Encontrar el propósito en el itinerario del servicio

por | Jun 10, 2022 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

NAZARETH, KENTUCKY – Hace mucho que me gusta viajar. Ya sea un viaje por carretera a un estado cercano o una excursión más larga a un lugar nuevo, siempre me rejuvenece y me inspira la gente y los lugares que encuentro.

Hace poco me embarqué en un viaje para visitar a una querida amiga que está cursando un máster en el extranjero, en Escocia. Con la amable bendición de mi equipo de Hermanas de la Caridad de Nazaret en Kentucky, pude tomarme 10 días para reavivar esta amistad y experimentar las vistas y los sonidos del Reino Unido. ¡Qué alegría!

Junto a Kelly O’Mahony, SCN, a la izquierda, y Carolyn Cromer, Directora de Sostenibilidad Ecológica, dos mujeres que han sido increíbles mentoras y amigas mías desde que empecé en Nazaret. Estoy agradecida por ellas y por mi amplia red de apoyo en Nazaret al reflexionar sobre mi experiencia de servicio. (Cortesía de las Hermanas de la Caridad de Nazaret)

Sin embargo, hay algo en este viaje que me pareció diferente a otros viajes. En medio de la emoción de visitar castillos, palacios, lugares emblemáticos y atracciones, me di cuenta de que el recorrido vital de nuestro viaje —vivir, respirar y hacer— se vio más reforzado por el tiempo dedicado a conectar con los lugares que nos rodeaban. Me sentí más arraigada y emocionada cuando pude apreciar la historia y los relatos de cada lugar. Esta conexión dio vida a mi viaje.

Cuando llegué a Escocia por primera vez, mi amiga me ofreció un pícaro sustituto de la «bienvenida a casa», tomando prestada una frase de la serie de televisión canadiense Schitt’s Creek: «¡Bienvenido al pueblo en el que me encuentro en estos momentos!». Este inusual saludo se convirtió rápidamente en una broma interna entre nosotros, pero en retrospectiva, conlleva una especie de sabiduría matizada sobre nuestro lugar como viajeros en el viaje de la vida.

Sonrío y abrazo a mi amiga Claire (izquierda) mientras visitamos el Tower Bridge de Londres. Mi viaje para visitar a Claire fue una oportunidad para que nos reconectáramos y para que yo pudiera echar un vistazo al lugar donde ella se encuentra actualmente, en el Reino Unido. (Cortesía de Eli Terry)

¿No somos todos producto de los paisajes, tanto como de las experiencias, que nos conforman? ¿No estamos todos recorriendo los caminos de quienes nos precedieron, extrayendo sabiduría del mundo que heredamos?

Para tratar de responder a estas preguntas, invertí en un libro (¡para sorpresa de nadie!) que me recomendaron durante mis viajes: The Old Ways: A Journey on Foot [Los caminos de antaño: un viaje a pie], de Robert Macfarlane. En él, Macfarlane escribe:

«Las dos preguntas que debemos hacer a cualquier paisaje impactante son éstas: en primer lugar, ¿qué sé cuando estoy en este lugar que no puedo saber en ningún otro sitio? Y luego, en segundo lugar, ¿qué sabe este lugar de mí que no puedo conocer de mí mismo?»

La adopción de esta práctica me ofreció una cierta claridad en la reflexión. Al acercarme a los últimos meses de mi viaje de servicio con las Hermanas de la Caridad de Nazaret, reflexiono sobre mi conexión con Nazaret y las personas e historias que han profundizado mi conexión con este lugar y mi aprecio por él.

Hago una pausa para respirar y reflexionar en la cima de Arthur’s Seat en Edimburgo, una caminata que hice recientemente cuando visité a mi amiga Claire en Escocia. (Cortesía de Claire Kaelin)

¿Qué hay en Nazaret y en mi comunidad aquí que ha proporcionado espacio para tan ricas reflexiones y percepciones? ¿Qué, como plantea Macfarlane, conozco cuando estoy en este lugar que no puedo conocer en ningún otro sitio? ¿Qué sabe este lugar de mí que yo no puedo saber de mí misma?

No estoy segura de poder responder aún a la última pregunta, pero creo que las respuestas a las dos primeras se encuentran en una recopilación de los muchos momentos, sentimientos e interacciones hermosas que he experimentado desde que estoy aquí.

Sonrío para la cámara de mi madre desde la puerta de mi apartamento cuando me mudé por primera vez a Nazaret, para mis años de servicio en agosto de 2020. No sabía lo curativa y transformadora que sería esta experiencia. (Cortesía de Judy Gerwe)

Mi tiempo en Nazaret ha sido curativo. Disminuir el ritmo de mi vida y reconectar con esta tierra ha sido transformador para mi bienestar mental, físico y espiritual.

Estoy agradecida por los mentores que me han enseñado a reconectar con el mundo natural, incluyendo el aprendizaje de cómo planificar las rotaciones de cultivos con los ciclos naturales de la naturaleza, cómo enterrar respetuosamente y con amor a nuestros difuntos, y cómo saber qué buscar en el bosque en cada estación.

También estoy agradecida por la soledad que me ha acompañado en Nazaret. Vivir sola me ha enseñado la diferencia entre la soledad y estar sola. Sin embargo, también me ha permitido darme cuenta de que nunca estoy realmente sola, lo que he aprendido con la ayuda de nuevos amigos y mentores que me han apoyado a través de visitas regulares, llamadas telefónicas, noches de juego y salidas en familia (de adopción).

Además, el hecho de vivir y servir en una comunidad que me apoya, me anima y me ama, me ha permitido cultivar este sentimiento dentro de mí misma y tomarme el tiempo para reflexionar deliveradamente sobre mis experiencias. Muchas Hermanas de la Caridad de Nazaret, compañeros de trabajo y socios de la comunidad se han convertido en amigos cercanos que siempre parecen verme más allá de mi papel y me abrazan en un nivel espiritual más profundo.

Por último, el encuentro de nuevas perspectivas a lo largo del servicio me ha permitido crecer tanto espiritual como personalmente, ampliando aún más mi visión y mi vocabulario al ver y describir el mundo «donde estoy actualmente». Estoy agradecida por este viaje en Nazaret que me ha impulsado a aprender un lenguaje de descripción en constante evolución, dándome sentidos más agudos por los que puedo experimentar el rocío de la mañana en la hierba mientras camino a mi oficina, el cuidado genuino y el amor en un saludo por la tarde, y los abrazos cálidos de una hermana cuando compartimos galletas y té.

Sí, los muchos momentos únicos, hermosos y cotidianos aquí definen «lo que conozco cuando estoy en este lugar». De hecho, estar en Nazaret me ha enseñado lo rica que puede ser la vida cuando vivimos en el momento presente, un acto que es por sí solo fundamental en el mundo actual.

¿Es posible que caminos como éste nos conecten con algo más que el sendero que tenemos delante? «Los caminos de antaño: un viaje a pie» me ha impulsado a considerar cómo el acto sagrado de caminar se convierte en un «reconocimiento hacia dentro» y cómo «somos moldeados por los paisajes por los que nos movemos». (Julia Gerwe)

Es casi como si mi viaje en Nazaret hubiera provocado que todo lo que veo, aprendo y conozco sea desafiado, despertado y, en última instancia, fortalecido. Aquí, vivir un estilo de vida armonioso con la tierra y mi comunidad ha cambiado mi visión del mundo.

Inspirada por este desarrollo, estoy dejando mis años de servicio más confiada de lo que nunca he sido, pero más insegura y curiosa acerca de todo lo que existe a mi alrededor. Esto me satisface: para alguien que piensa profundamente en casi todo, éste parece ser el orden natural de la vida. Me doy cuenta de que nunca dejaré de aprender mientras no deje de caminar lenta y ligeramente sobre esta Tierra.

Espero que, al compartir los relatos de mi viaje de servicio, hayan encontrado una conexión y un espíritu afín en tus propios viajes. Como he encontrado mi equilibrio al compartir mis experiencias en Nazaret, espero que algunas de mis historias hayan resonado con ustedes al leer y conectar con mis experiencias a su manera. Para mí, profundizar en mis propias reflexiones me ayuda a vivir en el presente.

En cuanto a mis próximos pasos, estoy encantada de seguir prestando atención a mi llamada a servir, trabajando como coordinadora de un programa AmeriCorps centrado en la educación medioambiental en Kentucky. Quedarme en Kentucky después de estos dos años de servicio no fue siempre mi plan, pero mis propias reflexiones me han llevado a pensar en arraigar más en mi comunidad de Kentucky, y creo que mi trabajo aquí aún no ha terminado. Será un nuevo giro en mi vida de servicio, y sólo estaré a una hora de distancia de mis amigas, las Hermanas de la Caridad de Nazaret.

Mientras nos separamos por ahora, te invito a unirte a mí en la oración, la meditación o la reflexión a través de esta oración que se ha convertido en una de mis favoritas a través de mi tiempo de trabajo con las Hermanas de la Caridad de Nazaret: «Camina suavemente»:

Cada hoja, cada pétalo,
cada grano, cada persona,
canta tus alabanzas,
Dios creador.

Cada criatura de la tierra,
todas las montañas y los grandes mares
muestran tu gloria,
Espíritu de amor…

Dios, Padre nuestro, muéstranos
cómo pisar con suavidad
cómo vivir con sencillez,
cómo caminar con sencillez,
con respeto y amor
por todo lo que has hecho.

Por: Julia Gerwe para Global Sisters Report
Fuente: https://nazareth.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER