Un puerto tranquilo en tiempos de guerra

por | Jun 17, 2022 | Conflicto en Ucrania, Noticias | 0 comentarios

Hemos recibido esta preciosa contribución de la Comunidad de las Hijas de la Caridad de San Salvario, en Turín, que ha querido compartir con toda la Familia Vicenciana la experiencia de hospitalidad vivida durante este tiempo en la acogida de los refugiados ucranianos.

Un nuevo tiempo comenzó con el año 2022. Más sereno, con menos preocupaciones y menos riesgos. En la larga emergencia provocada por el coronavirus, nos habíamos sentido como refugiados domésticos. Durante casi dos años, casi como fugitivos: a distancia de todo el mundo, lejos de los lugares concurridos, en el punto de mira de noticias alarmantes. Paradójicamente, la fuga nos encerró en nuestras casas, incluso en una habitación durante días. Anhelábamos, soñábamos con salir al fin.

Nunca se podría haber imaginado que, sólo semanas después, el nuevo tiempo traería de nuevo horizontes oscuros, preocupaciones, riesgos. Casi de repente, somos conscientes de una guerra que se manifiesta con riesgos de propagación mundial. Una guerra que, en el espacio de unos pocos días, afectó e involucró a Italia más que muchas otras situaciones en curso.

¿Qué ha traído de nuevo este tiempo?

Los fugitivos, los refugiados, ya no éramos nosotros, sino muchas personas, casi todas mujeres, ancianos y niños, que realmente huían de una violencia feroz. Escapar ya no era un sueño, sino una necesidad vital.

El llamamiento a la acogida de los refugiados ucranianos por parte de las Superioras de las Hijas de la Caridad no se hizo esperar. Y la respuesta fue rápida. En la Comunidad de Hijas de la Caridad de San Salvario, en Turín, se decidió preparar una «hospitalidad de emergencia» para las familias que huían: un puerto de escala seguro en todo momento. Un lugar tranquilo, cómodo y humanamente cálido donde pudiesen recuperarse. Un hogar donde pudiesen vivir juntos, de forma independiente, apoyados por las Hermanas y los Voluntarios ya presentes. En el tercer piso de Via Nizza 24, en el ático, se utilizaban las habitaciones habitualmente reservadas a las Hijas de la Caridad de paso durante los retiros espirituales y las reuniones de la comunidad. Con el tiempo, se han habilitado varias habitaciones dobles con baño, una sala de juegos, una pequeña cocina, un comedor y una pequeña sala de estar. El edificio ya alberga la Escuela Bonacossa —jardín de infancia y primaria—, la Asociación Ail, que apoya y acoge a los enfermos de leucemia y a sus familiares, y la Asociación Vicentina ‘La Carità di Santa Luisa OdV’, que atiende a las personas sin hogar y con grandes dificultades. Los Voluntarios de esta última Asociación y las Hijas de la Caridad que colaboran con esta última Asociación se encargaron de buena gana de este nuevo servicio, ocupándose sobre todo de los aspectos relacionales, logísticos y sanitarios.

La Providencia ha dirigido y dirige esta aventura de fraternidad, participación y gratitud. Una aventura en estrecha colaboración con el Consulado ucraniano de Turín, con la Fundación «Specchio dei Tempi», que ya es el principal patrocinador de «La Carità di Santa Luisa OdV», y con la Protección Civil de la Región del Piamonte.

La «Hospitalidad» no tiene convenios con los organismos públicos para acoger libremente, según los objetivos de la Comunidad FdC: primera acogida de madres e hijos —a veces con las abuelas— , mujeres solas, familias enteras (los hombres son admitidos si sólo están sus familias); ocho plazas, pero con once camas para que también puedan quedarse solos en una habitación; en tiempos breves se acuerdan traslados a lugares más adaptados a las distintas situaciones familiares.

Se da cabida a personas y situaciones diferentes y únicas. Desde familias numerosas hasta personas solas, desde el abuelo de 88 años de una familia de siete hasta el primer hijo de 2 años —que llegó en un minibús abarrotado: doce personas, un perro y una niña que viajaba entre el equipaje de todos—. Profesionales y trabajadores, estudiantes y profesores (una profesora de matemáticas pudo continuar el curso escolar gracias a la red wi-fi que ya se ofrecía gratuitamente, pero reforzada, conectándose a distancia con sus alumnos de bachillerato dispersos por toda Europa desde la guerra). Hay quienes esperan volver a su patria, y quienes cuentan con las oportunidades de trabajo en Italia para el futuro de su familia.

La «hospitalidad de emergencia» en favor de los ucranianos requiere corazón, atención y rapidez mental. A veces se anunciaban las llegadas con antelación y se hacía un seguimiento de los viajeros de Europa del Este a través de mensajes telefónicos con mapas de referencia. Pero sucedió que se recibieron peticiones de personas ya cerca de Via Nizza 24, en la estación de tren de Porta Nuova. Personas con un equipaje rebosante de pocas pertenencias personales y muchas esperanzas.

Los preparativos suelen consistir en una rápida llamada telefónica entre las Hijas de la Caridad y los voluntarios, para acordar la acogida y la personalización de las prácticas. Es un ejercicio de comunión, discernimiento, coordinación, confianza, creatividad y generosidad. Un ejercicio que ayuda a estar siempre dispuestos, a no demorarse nunca en el servicio a los pobres, como enseña san Vicente, y a no tener dificultad en dejar inmediatamente otras actividades para acogerlos «por amor a Dios: esto es lo que Él os pide» (Santa Luisa).

La guerra continúa, se persigue la victoria a cualquier precio. En esta miseria humana, sólo la caridad vence y trae la paz a los corazones y a los rostros, en la alegría y el consuelo de la gratuidad, recibiendo mucho más de lo que se da.

Sor Cristina Conti HC

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This