La «esperanza cierta» de la Madre Seton en María, asunta al cielo

por | Ago 15, 2022 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

La Iglesia enseña que la Asunción de María anticipa la resurrección y es un signo de esperanza y consuelo para todos. En su vida, santa Isabel Ana Seton se apoyó continuamente en esta esperanza cierta, en el conocimiento seguro de la presencia de María en la eternidad, en cuerpo y alma.

La Asunción de la Virgen, Charles Le Brun (1619-1690)

Si noviembre es el mes en el que contemplamos la muerte, agosto es el mes del cielo. Esto se debe a la fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen María. El cielo es el mensaje de esta fiesta, y el cielo es la esperanza de los cristianos que la celebran.

Santa Isabel Ana Seton abrazó la doctrina de la Asunción de María y la vio como un signo de esperanza cada vez que se enfrentaba a la muerte. Cuando la Madre Seton escribía sobre la Asunción, la convirtió en algo personal.

Los católicos creen que la Virgen María, al final de su vida terrenal, fue llevada —»asunta»— en cuerpo y alma al cielo. La muerte es la terrible separación del cuerpo del alma, y las demás almas no se reúnen con sus cuerpos hasta el juicio final. Aunque este dogma sólo fue definido formalmente por el Papa Pío XII en 1950, fue ampliamente reconocido por la Iglesia desde sus primeros siglos.

Como dijo san Juan Damasceno (676-749): «Era conveniente que ella, que había conservado su virginidad intacta en el parto, mantuviera su propio cuerpo libre de toda corrupción incluso después de la muerte. … Era conveniente que la esposa, que el Padre había tomado para sí, viviera en las mansiones divinas».

Santa Isabel Ana también explicó lo «apropiado» de la asunción, pero dio un paso más. En una anotación en su diario espiritual a Cecilia Seton, su cuñada, Isabel incluyó estas notas sobre el misterio:

«Asunción: Bendito Señor, concédeme esa Humildad y Amor que la ha coronado para la Eternidad. Feliz Madre Bendita, te has reunido con Aquel cuya ausencia fue tu desolación. Compadécete de mí; ruega por mí. Es mi dulce consuelo pensar que suplicas por el desdichado pobre vagabundo desterrado».

Para la Madre Seton, la Santísima Madre no sólo estaba en el cielo. Ella estaba en el cielo por nosotros. Porque la doctrina de la Asunción no se refiere sólo al final de la vida de María. Se trata también del final de cada una de las nuestras.

La Asunción está implícita en la oración del Ave María, las palabras que dirigimos a María mucho más que a cualquier otra. La oración termina con la petición: «ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte».

Esa petición obtiene su particular fuerza de donde está María: en el cielo. La Iglesia enseña que la asunción de María «anticipa la resurrección de todos los miembros de su Cuerpo [místico]», por lo que es un «signo de esperanza y consuelo cierto» para todos nosotros.

Esta era la esperanza a la que recurría una y otra vez santa Isabel Ana cuando se enfrentaba a la muerte. Para ella, el conocimiento de la mera presencia de María en el cielo era lo que la reconfortaba.

En una de las anotaciones de su diario, en una noche tormentosa que pasó con su hija Rebeca, Isabel se vio incapaz de rezar, pero en su lugar se limitó a sostener una imagen de la Santísima Madre y un crucifijo como oración.

«Oh, María mía, qué firmemente sostuve mi pequeña imagen como una señal de confianza en sus oraciones, que deben interesarse tiernamente por las almas tan caramente pagadas por su Hijo y el crucifijo sostenido como una oración silenciosa que ofrece todos sus méritos y sufrimientos como nuestra única esperanza».

Cuando llevaba diarios en los que registraba la evolución de las enfermedades de sus seres queridos, la Madre Seton mencionaba a menudo las oraciones de sus hijas a la Virgen. En ellos se ve claramente que las personas cercanas a Isabel aprendieron de su devoción mariana.

En un diario relató cómo su hija Ana María, en su propio lecho de enferma, se recuperó cuando escuchó a su madre rezar la petición «Nuestra Señora, refugio de los pecadores», un título que surgió del Ave María «ruega por nosotros, pecadores».

«Oh refugio de los pecadores ten piedad de mí. Soy una pecadora, una miserable», rezaba Ana, y «Jesús, María y José, que mi alma parta en paz». Aprendió de su madre terrenal a tener esperanza en su madre celestial.

La esperanza que Santa Isabel Ana tenía en María está al alcance de todo cristiano.

El cielo no es una recompensa por buen comportamiento. Es la culminación de toda una vida de amistad, años de conversación con Jesús y María que terminarán en una eternidad continuando la conversación.

La esperanza de santa Isabel Ana en el cielo era tan completa porque su relación con las personas allí —Jesús y María— era muy profunda.

Nosotros podemos mantener la misma conversación a través de los mismos medios que ella utilizaba: el rezo del rosario, la oración del Memorare (una de las favoritas de la Madre Seton) y las letanías de Loreto. Pero más que recitar las oraciones, Isabel confiaba en el conocimiento seguro de la presencia de María en la eternidad, en cuerpo y alma.

Al haber sido asunta al cielo, María está siempre disponible para cada uno de nosotros de una manera muy real. Santa Isabel Ana Seton estaba segura de ello, incluso cuando se enfrentó a su propia muerte:

«Si este es el camino de la muerte, nada puede ser más pacífico y feliz», escribió durante una enfermedad. «Parece como si nuestro Señor o su bendita Madre estuvieran continuamente a mi lado, en forma corpórea, para consolarme, animarme y alentarme, en las diferentes horas de cansancio y tedio del dolor».

TOM HOOPES, autor de The Rosary of Saint John Paul II [El Rosario de San Juan Pablo II], es escritor residente en el Benedictine College de Kansas, donde imparte clases. Antiguo reportero en el área de Washington, D.C., fue secretario de prensa del Presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y pasó 10 años como editor del periódico «National Catholic Register» y de la revista «Faith & Family». Su trabajo aparece con frecuencia en el «Register», «Aleteia» y «Catholic Digest». Vive en Atchison, Kansas, con su esposa, April, y tiene nueve hijos.

Fuente: https://setonshrine.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This