Una oración en solidaridad con el pueblo de Ucrania

por | Mar 18, 2022 | Conflicto en Ucrania, Espiritualidad y práctica espiritual, Noticias | 1 comentario

Avanzamos con paso firme en nuestro viaje por la Cuaresma, en el que no sólo debemos volver al paraíso, al Jardín del Edén, sino también convertirnos en una nueva creación por la gracia. Sin embargo, para muchas personas de todo el mundo, incluidos los ucranianos, su viaje cuaresmal es ya de profundo sufrimiento. El papa Francisco, afirmando que su «corazón está roto», invitó a la gente a rezar y ayunar por la paz en Ucrania. Aprovechamos este tiempo para estar cerca de los sufrimientos de nuestros hermanos y hermanas ucranianos.

¿Hasta cuándo, Yahveh, me olvidarás? ¿Por siempre? ¿Hasta cuándo me ocultarás tu rostro?
¿Hasta cuándo tendré congojas en mi alma, en mi corazón angustia, día y noche? ¿Hasta cuándo triunfará sobre mí mi enemigo?
¡Mira, respóndeme, Yahveh, Dios mío! ¡Ilumina mis ojos, no me duerma en la muerte,
no diga mi enemigo: «¡Le he podido!», no exulten mis adversarios al verme vacilar!
Que yo en tu amor confío; en tu salvación mi corazón exulte.
¡A Yahveh cantaré por el bien que me ha hecho Samodiaré al nombre de Yahveh, el Altísimo!

Salmo 13

El papa Francisco en Fratelli tutti afirma: «Toda guerra deja al mundo peor que como lo había encontrado. La guerra es un fracaso de la política y de la humanidad, una claudicación vergonzosa, una derrota frente a las fuerzas del mal. No nos quedemos en discusiones teóricas, tomemos contacto con las heridas, toquemos la carne de los perjudicados. Volvamos a contemplar a tantos civiles masacrados como “daños colaterales”. Preguntemos a las víctimas. Prestemos atención a los prófugos, a los que sufrieron la radiación atómica o los ataques químicos, a las mujeres que perdieron sus hijos, a los niños mutilados o privados de su infancia. Prestemos atención a la verdad de esas víctimas de la violencia, miremos la realidad desde sus ojos y escuchemos sus relatos con el corazón abierto. Así podremos reconocer el abismo del mal en el corazón de la guerra» (nº 261).

~

Dios de abundante amor, te traemos nuestras oraciones de paz por Ucrania y Rusia.
Dios de la paz, ayúdanos a conseguir la paz.

Por los líderes del mundo, para que se inspiren en la sabiduría y el valor de Cristo. Te rogamos:
Dios de la paz, ayúdanos a conseguir la paz.

Por los que tienen la audacia de levantarse y decir que tenemos derechos, que hay dignidad en la humanidad, que hay una santidad de la vida, por la que moriremos para preservar el futuro de nuestros hijos. Te rogamos:
Dios de la paz, ayúdanos a conseguir la paz.

Por los que tienen miedo, para que tus brazos eternos los sostengan en este tiempo de gran temor. Te rogamos:
Dios de la paz, ayúdanos a conseguir la paz.

Por los que eligen la guerra, para que recuerden que tú diriges a tu pueblo a convertir nuestras espadas en arados y a buscar la paz. Te rogamos:
Dios de la paz, ayúdanos a conseguir la paz.

Por los países que acogen a los que huyen de Ucrania y las organizaciones que trabajan para proporcionarles el pan de cada día. Te rogamos:
Dios de la paz, ayúdanos a conseguir la paz.

Por el continuo llamamiento al alto el fuego y la retirada de las fuerzas rusas, así como por los amplios esfuerzos para garantizar la paz que Jesús dio en su última cena. Te rogamos:
Dios de la paz, ayúdanos a conseguir la paz.

~

Dios bondadoso, que nuestras hermanas y hermanos ucranianos sean bendecidos con la paz y que nuestras hermanas y hermanos rusos exijan la paz. Mantén encendida en nosotros la llama de la esperanza para que, con paciente perseverancia, se eleija el camino del diálogo y de la reconciliación, para que finalmente triunfe la paz. Y que estas palabras, división, odio y guerra, sean desterradas de todos los corazones. Dios, desarma nuestras lenguas y nuestras manos, renueva nuestros corazones y nuestras mentes, para que la palabra que nos una sea siempre «hermana o hermano», y el estilo de nuestras vidas sea: la paz. Te lo pedimos en nombre de Jesús, que abrazó el sufrimiento y resucitó dando esperanza y paz a todos. Amén.

~

Desde tu corazón, oh Santo,
al corazón sufriente de Ucrania,
a un mundo a la vez hermoso y roto,
derrama, te rogamos,
tu consuelo en los corazones ahogados por el dolor;
tu fuerza, en los destrozados por el trauma;
a todos los que huyen, que hallen un refugio seguro;
a todos los que han quedado atrás, que experimenten tu tierna presencia.
Vuelve a aquellos que buscan dominar y destruir
hacia el camino de la paz, la obra de la justicia.
Con confianza, comprometemos nuestras vidas para que no haya más guerra,
nunca más la guerra.
Que así sea para todo tu pueblo
en este día
y en todos los días
sostenidos en tu amor incondicional.

Oración por la paz ~ Chris Koelhoffer, IHM

Fuente: https://nazareth.org/

Etiquetas:

1 comentario

  1. José Guzmán Olabarri

    Maravillosa oración.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This