Un largo camino: acompañando a la comunidad Bhuiyan

por | Oct 2, 2022 | Cambio Sistémico, Noticias | 0 comentarios

La hermana Joel Urumpil, Hermana de la Caridad de Nazaret, es conocida como una mujer con compasión y pasión por la misión, especialmente por la comunidad Bhuiyan del distrito de Chatra, Jharkhand, en la India. Esta comunidad, marcada por el casticismo y la opresión, es un lugar en el que la hermana Joel ha trabajado incansablemente para ser voz y fortaleza para su población.

«Tengo la bendición de ser una compañera de la comunidad Bhuiyan en su largo y tedioso viaje hacia la libertad», dijo la hermana Joel. Se ha unido a ellos en su lucha y su dolor, sus éxitos y sus penas.

En su primer encuentro con la comunidad Bhuiyancom, preguntó: «¿Quiénes son estas personas?».

«Son ‘bekar'», le dijeron, una palabra que significa inútil, sin valor, y no-personas de las que no valía la pena preocuparse. Su viaje con estos hombres, mujeres y niños comenzó en 1988 con Asha Bahen, una Hermana de la Misión Médica que vivía con estas personas «inútiles» en una de sus cabañas en Khutikewal Kala, bloque de Huntergung, distrito de Chatra, Jharkhand. Treinta y tres años después, la hermana Joel sigue con la comunidad y ha comprobado que son creativos y trabajadores, pero a menudo carentes de oportunidades.

Llamados Dalits, o intocables, los residentes son personas sin tierra, empujadas a la periferia, que trabajaban para los ricos y los terratenientes. Los hombres trabajaban en las granjas de otros de la mañana a la noche. Las mujeres cuidaban a los niños y trabajaban en las casas de los hombres ricos. Las jóvenes cuidaban de los animales, de sus hermanos y se ocupaban de las tareas domésticas.

La hermana Joel se convirtió en un faro de luz entre los miembros de la comunidad sin esperanza, pero anhelando la libertad. Fue aquí donde comenzó lo que cree que es el trabajo de su vida.

Con el tiempo, la hermana Joel y su equipo se dieron cuenta de que la tierra donde trabajaban estas personas pertenecía al gobierno y no a los propietarios. Empezaron a concienciar y a organizar a la gente a través de un movimiento para adquirir la tierra.

Al principio, la gente estaba terriblemente asustada de ir contra los terratenientes. Tras dos años de larga lucha y numerosas reuniones, mítines y huelgas de hambre, se convirtieron en propietarios de 2.200 acres de tierra. Lamentablemente, cuatro líderes del pueblo fueron martirizados en el proceso. Esa lucha fue histórica porque las mujeres analfabetas de la comunidad de Bhuiyan estaban en primera línea.

La lucha por la tierra fue el primer paso hacia la libertad y la dignidad, pero quedaba mucho por recorrer para conseguir derechos sobre los recursos, derechos a los servicios gubernamentales, equilibrio de género y liberarse de la maldición del analfabetismo. Tras la lucha por la tierra y otras actividades de cambio sistémico, la hermana Joel decidió centrarse en la educación de las niñas, porque consideraba que la educación era la base de la autodignidad y el desarrollo general.

La linea de actuación consistía en admitir a las niñas analfabetas o semianalfabetas de más de 9 años en la escuela, Gurukul, para salvarlas del matrimonio infantil. Estas niñas sólo permanecían un año y eran devueltas a sus hogares cuando llegaba una nueva hornada de estudiantes. Un año de separación del hogar era esencial para que entendieran realmente cómo es el hogar. Se les proporcionaba un «hogar» lejos de casa, y esta práctica continúa hoy en día.

Al principio había temores, pero poco a poco las chicas empezaron a sentirse seguras en su nuevo entorno. Seguir una rutina y un modo de vida disciplinado fue muy difícil para ellas. Sin embargo, después de 23 años, tanto las niñas como sus padres están convencidos y ansiosos por cursar este tipo de educación.

En un año cubren el programa de estudios del quinto curso y pueden ser admitidos en el sexto. Ahora, hay premura por la admisión. Sin embargo, debido a la escasez de fondos, Gurukul tiene que rechazar muchas solicitudes.

Gracias a Gurukul, las niñas adquieren conocimientos y confianza en sí mismas, pueden gestionar un hogar y son bastante buenas en los programas culturales y las competiciones. También adquieren conocimientos básicos sobre los derechos de los niños, el equilibrio de género y las causas fundamentales de la situación de opresión de la comunidad Bhuiyan.

Estas niñas se han convertido en agentes de cambio en la sociedad. Con la ayuda de los ancianos de sus aldeas son capaces de desafiar y detener el saqueo de los recursos naturales y cuestionar la irregularidad de los servicios a los miembros de la tribu Dalits. Las que han completado su estancia en el Gurukul cursan estudios, ocupan puestos de trabajo o, en la edad adulta, están casadas con hombres educados. Sus madres son miembros del «Comité de Mujeres Luchadoras por la Libertad». Estos comités tienen programas de microcréditos y no bancarios y se ocupan de los problemas de cambio sistémico.

En los últimos 23 años, unas 3.500 niñas han traspasado la puerta de Gurukul. De ellas, cerca del 90% han completado estudios básicos o universitarios. Para las niñas, esto es una plataforma de lanzamiento para la promoción.

Se está produciendo un cambio lento y constante en la vida de la comunidad de Bhuiyan y la hermana Joel forma parte de este cambio. Su sabiduría y su pensamiento creativo e innovador le han permitido trazar nuevos planes y caminos para el bienestar de la comunidad que anhela la libertad. Se atreve a ser diferente y a pensar de forma diferente. Admiramos su espíritu indomable, a pesar de todas las dificultades y problemas a los que se enfrenta en el cumplimiento de su misión.

La hermana Joel se atreve a ser diferente por el bien de los que son explotados. Su amor por los oprimidos se ve en los cambios que se han producido en la comunidad Bhuiyan. Su carácter franco ha aportado una visión más amplia a su misión y a la dirección de la provincia de Patna. Tiene una profunda fe y confianza en Dios. Lidera con el ejemplo, desafía los sistemas corruptos de la sociedad y se ha convertido en un agente de cambio sistémico.

Su incansable esfuerzo por empoderar a las niñas y mujeres de la comunidad Bhuiyan, que se habían quedado sin la oportunidad de vivir una vida humana, es muy apreciado. Realmente encarna el nombre que ha adoptado, «Jyoti» (luz), ya que aporta justicia y mejores oportunidades de vida a muchos. Es como una madre para los huérfanos y los no deseados; una «Behen» (hermana) compasiva para los ricos y los pobres por igual. Es una chispa de fuego que inicia el cambio en la sociedad. Su espíritu valiente no conoce límites y en su diccionario no existe la palabra «imposible». Ella hace que todo sea posible con Dios en su pueblo.

Fuente: https://nazareth.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This