Ver más allá de los hechos concretos

por | Oct 4, 2022 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

¿Cómo está tu vista?

Muchos de nosotros llevamos gafas. Otros las necesitan para leer. Pero no es eso lo que estoy preguntando. Pregunto cuántos de nosotros vemos más allá de los hechos que tenemos delante.

Ver más allá de los hechos

Hace más de un cuarto de siglo, llevé a una colega que trabajaba en la Universidad de St John de Nueva York a ver el edificio prácticamente abandonado que albergaba dicha universidad 100 años antes. Algunas de las pizarras aún tenían escritas las últimas lecciones. Los laboratorios aún tenían equipos en los escritorios. Pero no había señales de vida mientras caminábamos por los pasillos.

Nunca olvidaré el paseo con Mary. Parecía tener puestas unas gafas de realidad virtual. Veía más allá de los hechos, cosas que yo no veía. Me fascinaba cómo veía que cada habitación podía utilizarse de forma diferente. Vio cómo se vería el día de mañana si el espacio se transformase.

Vio más allá de los hechos… y soñó con las posibilidades.

Lo que Jesús vio

Con los años, me he dado cuenta de lo que atraía a los que lo dejaron todo para seguir a Jesús. Al escucharle, empezaron a dejarse atrapar por la imaginación de lo que podría ser. No sólo sus vidas, sino todas las vidas serían transformadas.

En el Sermón de la Montaña, vislumbraron un mundo que no habían imaginado, un mundo vuelto del revés. Era el mundo soñado por Nuestro Padre. Un mundo en el que no habría divisiones de clase ni de ningún otro tipo. Cada uno vería en el otro una hermana o un hermano. Este sería el signo de ser verdaderos discípulos.

Jesús les invitó a ver más allá de los hechos y a entrar en el sueño de nuestro Creador. Les invitó a ver el mundo a través de sus ojos.

Jesús les invitó a cambiar su forma de pensar

Jesús llamó a la transformación de sus vidas. Pero también les mostró lo que implicaría esa transformación. La noche antes de morir, resumió esta transformación: «Haced esto en memoria mía». Lávense los pies unos a otros. Al día siguiente dio el ejemplo impensable de perdonar incluso a sus hermanos que le estaban condenando a muerte en una cruz.

Lo que Vicente vio

En esa tradición, Vicente vio un mundo que sus contemporáneos nunca vieron.

Ante la miseria, otros dirían: «Así son las cosas». Pero él sabía que había algo que estaba mal en lo que veía… especialmente cuando se consideraba frente a la visión y la misión de Jesús llevando la Buena Noticia a los Pobres.

Vio un mundo más allá de los hechos concretos.

Vicente se preguntó si habría una forma mejor de llevar la buena noticia a los que sufrían. San Vicente se atrevió a imaginar. Imaginó un mundo diferente, un mundo en el que las hermanas y los hermanos se cuidarían unos a otros, especialmente a los débiles y a los dolientes. Todos se lavarían los pies unos a otros.

Vicente imaginó cómo sería tomarse en serio la oración de Jesús, el Padre Nuestro. Trató a todos, incluso y especialmente a los olvidados de los márgenes, como sus hermanas y hermanos.

Con claridad de miras, también sabía que él era sólo una persona. En su «imaginación de Cristo», también vio al clero, a los laicos y a las mujeres unidos en la visión de Dios.

Con esta imaginación, dio forma a los supuestos «influenciadores» de su época, los clérigos, y aprovechó recursos no reconocidos anteriormente para el ministerio: los laicos, y especialmente las mujeres.

Vicente impulsó a cada una a preguntarse «¿qué debo hacer?» por mi hermana y hermano necesitado.

¿Veo más allá de las apariencias y me preocupo por cada uno de mis hermanos y hermanas?

Publicado originalmente en Vincentian Mindwalk

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This