a los enfermos, les daba el dinero que tenía, y los instruía en su salvación”.
  2. Difícilmente encontraremos una mejor síntesis del Evangelio. Difícilmente encontraremos una actualización más profunda del ser y quehacer creyente, especialmente del misionero vicenciano. Cinco afirmaciones que, junto a las cinco virtudes, marcan el frontispicio de siempre de las obras vicencianas, especialmente de la Congregación de la Misión: servir corporal y espiritualmente a los pobres (dualidad inseparable que debe interrogarnos continuamente), ir de un lugar a otro (ante la inmovilidad de otras Instituciones, la itinerancia o temporalidad), curar a los enfermos (principal obra de Misericordia), dar lo que se tenga (todos los bienes al servicio de la Misión) e instruir al que no sabe (la catequesis a tiempo y destiempo).
  3. Todo lo anterior lo concibe el sr. Vicente no como un recurso teórico sino desde una perspectiva vital que no puede ser otra que la cristológica. Por eso, afirma que «Nuestro Señor quiso experimentar en su propia persona todas las miserias imaginables” aun cuando esa postura le llevara a ser “escándalo para los judíos y necedad para los gentiles”. Y ello lo hace para señalar, a quienes desean asociarse a su plan, cuál es el camino hacia la perfección que no es otro que “servirle en todos los pobres afligidos”. Palabras proféticas para el primer mundo.
  4. Termina la breve “recomendación” con una interesante afirmación: para llevar a cabo todo lo anterior se debe “experimentar” su misma situación: “vivir en ese estado”. Eso es lo que hizo el Hijo de Dios al nacer como el común de los mortales. Desde la experiencia a la práctica o hacerse un más con los pobres para, desde dicha experiencia, poder evangelizarles.

Cuestiones para el diálogo:

  1. ¿Es nuestra experiencia la de “pobres afligidos”?
  2. ¿Las cinco afirmaciones vicencianas están presentes en nuestro obrar?
  3. ¿Qué implica el servir espiritual y corporalmente a los pobres?
  4. ¿Qué lugar ocupa la catequesis en nuestras obras?
  5. ¿Estamos dispuestos a ser “escándalo” por el Reinado de los Pobres?

Mitxel Olabuenaga, C.M.
facebook icon Mitxel.OlabuenagaOrnes

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER