Vicencianos por doquier: Jean Semler, Cambia una vida en Uganda

por | Oct 9, 2022 | Noticias, Situaciones de necesidad y respuestas | 0 comentarios

De niña, en el colegio católico, Jean Semler se sintió profundamente conmovida por las historias de los bebés paganos y donaba con entusiasmo su poco dinero para la colecta «Adopta un bebé pagano» cada año. En el instituto, las Hermanas de la Caridad de Santa Isabel ampliaron su comprensión del catolicismo practicado en diferentes países. A medida que crecía, le seguía atormentando la disparidad entre los niños de Estados Unidos y los de ciertas partes del mundo, y el hambre que sentían los pobres por conocer a Dios. Cuando se graduó en el instituto, se sintió llamada al ministerio misionero y su corazón estaba puesto en África.

Atraída por la misión vicentina de servir a los pobres, Jean entró en las Hermanas de la Caridad de Santa Isabel en septiembre de 1963. Cuando llegó el momento de elegir una carrera, tenía dos opciones: la enseñanza o la enfermería. La congregación no ofrecía un programa misionero. Jean estudió enfermería y permaneció en la congregación durante 10 años sirviendo a los pacientes del Hospital de San Vicente en Paterson. Pero su corazón seguía sintiéndose agitado por la imagen de los niños necesitados y las familias que vivían en la pobreza.

Entró en el mundo de los negocios, se casó y formó su propia familia. Pronto las piezas de su rompecabezas vocacional empezaron a encajar.

«Mientras trabajaba en una importante empresa farmacéutica, mis ojos se abrieron a la devastación causada por el sida en las familias y comunidades de África —dijo—. La llamada a servir a los necesitados de África se intensificó. Al jubilarnos, mi marido Dave y yo decidimos ofrecer nuestros conocimientos para ayudar a los enfermos de sida en África».

«En agosto de 2006, viajamos a Uganda y conocimos a un sacerdote católico que nos animó a centrarnos primero en la educación a través de un programa de apadrinamiento de niños —explica Jean—.  Nos mostró una escuela rural en Migyera que pedía mejoras e inmediatamente dije: ‘Sí’. Sí, lo haremos».

Jean y Dave regresaron a Nueva Jersey. A principios de 2007, pusieron en marcha la organización benéfica sin ánimo de lucro llamada Change A Life Uganda (CALU) con la visión de niños ugandeses educados, sanos y capacitados como agentes de un cambio social y económico positivo. Formaron un Consejo de Administración y empezaron a elaborar material educativo con logotipo y fotografías.

«Inmediatamente, comenzamos un proceso de hablar a pequeños grupos en casas de amigos donde describimos las condiciones de la Uganda rural e invitamos a las personas a apadrinar la educación de un niño desde la escuela primaria hasta la educación universitaria o la escuela de comercio —dijo Jean—. Pronto los amigos empezaron a apadrinar estudiantes donando dinero para sufragar la matrícula escolar y otros gastos. Estábamos en marcha».

Las reuniones educativas se extendieron a escuelas, organizaciones, recepciones de los amigos y acceso a fundaciones y corporaciones. Todo el mundo quería ayudar. Uno de los asistentes a una reunión, que era propietario de una empresa de diseño y consultoría, se ofreció a desarrollar nuestros materiales educativos gratuitamente. Otro, un especialista en tecnologías de la información, se ofreció a desarrollar nuestra página web.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gracias al generoso apoyo de muchos individuos, grupos, escolares, fundaciones y donaciones corporativas de contrapartida, CALU logró objetivos extraordinarios.

Educación

  1. CALU realizó mejoras en la pequeña escuela primaria de San Lorenzo, en la zona rural de Migyera, incluyendo mejoras en las aulas, nuevos ordenadores, nuevas aulas, alojamiento para los profesores, cafetería, jardinería exterior para mejorar el aspecto y un cuarto para que los estudiantes pudieran concentrarse en sus estudios. Las donaciones ayudaron a aumentar los salarios de los profesores y a añadir nuevos profesores, textos y material escolar. Un grupo de Irlanda donó ordenadores. La escuela pasó de 90 alumnos con 4 profesores a 600 alumnos con 20 profesores. La escuela ocupa el segundo lugar en su distrito y 325 de sus alumnos se han graduado en programas post-secundarios o universidades.

Atención sanitaria

  1. En 2012, CALU inauguró el Centro de Salud San Francisco, el primer centro de atención sanitaria a un paso de la escuela. Ofrece servicios seguros y fiables de atención primaria pediátrica y hospitalaria para adultos, así como educación sanitaria. El programa aborda problemas sanitarios locales como el agua potable, el saneamiento, el VIH/SIDA, la tuberculosis, la malaria, la diarrea y diversas enfermedades respiratorias, y la atención prenatal y obstétrica.

Acceso al agua potable

  1. CALU perforó para obtener agua y construyó un pozo de 512 pies y una torre de agua de 50.000 libras que proporciona agua limpia para la escuela, el centro de salud y el pueblo. Ahora es una empresa de agua autosuficiente.

Programa de alfabetización de adultos

  1. CALU lanzó un programa de alfabetización de adultos en 2 aldeas del centro de Uganda en 2013, ampliado a 9 aldeas en 2018, y a una aldea del norte. El 75% de los estudiantes adultos son mujeres.

Programas de microfinanciación

  1. CALU ofreció microcréditos a mujeres, para ayudarlas a crear negocios de sastrería o artesanía, y un programa de Fondos para la Agricultura a los niños en edad escolar. Gracias a las mujeres de la Iglesia Reformada de Colts Neck (NJ) que donaron máquinas de coser Singer, las mujeres han aumentado los ingresos familiares con diseños de ropa nueva y reparaciones de ropa usada. Al menos 150 niños participan en los proyectos de microempresas de cría de animales de granja para su venta a familias que buscan gallinas o cabras. El aumento de los ingresos familiares ha contribuido a elevar el nivel de vida y la experiencia empresarial.

Cuando se le pide que describa el impacto que CALU ha tenido en la Uganda rural, Jean dice que «ha sido significativo». Enumera los numerosos logros:

  • El Programa de Educación Funcional de Adultos enseña a los adultos a hablar, leer y escribir en inglés —la lengua nacional oficial de Uganda— y a utilizar los números. Los adultos, en su mayoría mujeres, han adquirido confianza y autonomía. Están orgullosas de poder hablar inglés, firmar con su nombre, abrir una cuenta bancaria, leer el boletín de notas de sus hijos, montar un negocio y mantener la independencia financiera y la estabilidad económica.
  • Ha disminuído la prostitución como fuente de ingresos para las mujeres y las adolescentes que participan en nuestro programa.
  • La gente se estaba muriendo de SIDA cuando empezamos. Con la medicación para el VIH disponible en nuestro centro de salud, la tasa de mortalidad y las enfermedades relacionadas con el VIH han disminuido drásticamente.
  • La educación ha proporcionado un futuro brillante a muchos niños que nunca habrían tenido la oportunidad de ir a la escuela sin nuestro programa de apadrinamiento.
  • Los profesores han recibido un salario más alto, vivienda, atención médica, desarrollo profesional y material para el aula.
  • Cuando empezamos, el agua disponible para la comunidad provenía de agujeros excavados en el suelo que recogían el agua de lluvia. Era fangosa e insalubre, lo que provocaba enfermedades como la fiebre tifoidea y la disentería. Dos estudiantes se ahogaron al llenar sus bidones de agua. El sistema de agua que ha construido CALU ha cambiado la comunidad. Se abrieron nuevos negocios, incluidos dos hoteles. Las familias tenían agua limpia para beber y no enfermaban de enfermedades relacionadas con el agua. El centro de salud tenía acceso a agua limpia para lavar a los recién nacidos, a las madres y a otros pacientes y para mantener la limpieza de las instalaciones.

«El pueblo de Uganda sigue muy agradecido a CALU por su ayuda en la educación de sus hijos, el suministro de agua limpia a los hogares, la escuela y el centro de salud para beber, cocinar y sanear, el nuevo centro de salud y los programas de microfinanciación que les han hecho más autosuficientes».

En la inauguración del centro de salud en 2012, la ceremonia incluyó discursos del obispo local, algunos políticos y Jean. El último en hablar fue un padre que representaba a los habitantes del pueblo. Expresó su gratitud por las hermosas instalaciones y el alivio que supone que las familias ya no pierdan a sus hijos por culpa de la malaria. Luego dijo: «Pero no podemos entender por qué gente que ni siquiera conocemos de un lugar llamado Nueva Jersey hace esto por nosotros».

Hoy Jean cree haber realizado el sueño de toda su vida de ayudar a los niños y familias necesitadas de África. «Sinceramente, no creo que CALU hubiera ocurrido sin la inspiración de las Hermanas de la Caridad en la escuela y cuando era miembro de la congregación. El deseo en mí era muy fuerte. Ahora sé que era una llamada vicenciana para hacer lo que se necesitaba. También fue una voz vicenciana la que nos mantuvo a Dave y a mí, y a nuestros muchos seguidores, comprometidos con la misión de CALU. Me siento bendecida de que san Vicente me eligiera».

Vídeos (en inglés):

Change A Life Uganda: La celebración del agua (WASH)

Change A Life Uganda: La EDUCACIÓN es el catalizador del cambio

Change A Life Uganda (4k aerial)

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER