La experiencia de la COP26 como delegada virtual

por | Ene 23, 2022 | Noticias, Presencia en la ONU | 0 comentarios

El mes de noviembre pasado tuve el placer de formar parte de una delegación ecuménica (virtual) que asistió a la COP26, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima organizada este año por el Reino Unido y celebrada en Glasgow. La delegación fue patrocinada por la Iglesia Unida de Canadá, un delegado oficial, y por For the Love of Creation [Por Amor a la Creación], un grupo ecuménico canadiense que trabaja por la justicia climática y ecológica. Como coordinadora del Ministerio de Justicia de las Hermanas de Santa Marta, en Antigonish, me sentí muy agradecida de que me animaran y apoyaran para asumir esta responsabilidad, que me ocupó dos semanas enteras de mi tiempo y concentración.

Darlene O’Leary (arriba a la derecha en la foto) es coordinadora del Ministerio de Justicia de las Hermanas de Santa Marta, en Antigonish, Nueva Escocia, Canadá. Trabaja con la hermana Marion Sheridan, CSM, enlace con las ONG de la congregación. Darlene escribe sobre su reciente experiencia como delegada virtual en la Conferencia del Clima de la ONU en Glasgow.

En mi puesto tengo la bendición de trabajar con las hermanas y todos nuestros colegas haciendo educación y defensa de la justicia social y ecológica. Esto implica trabajar en nuestra comunidad local de Antigonish, en la región del Atlántico canadiense y en redes nacionales e internacionales. Puedo participar en el trabajo de erradicación de la pobreza, en acciones de reconciliación y justicia indígena, y en el trabajo por la justicia climática y el amor a la creación. En este trabajo, me baso en el carisma de la hospitalidad y en un sentido cada vez más profundo de la ecología integral. Espero haber podido aportar esta base como miembro de nuestra delegación.

Nuestra delegación incluía miembros de todo Canadá y de distintas denominaciones. Cada persona aportó perspectivas únicas a nuestro grupo, ya que compartimos la experiencia, muchos de nosotros por primera vez. Cada uno de nosotros aportó también sus comunidades, a las que representamos y trabajamos para hacerlas partícipes de los acontecimientos y actividades cotidianas de la COP26, a través de nuestros boletines de noticias y publicaciones en el blog.

Formar parte de nuestra delegación ecuménica de la COP26 fue una experiencia de aprendizaje intensa y valiosa para mí. Fue una ventana al proceso de un gran evento multilateral, con los numerosos discursos, compromisos, negociaciones y actividades, dentro y fuera del programa oficial. Como delegado, me sentí testigo de un momento importante de la historia. Esta COP se consideraba la última esperanza del mundo para limitar el aumento de la temperatura a no más de 1,5º C. Ya estamos viviendo la crisis climática en todo el mundo, ya que los que menos han hecho para provocar la crisis —los más pobres— son los que están sufriendo los peores impactos. Era nuestra responsabilidad escuchar y amplificar las voces de los que se quedaron fuera, los del sur global que no pudieron llegar a Glasgow por falta de equidad en las vacunas o de apoyo financiero, o los que lo consiguieron, pero no se les permitió entrar.

Mientras nuestra delegación trabajaba cada día para conectar con los socios sobre el terreno, escuchábamos los aspectos más destacados de los líderes mundiales, en particular de Canadá, para ver si estaban respondiendo con urgencia a la crisis climática. Queríamos ver más ambición para reducir las emisiones con mayor rapidez, más compromisos para una transición justa y para centrarse en los pueblos y las comunidades indígenas, y más financiación para aquellos en los países en desarrollo que ya están luchando a medida que la crisis climática se intensifica. Vimos pequeños pasos, pero necesitábamos ver más pasos adelante.

Aunque los líderes mundiales y los negociadores carecían de la urgencia que necesitamos, los jóvenes, las comunidades religiosas, los grupos indígenas y las organizaciones de la sociedad civil que participaron fueron realmente inspiradores. El compromiso de personas de todo el mundo, los llamamientos a la justicia, a la inclusión y a la equidad, al cambio de estructuras y al amor a la creación fueron tan fuertes que quedó claro que el liderazgo viene de las bases.

Me sentí muy inspirado al escuchar las presentaciones de grupos como el Indigenous Clean Energy [Energía Limpia Indígena] de Canadá, que ya está tomando la delantera en una transición justa. Celebré a los católicos de la COP, al Movimiento Laudato Si’ y a los numerosos movimientos ecuménicos e interreligiosos que se reunieron, compartieron peticiones, caminaron en peregrinación y rezaron juntos. ¡Qué espíritu de esperanza, solidaridad y amor a la creación se expresó y compartió! ¡Qué testimonio de justicia!

Espero que la COP26 haya sido un momento de cambio para este planeta, tal vez en formas que aún no vemos. Sé que nuestra delegación y los miles de personas que participaron en la COP26 continuarán con el trabajo por la justicia climática. Rezo para que todos encontremos la manera de compartir el cuidado de la creación.

Fuente: Sisters of Charity Federation

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This