El nacimiento de Cristo que sigue cambiando el mundo

por | Dic 21, 2023 | Conflicto en Ucrania, Formación | 0 comentarios

En este tiempo de Adviento, y ante la inminencia de la Navidad, Sor Valentyna Ryabushko, hija de la Caridad ucraniana, nos hace partícipes del modo tradicional de celebrar la Navidad en aquel castigado país. Deseamos expresar de este modo nuestra solidaridad con el pueblo de Ucrania y nuestros deseos de una paz justa.

El nacimiento de Cristo que sigue cambiando el mundo

Navidad. ¿Qué asocian hoy los ucranianos con esta festividad? ¿Cuándo comienza la preparación y cuánto dura? ¿Cuál es la diferencia entre Ramadán y «Ramadán ucraniano»? ¿«Cristo nace» o «Cristo está naciendo»? ¿Cómo continúa Jesús cambiando el mundo?

¿Navidad sin Jesús?

Los ucranianos asocian los fríos meses de invierno con vacaciones, un período más largo de fines de semana, tradiciones festivas religiosas y familiares, reuniones con amigos, entrega de regalos y, a veces, viajes a las montañas para esquiar o pasar tiempo en contacto con la naturaleza. Los villancicos se entrelazan con las felicitaciones de año nuevo bajo el nombre de algún animal del calendario chino, los horóscopos para el año que viene acompañan la adivinación en la fiesta de San Andrés o Bárbara…. Para muchos ucranianos, las vacaciones de Navidad son un componente o un punto central del período de vacaciones de invierno. Y al mismo tiempo, curiosamente, la persona de Jesús va desapareciendo poco a poco de la conciencia de los ucranianos en medio de este entusiasmo festivo. Aproximadamente un mes antes de la fecha de Navidad, las ciudades adquieren un aspecto festivo.   Los escaparates y las calles están decorados con brillantes luces multicolores, a cada paso su atención es atraída por promociones y descuentos publicitarios. Un poco más tarde, se erigen árboles de Navidad en las plazas centrales de las ciudades e incluso se realiza un concurso para elegir la mejor belleza navideña del país. Los motivos principales de las tarjetas navideñas son paisajes invernales, copos de nieve, coronas navideñas, campanas atadas con grandes cintas rojas, árboles de Navidad con adornos, juguetes navideños, trineos con regalos, en el mejor de los casos, imágenes de villancicos con una estrella, platos navideños o ángeles.. Cada vez más a menudo escuchamos en los saludos mutuos el deseo de «saludos de la estación», «felices fiestas»… y cada vez hay menos espacio para la esencia misma de estas fiestas.

«Da Romano a Jordan…»

El ingenioso (жартівливий/дотепний) término «ramadán ucraniano» suele formar parte del lenguaje coloquial de los ucranianos. El famoso mes del Ramadán en el Islam cae en el noveno mes del calendario islámico. Es un tiempo de ayuno, un tiempo de acción de gracias a Dios por enviar el Libro Sagrado del Corán al Profeta Mahoma. El Ramadán es también un tiempo de oración, elevación espiritual y concentración en los valores espirituales. El Islam en Ucrania es la segunda religión más extendida después del cristianismo. Así, los cristianos «tomaron prestado» el término de los musulmanes ucranianos y le dieron su propio significado en el habla coloquial. El «ramadán» ucraniano no es un término o concepto oficial, pero probablemente proviene de la combinación de dos palabras: el nombre masculino «Romano» y el nombre del río «Jordán».

El «ramadán» ucraniano es un período del calendario que dura 50 días, que comienza con el día de la conmemoración del mártir Romano y termina con la fiesta de la Epifanía o Bautismo de Jesucristo en el río Jordán.   Los dichos y canciones populares enfatizan acertadamente la gran cantidad de días festivos que caen durante este período. En estos días celebran sus onomásticos (el día en que una persona celebra su santo) los portadores de los nombres ucranianos más comunes: Romano (18 de noviembre), Kateryna (24 de noviembre), Andrii (30 de noviembre), Mykolai (6 de diciembre), Anna (9 de diciembre), Hnaty/Ignatii (diciembre 20), María (26 de diciembre), Stepana (27 de diciembre), Melania (31 de diciembre), Vasily (1 de enero). Cada ucraniano celebra el onomástico a su manera. La mayoría de las veces, la persona organiza una fiesta y ofrece obsequios con motivo de sus vacaciones.

El calendario litúrgico de rito bizantino recuerda acontecimientos importantes de la vida de Jesucristo y de la Virgen en esto periodo. La Navidad se glorifica ya a partir de la fiesta de la Introducción a la Iglesia de la Santa Madre de Dios (21 de noviembre). Según la tradición, los padres de María, los justos Joaquín y Ana, no tuvieron hijos durante muchos años. En sus sinceras oraciones, prometieron que cuando el Señor les dé la gracia de ser padres, entregarán al niño al servicio de Dios. La Fiesta de la Presentación de la Madre de Dios en el templo conmemora el evento en el que María, una niña de tres años, fue llevada por sus padres al templo de Jerusalén, donde será criada con otras niñas hasta los 15 años. Ya en los versos (у стихирах) de esta festividad se llama a María «morada de Dios», «Madre de Dios», la «única mujer bienaventurada, que fue anunciada por los profeta» y que dará al mundo la Palabra de Dios. La Navidad se celebra el 25 de diciembre.. El domingo antes de Navidad se lee (читається) el Evangelio de Mateo, que describe la genealogía de Jesucristo como persona y cuenta el acontecimiento del nacimiento del Salvador. El domingo después de Navidad se lee (читається) el Evangelio sobre la huida de los padres con Jesús de la persecución de Herodes en Egipto.. En vísperas de Navidad se recuerda el viaje de José con María embarazada a Belén. Ese día, durante los Servicios Divinos, se canta el tema del nacimiento de Jesús, que se presenta en los libros de los profetas del Antiguo Testamento, las cartas de los apóstoles y pasajes de los Evangelios. Cuando Jesús tenía ocho días, sus padres circuncidaron al niño según lo prescrito. La Fiesta de la Circuncisión tiene su base en el Evangelio de Lucas y se celebra junto con el Año Nuevo el 1 de enero. Es interesante que, leyendo al apóstol en este día (Кол 2:6–12), la Iglesia recuerde a los fieles que Cristo es un verdadero hombre y el verdadero Señor del mundo, que es la cabeza de la vida de cada persona. Recordar la circuncisión de Jesús incita a los cristianos al comienzo del nuevo año a «circuncidar sus corazones de los pecados y vicios», para liberarse de ideas vacías y engañosas y fortalecer su fe. La verdadera fe en Cristo no es el cumplimiento de un sistema de prescripciones, sino caminar en presencia del Salvador, conocerlo más profundamente, amistad con Él y asimilación a Él.

¿«Cristo nace» o “Cristo está naciendo»? ¿Cómo continúa Jesús cambiando el mundo?

Durante el período navideño, los cristianos ucranianos utilizan dos saludos comunes cuando se reúnen: «Cristo nace» y «Cristo está naciendo». La respuesta a ambas debería ser «Alabado sea Cristo». A menudo surge la pregunta: ¿qué versión del saludo es más correcta? Es un hecho histórico que Jesús nació en Belén de María y José hace unos 2000 años. Por eso los cristianos celebran la Navidad. Por otro lado, algunos pueden utilizar la expresión «Cristo está naciendo» en un contexto espiritual más amplio. Para muchos creyentes, la festividad navideña se convierte cada año en una oportunidad para repensar un hecho histórico concreto y su significado en su propio presente.

La verdadera razón de la venida del Hijo de Dios a la tierra es el amor. Dios en su amor busca constantemente el diálogo con sus hijos. E incluso después de la caída, él no los deja solos, sino que en misericordia toma cuerpo, se hace hombre para devolver al hombre la dignidad perdida de hijo de Dios.

San Vicente de Paúl es uno de los místicos que no sólo pensó mucho en el amor de Dios por las personas, sino que también lo implementó en su vida e incluso cambió el rostro de la Iglesia. Fue el acontecimiento de la encarnación de Cristo lo que ayudó al sacerdote francés del siglo XVII a ver a Jesús en cada pobre y necesitado. Jesucristo de Vicente de Paúl era Dios que vive en las personas de los pobres y continúa sufriendo con ellos. Por eso Vicente dirigió todos los esfuerzos de su actividad a mostrar misericordia a los necesitados y a las personas que viven diversos tipos de pobreza. San Vicente no sólo dedicó su vida al servicio de los que sufren, sino que fundó comunidades de laicos y personas consagradas para asegurar una atención constante a las necesidades de los pobres en la sociedad.

En la espiritualidad vicentina, la misericordia se realiza en dos direcciones: en las relaciones con Dios y en las relaciones con los demás. Vicente formuló el siguiente principio: «Somos elegidos por Dios como instrumentos de su inconmensurable misericordia paternal, que quiere establecerse y difundirse en las almas«. El amor a los pobres no es un sentimiento, una emoción, no es una filosofía altruista ni una ética humanista. El hecho es que en cada tipo de injusticia, en cada tipo de sufrimiento, el rostro de Dios se oculta a los hombres. Da la impresión de que Dios está lejos, no ve que no le importa. Cuando nosotros, como vicencianos, nos solidarizamos con las víctimas de situaciones injustas, cuando extendemos una mano amiga a los pobres, es en ese momento cuando el Dios escondido se vuelve activo y visible.. Es entonces cuando Jesús viene nuevamente a este mundo, nace de nuevo entre nosotros. Luchar junto a los necesitados por su redención es la mejor manera de confirmar la realidad de la presencia de Dios entre nosotros. Cuidar a los necesitados desde el punto de vista del Evangelio es el modo más elocuente de anunciar la Buena Nueva de Cristo y abrir caminos de futuro para la Iglesia. San Vicente fomentó las obras activas de misericordia porque restauran la dignidad de cada persona y hacen eficaz el Evangelio. Sólo después de que se hayan satisfecho las necesidades más urgentes de una persona se puede iniciar una conversación con ella sobre Cristo y los sacramentos. Cuanto más atentos estemos a nuestro prójimo, mejores profetas de la misericordia seremos en el mundo moderno. Jesús, nacido hace 2000 años y presente en el mundo de hoy, no tiene otras manos que las nuestras para responder con creatividad y valentía a las diversas realidades de la pobreza. Habiendo abierto nuestros corazones a la Buena Nueva del nacimiento del Salvador, con el tiempo revelaremos la belleza eterna de la misericordia de Dios a nosotros mismos y a nuestro prójimo.

Sor Valentyna Ryabushko, H.C.

Fuente: http://pauleszaragoza.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER