Un punto de vista canadiense: ¿Qué decir de la historia de los afroamericanos?

por | Mar 5, 2022 | Formación, Jim Paddon, Reflexiones | 0 comentarios

A medida que llegamos al fin del mes de la historia negra en Norteamérica, tiendo a pensar en mi juventud y en mis experiencias relacionadas con afroamericanos.

Crecí en una pequeña ciudad del sur de Ontario, Canadá. Fui a una escuela en la que había varios estudiantes afroamericanos, pero ninguno al que pudiera llamar amigo íntimo. La gran estrella del béisbol, Ferguson Jenkins, fue a mi escuela (unos dos años mayor que yo).

Provengo de una familia muy trabajadora que nunca juzgaba a los demás por su raza o color. Sin embargo, las únicas noticias que recibíamos sobre la historia de los negros o los derechos civiles eran las que veíamos en la televisión y que ocurrían en los Estados Unidos. Yo quería unirme a los esfuerzos por el derecho al voto de los años 60 en el sur profundo de Estados Unidos. Lo que vi en la televisión fue impactante. ¿Cómo podía ocurrirle esto a la gente sólo porque tenía un aspecto diferente al mío?

Sin embargo, no llegué a conocer del todo la rica historia negra de mi ciudad, como la época anterior a la guerra civil, cuando muchos esclavos fugitivos escaparon a Canadá y a mi ciudad natal en busca de libertad. Mientras crecía, sólo sabía que el otro lado de las vías era una sección pobre de la ciudad donde vivía la mayor parte de la comunidad negra. Nunca entendí por qué, ni siquiera me cuestioné las razones.

Cuando entré en el mundo laboral, me hice amigo de compañeros de trabajo que eran negros. Fue entonces cuando oí hablar del racismo en Canadá.

Sí, Canadá tenía prejuicios raciales, pero no eran tan evidentes como las leyes de Jim Crow del sur de Estados Unidos. El racismo canadiense era más sutil por naturaleza y, aunque la violencia no existía, seguía siendo muy hiriente para mucha gente.

Agradezco a mi educación y a mi pertenencia con la Sociedad de San Vicente de Paúl el haberme ayudado a ver la pobreza y el efecto negativo que tiene en las personas que parecen diferentes a mí. He aprendido aún más en mis propios esfuerzos trabajando con nuestro comité de diversidad multicultural de la SSVP, así como con nuestro círculo de intercambio indígena de la SSVP. El diálogo del que he tenido la suerte de formar parte es algo que todos deberíamos intentar conseguir.

No basta con decir que conoces a alguien que es negro. Debes mirarte a ti mismo y a los prejuicios conscientes o inconscientes que puedas tener. Debes denunciar cuando oigas que otros actúan o comentan sobre alguien. Podemos hacer de este mundo el mundo que Dios imaginó.

Sobre el autor:

Jim Paddon vive en London, Ontario, Canadá y es miembro de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Actualmente es presidente del Comité Nacional de Justicia Social de la Sociedad en Canadá. Está casado con su querida esposa Pat y tienen seis hijas y once nietos. Jim ha sido miembro de la Sociedad desde los años 70.

Reconozco respetuosamente los territorios tradicionales y no fortificados de los Pueblos Indígenas, incluidas las Primeras Naciones, los Metis y los Inuit, en cuyas tierras nos reunimos, trabajamos y vivimos.

Las opiniones expresadas son las del autor y no representan oficialmente las de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

 

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER