Salud: no dejar a nadie atrás

por | Abr 28, 2022 | Noticias, Presencia en la ONU | 0 comentarios

Al leer el artículo «Nuestra Agenda Común» publicado por el Secretario General, António Guterres, recordamos que durante el año 2022 se anima a las Naciones Unidas a que recuerden que no se debe dejar a nadie atrás. A medida que la pandemia de la Covid-19 y otros acontecimientos mundiales se suceden, nosotros, como vicencianos, debemos seguir preguntando: «¿Qué se puede hacer?», e identificar soluciones viables para atender a las comunidades más marginadas que nos rodean.

Desde el punto de vista de la salud, el mundo sigue inmerso en una crisis de salud pública. Mientras que naciones como Estados Unidos han tenido éxito en la obtención y distribución de vacunas y otros tratamientos, otras naciones y comunidades no han tenido acceso a las mismas opciones. A medida que la vida comienza a parecerse a algo más «normal» que los últimos dos años, es esencial que las ONG y la ONU no olviden que, aunque las precauciones contra la Covid relajarse ahora en algunos lugares, no ha desaparecido la necesidad de seguir trabajando y obteniendo vacunas, tratamientos y suministros médicos.

Además de la necesidad de seguir abogando por un acceso equitativo a los medicamentos contra la Covid, también debemos tener en cuenta las necesidades sanitarias de quienes viven actualmente como refugiados o no tienen hogar. Cuando las personas abandonan sus hogares, sus necesidades sanitarias se van con ellas, y depende de la comunidad mundial garantizar el acceso a la atención que necesitan, ya sea atención hospitalaria, medicamentos o visitas a especialistas. Las Naciones Unidas y sus socios también deben seguir trabajando multilateralmente para garantizar, a través de sus iniciativas, que los refugiados y las personas sin hogar tengan acceso a cualquier tipo de atención médica, precauciones por razón de la Covid-19 y otras necesidades sanitarias que puedan tener.

Por ejemplo, ante situaciones que involucran a refugiados —como la recién iniciada crisis en Ucrania—, es necesario cuidar la salud y la seguridad de los refugiados y los migrantes mientras el conflicto político continúa, porque las necesidades y las emergencias sanitarias no esperan a que termine la violencia. Recientemente se han publicado varias noticias sobre ucranianos con cáncer y otras enfermedades que buscan la atención que necesitan en los países a los que han huido o que, incluso, no pueden acceder a esta atención en su país de origen. No todas las historias han sido positivas y los refugiados se han enfrentado a la inaccesibilidad de la atención, pero hospitales como el St. Jude de Estados Unidos y el Hospital para Niños Enfermos de Toronto en Canadá han empezado a abrir sus hospitales para atender a los niños ucranianos con cáncer, garantizando que puedan acceder a la atención que necesitan.

Aunque no todo el mundo tiene la capacidad de atender a necesitados como hacen estos hospitales, lo que podemos aprender es que muchos de nosotros ya podemos hacer cosas para defender las necesidades de los demás utilizando los recursos a los que ya tenemos acceso. Al reflexionar sobre la pregunta «¿Qué se puede hacer?», existen numerosas formas de participar en el acceso equitativo a la buena salud y garantizar que nadie se quede atrás. Puede ser solicitando a ciertos programas que redacten secciones de sus programas que aborden directamente las necesidades de las personas sin hogar o de los refugiados, colaborando con organizaciones locales o internacionales para ayudar a localizar los recursos necesarios o, más sencillamente, hablando o publicando sobre el tema con otras personas para concienciar sobre las necesidades que existen. Vivimos en tiempos sin precedentes y quizá sea el momento de empezar a pensar en cómo se puede lograr un cambio sostenible e impactante para garantizar que todos tengan acceso a las necesidades y derechos sanitarios a los que todo ser humano tiene derecho, independientemente de su ubicación, raza, género, religión o cualquier otra aspecto de su identidad.

Grace D. Bagdon,
pasante de la Congregación de la Misión ante la ONU

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This