Una alternativa: Hiroshima… o el poder explosivo del amor

por | Sep 15, 2022 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

Mis recuerdos de Hiroshima

Apenas tenía 7 años. Recuerdo haber visto los llamativos titulares de los periódicos. Todavía no sabía leerlos. Pero por las reacciones de mis padres, supe que había ocurrido algo muy importante. Bombas atómicas habían explotado sobre Hiroshima y Nagasaki.

Sólo empecé a comprender la enormidad de estos acontecimientos con el paso de los años. Tres cuartos de siglo después, todavía me cuesta imaginar su poder explosivo.

En un instante murieron aproximadamente cien mil personas en Hiroshima. Un número incalculable murió más lentamente a lo largo de los años. Luego vino Nagaski. El ataque al World Trade Center, por horrible que fuera, palidece en comparación.

¿Quién podría haberlo imaginado?

El tamaño del átomo es difícil de imaginar. Se ha estimado que 100.000.000 de átomos tendrían la anchura de una uña. Sin embargo, cuando los átomos se dividen o se fusionan, ¡pueden liberar tanto poder!

Al mismo tiempo, ¿quién iba a imaginar que, 75 años después, la ciencia médica desarrollaría el uso de la radiación para destruir constructivamente las células cancerosas? Como superviviente de un cáncer mediante radioterapia, puedo esperar vivir muchos más años gracias a dicha terapia.

Una potencia más explosiva

Puede que Hiroshima fuera la primera explosión atómica. Pero hubo otro acontecimiento más poderoso… e igualmente capaz de ser utilizado para dañar o curar.

Hace dos mil años, hubo una explosión espiritual en Pentecostés que todavía resuena en todo el mundo.

Jesús habló del grano de mostaza que se convierte en árbol. Puso en marcha un movimiento que cambió literalmente el mundo. El poder de su mensaje y su ejemplo creció rápidamente, extendiéndose por todo el mundo.

Mostrar el amor de Dios por cada uno de nosotros cambió la historia y el mundo. Incluso se habla de AC y DC [antes de Cristo, después de Cristo] como el punto de división de la historia.

«Pero recibiréis poder, cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra» (Hechos 1,8).

La palabra griega para poder era dunamis. (Irónicamente, Alfred Nobel llamó a su invento «dinamita»). Así que quizás deberíamos leer… «Recibiréis un poder explosivo, dinamita, cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros».

Los eventos explosivos de Pentecostés conforman hoy la vida de 1/3 de la población mundial, es decir, de casi 3.000 millones de personas.

El problema del cristianismo

A pesar de las cifras, es cuestionable cuántos comprenden realmente lo radical y poderoso que es tomar conciencia del amor que Dios tiene por todos y cada uno de nosotros. Si tomáramos en serio la conciencia del amor de Dios por cada persona, el mundo sería diferente.

La conciencia de ser amado es tan alucinante que queremos alertar a todos los demás sobre ella. Esta conciencia es mucho más que poder pasar un examen de ideas. No sólo me cambia a mí y a mi mundo, sino también la forma de vivir en el mundo.

En el siglo pasado, G.K. Chesteron, un sorprendente teólogo laico, expresó el problema de esta manera. «El ideal cristiano no ha sido juzgado y hallado deficiente; ha sido encontrado difícil y dejado de probar».

Hoy en día hay ideas poderosas y contradictorias detrás de los acontecimientos.

Una es la constatación de que somos, cada uno de nosotros, hijos e hijas de Dios y, por lo tanto… hermanos entre sí. La otra es que somos el centro del mundo en el que vivimos. Todos y todo gira en torno a mí.

Nos enfrentamos a una elección: volver a desatar Hiroshima o alegrarnos y vivir en el reino de Dios.

¿A qué me comprometo?

Publicado originalmente en Vincentian Mindwalk

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This