Los católicos afroamericanos y la injusticia racial

por | Abr 29, 2022 | Conversaciones sobre Justicia Social, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Siempre que puedo disfruto la experiencia de asistir a la misa dominical en la parroquia de San Francisco Javier, en la calle 16 de Manhattan. El rito final de la misa dominical incluye siempre la recitación del compromiso parroquial por la justicia racial. La promesa afirma sencillamente que, como cristiano e hijo de Dios:

  • apoyaré la dignidad y el valor de cada ser humano como exige el Evangelio y trabajaré cada día para tratar a cada persona como quiero que me traten a mí;
  • me esforzaré por comprender y desmantelar la injusticia y el sufrimiento causados por el privilegio y la supremacía de los blancos;
  • me comprometeré a eliminar los prejuicios de mis pensamientos y acciones para poder promover la justicia racial necesaria en nuestra iglesia, nuestra nación y nuestro mundo.

Los beneficios que obtengo al recitar el compromiso son que tiendo a leer más en el área de la justicia racial y soy más apto para responder a las solicitudes de auxilio.

Recientemente, leí un editorial en el National Catholic Reporter (NCR) titulado «La encuesta de los católicos afroamericanos hace que sea necesario dar prioridad a la justicia racial» (15/03/22). Basado en un informe de Pew Research, «Black Catholics in America», publicado el 15 de marzo, el editorial afirmaba que el 6% de los estadounidenses afroamericanos se identifican como católicos (unos 3 millones). De ellos, el 20% han nacido en el África subsahariana, el 15% son caribeños y sólo el 5% son estadounidenses. Así pues, la comunidad católica afroamericana a de Estados Unidos es una comunidad diversa en la que amplias mayorías consideran que la oposición al racismo es esencial para ser cristiano; creen que las enseñanzas de Jesús afirman la dignidad y la igualdad de todos los seres humanos; por amplios márgenes se oponen al sexismo y a la discriminación de las mujeres; aceptan la homosexualidad; y entienden que la inmigración fortalece la sociedad. Según los mismos datos de Pew Research, muy pocos católicos afroamericanos habían escuchado sermones, conferencias o debates de grupo sobre la raza o las relaciones raciales en el último año.

Citando a Tia Noelle Pratt (directora de compromiso misionero e iniciativas estratégicas y profesora adjunta de sociología en la Universidad de Villanova, en Pensilvania), el editorial del NCR concluye: «Hay que tomar medidas concretas ahora. La Iglesia debe hacer más para proclamar su mensaje de justicia racial, en las homilías y en las declaraciones de los obispos y de la conferencia episcopal. La Iglesia debe hacer más para priorizar el racismo entre otras cuestiones de justicia social». Según Pratt, tal vez los obispos podrían poner en práctica Abramos nuestros corazones, su carta pastoral contra el racismo».

Abramos nuestros corazones, un documento tanto alabado como profundamente criticado, promueve entendimientos y estrategias que, si se ponen en práctica, podrían ser muy útiles para cambiar la situación real de todos los pueblos que viven en este continente. Y Abre nuestros corazones también contiene un notable reconocimiento por parte de los obispos estadounidenses:

Nosotros, los obispos católicos en los Estados Unidos, reconocemos las muchas veces en que la Iglesia no ha vivido como Cristo enseñó: amando a nuestros hermanos y hermanas. Líderes y miembros de la Iglesia Católica obispos, clérigos, religiosos y laicos así como sus instituciones han cometido actos de racismo. Expresamos profundo pesar y remordimiento por ellos. También reconocemos aquellos casos en que no hemos hecho lo suficiente o hemos guardado silencio cuando se cometían graves actos de injusticia. Pedimos perdón a todos los que han sido heridos por estos pecados cometidos en el pasado o en el presente.

Un reconocimiento no borra siglos de violencia. Aun así, la confesión es un primer paso importante para restaurar las relaciones correctas, especialmente si se entiende como un primer paso para crear una sociedad en la que los beneficios de la vida sean compartidos equitativamente por todos.

Otros pasos son fácilmente discernibles cuando los obispos estadounidenses describen cómo generaciones de afroamericanos fueron desfavorecidos

por la esclavitud, el robo de salarios, las leyes conocidas como Jim Crow” y la negación sistemática del acceso a numerosas oportunidades de creación de riqueza reservadas para otros. […] La pobreza experimentada por muchas de estas comunidades tiene sus raíces en políticas racistas que continúan obstaculizando la capacidad de las personas para encontrar vivienda asequible, trabajo digno, educación adecuada y movilidad social. Los efectos generacionales de la esclavitud, la segregación y el uso sistemático de la violencia incluido el linchamiento de más de 4,000 hombres, mujeres y niños negros en 800 condados diferentes de los Estados Unidos entre 1877 y 1950 son realidades que deben reconocerse y abordarse plenamente en cualquier proceso que albergue la esperanza de combatir el racismo.

Una confesión del pecado unida a un propósito de enmienda como el esbozado aquí podría hacer muy creíbles las palabras de una disculpa. Después de todo, estamos unidos por el futuro que estamos creando con nuestras acciones incluso ahora.

Como defensores de la justicia social en América del Norte, de varias ramas de la Familia Vicenciana, hemos abordado continuamente la situación de las personas desfavorecidas por la injusticia racial. Aquí recojo una sugerencia de la redacción del NCR y de Tia Noelle Pratt. Me pregunto si ha llegado el momento de que nosotros, como defensores de la justicia social de la Familia Vicenciana, intentemos encontrar formas de desafiar a nuestros líderes religiosos institucionales para que apliquen en mayor medida el programa «Abramos nuestros corazones». (1)

(1) Nuestros defensores de la justicia social en Norteamérica son vicentinos de Canadá y Estados Unidos. Aunque todos están de acuerdo en la degradación de la vida humana causada por el racismo institucional, el análisis y las soluciones pueden diferir según el país. En mi opinión, es más valioso tener una reflexión sobre la reparación de la injusticia del racismo en un contexto canadiense presentada por vicentinos canadienses.

Joseph P. Foley, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER