Carta del P. Robert P. Maloney C.M. a la Familia Vicenciana en Ucrania y países vecinos

por | Mar 18, 2022 | Conflicto en Ucrania, Noticias | 1 comentario

Robert P. Maloney, CM, quien fue 23º Superior General de la Congregación de la Misión (1992 a 2004) y firme impulsor de la Familia Vicenciana mundial, ha escrito esta carta en solidaridad con todo el pueblo ucraniano, que sufre la devastación y una ocupación injusta, animando a la Familia Vicenciana de la zona a hacer todos los esfuerzos posibles para aliviar el dolor de los que están sufriendo.

A mis hermanos y hermanas
miembros de la Familia Vicenciana en Ucrania
y a las numerosas personas de los países vecinos
que os están ayudando

Les escribo hoy para expresarles mi solidaridad en este momento terriblemente doloroso.

Hace unos años, siendo Superior General de la Congregación de la Misión, os visité en Ucrania en dos ocasiones. Quedé profundamente impresionado por vuestro valor y vuestro espíritu misionero. Hoy me siento aún más profundamente conmovido al ver vuestra unidad a la hora de responder a las necesidades más acuciantes de vuestro pueblo que sufre.

Me indigna la invasión de Ucrania ordenada por Putin, presidente de Rusia. La historia lo juzgará como una abominación. Dentro de unos años la gente se preguntará cómo es posible que haya ocurrido esta locura.

Vuestro dolor es también el mío, como decía san Vicente (SVP ES I, 198). Cuando los líderes de su tiempo libraban una guerra que estaba devastando la vida de los pobres, se dirigió al primer ministro, con considerable riesgo para su persona, y le suplicó: «¡Déjenos vivir en paz! ¡Tenga piedad de nosotros! Dé a nuestro país la paz». En una línea similar, también recuerdo hoy las elocuentes palabras del papa san Pablo VI: «¡No más guerra! Nunca más la guerra».

En mis sueños, desearía poder decir esas palabras directamente al presidente Putin. Sé, por supuesto, que eso es imposible. Pero estén seguros de que esas palabras reflejan mi forma de pensar y que mi corazón está con ustedes. Confío en que el futuro revertirá estos terribles acontecimientos, pero trágicamente ya está quedando claro que sólo después de que se hayan producido grandes sufrimientos y pérdidas de vidas, «la justicia fluirá como un río» (Amós 5,24).

Les ofrezco mi amor en estos días, mientras se unen al Señor crucificado. Ahora ustedes son unas de sus «personas crucificadas».

Hoy vienen a mi memoria las palabras de William Blake, poeta y pintor inglés del siglo XVIII:

A la misericordia, la piedad, la paz y el amor,
todos oran en su angustia,
y a estas virtudes de deleite
devuelven su agradecimiento.

Por misericordia, piedad, paz y amor,
es Dios nuestro Padre querido;
y misericordia, piedad, paz y amor,
es el Ser Humano, su hijo y preocupación.

Porque la misericordia tiene un corazón humano,
la piedad, un rostro humano;
y el amor, una forma humana divina;
y la paz, un vestido humano.

Así toda persona, de cualquier condición,
que reza en su angustia,
reza a la forma humana divina:
amor, misericordia, piedad, paz.

Mi oración y mi aliento diarios os acompañan, mientras atraviesan esta insoportable prueba.

Su hermano en san Vicente,

Robert P. Maloney C.M.

Etiquetas:

1 comentario

  1. Ross

    Como lo hizo en el pasado, que oiga Dios los gritos de usted y de los sufrientes y oprimidos.

    Y gracias mil por confortarnos y alentarnos a todos. Gracias por no callarse al enfrentarse con males evidentes.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This