San Blas, la Madre Seton y el encuentro con Jesús en nuestras dolencias físicas

por | Feb 3, 2023 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

La Madre Seton no fue ajena a la enfermedad y al sufrimiento en su familia. Por su ejemplo y por la intercesión de san Blas, podemos poner la salud de nuestra familia en manos del Señor, seguros de que Él vendará nuestras heridas.

Mi madre habló con firmeza a la joven enfermera de la consulta del pediatra: «Lo siento, pero tendrá que volver a hacerlo».

Mi hermana y yo nos sentamos en la mesa de metal cubierta de papel. Temíamos volver a hacerlo.

Estábamos allí para que nos hicieran cultivos de garganta, una prueba para ver si teníamos o no faringitis estreptocócica. Mi madre, que había criado a nueve hijos, no era ninguna novata en estas lides. Sabía que un frotis de garganta era ineficaz si no se hacía con el suficiente vigor. Un falso negativo enviaría a un niño infectado a casa, para infectar y reinfectar a toda la familia. Las tímidas enfermeras aprendieron rápidamente a frotarnos bien la garganta y, si necesitábamos un antibiótico, lo recibíamos.

La faringitis estreptocócica, con sus fiebres altas, dolores corporales y dolorosas irritaciones de garganta, era una de esas enfermedades que parecían afectar a nuestra familia al menos un par de veces al año. Desde que me casé y tengo mi propia familia numerosa, a lo largo de los años he pensado a menudo en la preocupación de mi madre con respecto a la faringitis estreptocócica. Un año, justo antes de Navidad, nos la diagnosticaron a todos. Me aseguré de que nos hicieran bien los cultivos de garganta y luego di gracias a Dios por el regalo navideño de los frascos de antibióticos que llenaban la nevera y cubrían las encimeras de la cocina. Cuando se trataba de la faringitis estreptocócica, como mi madre antes que yo, no me andaba con chiquitas.

El 3 de febrero, la Iglesia conmemora la fiesta de San Blas. Una de las formas en que celebramos su fiesta es con la tradicional bendición de gargantas, porque una vez salvó a un niño que se estaba ahogando con una espina de pescado. A algunos les parecerá extraña esta tradición. ¿Por qué bendecir gargantas? Pero esas personas probablemente nunca fueron madres de una prole de niños durante una epidemia de faringitis estreptocócica. Todos los años se me puede ver en la bendición de gargantas de nuestra parroquia, diciendo a mis hijos que se pongan a la cola.

Las enfermedades, ya sean resfriados comunes, faringitis estreptocócica, virus estomacales o algo más grave, son una parte inevitable de la vida familiar, que puede causar mucho estrés, sufrimiento y ansiedad a las madres en particular. Podemos lavarnos las manos y vacunarnos contra la gripe, pero es innegable que nuestras familias a veces enferman. Y cuando enferman, gran parte de la preocupación y del agotador trabajo de su cuidado recae sobre los hombros de la esposa y madre.

Santa Isabel Ana Seton, que crió una familia numerosa compuesta por sus propios hijos además de los hermanos huérfanos de su marido en los años anteriores a los antibióticos, conoció sin duda este tipo de sufrimiento en la enfermedad. En particular, ella y su familia sufrieron enormemente a causa de la tuberculosis. Cuidó de su marido Guillermo durante su larga lucha contra la enfermedad. En un intento desesperado por mejorar su salud con un clima más favorable, Isabel incluso dejó a sus hijos pequeños al cuidado de otras personas durante un tiempo, para poder acompañar a su marido a Italia.

Sin embargo, Guillermo no se curó, y después de que la pareja pasara una terrible temporada en cuarentena, murió en 1803, dejando a Isabel viuda, cuidando sola de numerosos hijos y enfrentándose a crisis financieras. En los años siguientes, la Madre Seton perdió a dos de sus hijas a causa de la tuberculosis, antes de morir ella misma de la enfermedad en 1821.

Sin embargo, a pesar de todas sus pruebas ante la enfermedad, santa Isabel Ana nunca perdió de vista el hecho de que era al propio Cristo a quien encontraba en su sufrimiento. En una ocasión escribió: «Es muy cierto que no recibimos ninguna gracia en la comunión de la Sagrada Eucaristía, sino en la medida en que la recibimos en la comunión de la cruz… Al recibir su cruz, no debemos fijarnos en lo que la compone, es decir, en la naturaleza de nuestros sufrimientos, pues es un misterio. Debemos mirar sólo la virtud interior, no la forma exterior. Bajo ella se esconde la vida eterna… Cuando nuestro Salvador nos ofrece su cruz de cualquier manera, es Él mismo».

Es al mismo Jesús a quien encontramos en nuestro sufrimiento. Tanto si nuestro sufrimiento adopta la forma de una enfermedad familiar, de problemas económicos o incluso de la pérdida de un ser querido, la Madre Seton nos inspira con su ejemplo de fe inquebrantable ante la adversidad. Podemos rezar a san Blas para que nos proteja de la enfermedad, y podemos hacer cola todos los años para la bendición de las gargantas, pero el plan de Dios para nuestra santificación podría seguir siendo que nos encontremos con Él dentro del sufrimiento de las dolencias físicas.

¿Podemos confiar en la bondad de Dios, incluso cuando se trata de nuestra salud y de la salud de los que amamos? ¿Incluso cuando la enfermedad es grave o pone en peligro la vida? ¿Podemos tener fe en que Dios hará que todas las cosas redunden en nuestro bien, incluso cuando nos enfrentamos a enormes desafíos y pruebas?

Esto es a lo que Dios nos llama. Y santa Isabel Ana Seton nos muestra cómo hacerlo. A través de grandes y pequeñas pruebas, estamos llamados a confiar en Dios mientras abrazamos la cruz del sufrimiento. Siguiendo el ejemplo de la Madre Seton, aprendemos no sólo a aceptar las cruces que se nos presentan, sino a ver en ellas el don de Jesús mismo.

DANIELLE BEAN es escritora y popular conferenciante sobre la vida familiar católica, la paternidad, el matrimonio y la espiritualidad de la maternidad. Fue editora y redactora jefe de Catholic Digest. Danielle es autora de varios libros para mujeres, entre ellos Momnipotent, You’re Worth It! y su libro más reciente, You Are Enough. También es la creadora y presentadora del podcast Girlfriends. Más información en DanielleBean.com.

Fuente: https://setonshrine.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER