«La ciudad de los amigos» une a pobres de Madagascar y de Argentina

por | Mar 23, 2022 | Noticias, Situaciones de necesidad y respuestas | 0 comentarios

ROMA – La semana pasada, el Papa Francisco envió un telegrama al presidente de Madagascar, expresando su cercanía y prometiendo sus oraciones tras conocer «con gran dolor» las «heridas que han vuelto a golpear» a esta nación africana, «a través de repetidos ciclones, inundaciones y destrucción de viviendas.»

Según el misionero argentino Padre Pedro Opeka, «será muy difícil reconstruir» después de que el país fuera azotado por cuatro ciclones con vientos de 130 millas por hora. «Miles de familias han perdido sus casas y hubo muchos daños en las carreteras, puentes destruidos, escuelas y hospitales que se quedaron sin techo», dijo a Crux por correo electrónico.

Una familia malgache es fotografiada fuera de su casa destruida el 8 de febrero de 2022, en Mananjary, Madagascar, tras el ciclón Batsirai. (Crédito: CNS photo/courtesy CRS.) 

Opeka ha sido durante mucho tiempo un faro de esperanza en uno de los países más pobres del mundo, donde se estima que el 75% de la población vive con menos de 1,90 dólares al día. Francisco visitó Madagascar en 2019, donde compartió escenario con el misionero, que lleva seis décadas viviendo en esta nación insular.

El escenario de su encuentro fue un lugar llamado «Akamasoa», palabra que significa «buenos amigos» en malgache, y es el nombre de un asentamiento fundado por Opeka dentro de la capital, Antananarivo. Akamasoa está dividido en 18 barrios que proporcionan viviendas dignas de ladrillo a unas 25.000 personas.

El papa Francisco y el padre Pedro Opeka, fundador de la «Comunidad de Buenos Amigos» de Akamasoa, asisten a una reunión con miembros de la comunidad en Antananarivo, Madagascar, el 8 de septiembre de 2019. (Foto Paul Haring/CNS)

Hay 3.000 albañiles involucrados en el proyecto, y el trabajo nunca falta. Akamasoa, creada en 1989, desafía la razón a los ojos de muchos: El sacerdote convirtió el emplazamiento de un gigantesco vertedero -donde los niños rebuscaban comida junto a cerdos y perros- en una ciudad modelo de 5.000 casas de ladrillo, escuelas, centros de salud, parques infantiles e iglesias a las que acuden unas 10.000 personas a misa cada domingo. Todos los edificios tienen electricidad y agua caliente, algo que sólo tiene el 15% de los 28 millones de habitantes de Madagascar.

Opeka dijo a Crux que los miles de personas que viven en esta ciudad han podido demostrar que la pobreza no es un destino: «Pero hay que creérselo. Hay que sumergirse en medio de ellos y quedarse con ellos».

«La visita del Papa Francisco tuvo un impacto muy positivo a todos los niveles», dijo Opeka. «Su visita es y quedará como un recuerdo imborrable en la memoria de nuestro pueblo Akamasoa, ya que fue un acontecimiento histórico».

Aunque estadísticamente tienen un futuro mejor que la mayoría de los malgaches, Opeka afirmó que los habitantes de Akamasoa siguen luchando día a día: «Si la situación económica y política no mejora, nuestro pueblo sufrirá como todos los demás del país. Aquí en Madagascar hay un crecimiento demográfico importante, pero lo preocupante es que los hombres no se sienten padres y responsables de los hijos que han traído al mundo».

Todo el proyecto está concebido para luchar contra el asistencialismo, que según Opeka «hunde a los pobres aún más en la miseria y daña profundamente la dignidad de la persona humana».

«Los pobres deben apropiarse del trabajo y de los proyectos diseñados para ayudarles», dijo. «Deben participar activamente en todos los niveles, para que esta experiencia de resurrección y liberación dure mucho tiempo».

Inspirado por el trabajo de Opeka, otro argentino, Gastón Vigo, decidió intentar emular el proyecto en Argentina, un país en el que décadas de mala gestión económica han provocado pobreza y hambre a gran escala. Se calcula que el 45% de los argentinos viven por debajo del umbral de la pobreza, y que el 50% de los niños menores de 18 años viven en la pobreza.

Tras un mes con Opeka en Antananarivo, Vigo lanzó Akamasoa Argentina.

Opeka nunca planeó que el proyecto Akamasoa se reprodujera, porque cree que «lo esencial es trabajar sinceramente y con verdadero compromiso con los pobres del lugar donde vives». Sin embargo, «me dio una gran alegría» que Vigo decidiera poner en marcha el proyecto.

«No es fácil convencer, movilizar y empoderar a los jóvenes en ningún país del mundo hoy en día», dijo el sacerdote. «Es necesario pedir al Espíritu Santo luz, sabiduría e inspiración para saber atraer a los jóvenes e interesarlos y motivarlos para luchar por valores humanos y espirituales como la justicia, el bien común, la fraternidad, la solidaridad, la verdad, el amor y la paz».

«He visto que su deseo era verdadero porque le salía del corazón y he visto que tenía mucho respeto y compasión por los pobres para darles una mano y ayudarles a salir del pozo de la pobreza», dijo Opeka sobre Vigo.

Akamasoa Argentina será diferente a la de Madagascar porque la cultura y las costumbres latinoamericanas son distintas a las africanas, «pero siempre nos unirá el mismo Espíritu de servir a los pobres con fe y alegría para que un día ellos mismos sean nuevos servidores de sus hermanos en la pobreza que habían superado».

Una piedra angular en ambas ciudades de la amistad es que los pobres trabajen en la construcción de las casas en las que vivirán. Esto, dijo Opeka, se debe a que los olvidados de nuestra sociedad tienen que entender que pueden ascender a una vida más digna y levantarse con sus propios sacrificios y esfuerzos.

«Tienen que creer que son capaces de ser responsables y que tienen talentos y que con trabajo pueden superar la pobreza, que no es una fatalidad, sino sólo el fruto del egoísmo y la injusticia humana», dijo.

Por: Inés San Martín
Fuente: Crux

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This