¿Ignoras los «toques de atención»?

por | Ene 7, 2022 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

Es una historia que se cuenta con muchas variantes… esta es una versión clerical adaptada.

Se acerca una gran tormenta. El meteorólogo insta a todo el mundo a ir a terrenos más altos. En su rectoría, un sacerdote dice: «No me preocuparé, Dios me salvará».

El agua sube. Un camión de la Guardia Nacional se acerca para rescatar al cura. Él les dice: «No se preocupen, Dios me salvará».

El agua sube un poco más. El sacerdote se ve obligado a subir al tejado. Un bote viene a rescatar al sacerdote. Les dice: «No os preocupéis, Dios me salvará».

El agua sube más. El sacerdote se ve obligado a subir a lo más alto de su tejado. Un helicóptero viene a rescatar al cura. Él les grita «No os preocupéis, Dios me salvará».

El agua sube por encima de su casa y el cura se ahoga.

Cuando sube al cielo le dice a Dios «¡He sido tu fiel servidor desde que nací! ¿Por qué no me has salvado?».

Dios le responde «Primero te envié el meteorólogo, luego un camión, un barco y finalmente un helicóptero. ¿Qué más quieres de mí?«.

La cuestión es que, en cada caso, alguien intentaba «empujar» a otro a tomar una decisión sabia. 

Los autores de “Nudge” describen los «empujones» como «formas sutiles de empujarnos hacia las mejores elecciones, las que haríamos nosotros mismos si no fuéramos susceptibles de sesgo cognitivo, tentación o influencia social». En este caso, probablemente estén implicadas las tres cosas.

Los «toques» del pasado

En cierto sentido, Dios fue el «toque». Disfruta de todo… pero no comas el fruto de este árbol.

A lo largo de las páginas del Antiguo Testamento, vemos a Dios utilizando muchos toques de atención. Dios utilizó una zarza ardiente, una vocecita en la noche, etc. A menudo los llamamos profetas o ángeles.

En las páginas del Nuevo Testamento, vemos a Jesús mismo actuando a menudo como un toque de atención. Piensa en las preguntas que hace, las historias que cuenta y las cosas que hace. Todas ellas estaban pensadas para que sus oyentes y observadores pensaran y tomaran una decisión mejor. Se podría decir que Dios les estaba instando a pensar fuera de sus formas normales de pensar y actuar. Piensa en sus empujones más dramáticos… ¡lavándoles los pies, perdonando incluso a los que le clavaron en una cruz!

Incluso prometió que su propio espíritu les empujaría más allá de sus expectativas y formas de hacer las cosas.

Lee los Hechos de los Apóstoles para ver nuestra historia temprana de escuchar las llamadas de atención de Dios. El Espíritu empujó a los primeros seguidores de Cristo a pensar más allá de lo que tenían y a hacer lo que no creían que podían hacer.

Los «toques» hoy

Cuando leo el libro de mi propia vida, me doy cuenta de la cantidad de toques de atención que he tenido, pero que a menudo he ignorado.

¿Y tú? ¿Puedes nombrar las veces y las formas en que el Espíritu Santo de Jesús te empujó a una comprensión más profunda de lo que significa ser el cuerpo de Cristo en el mundo de hoy?

Permítanme sugerir otra forma de ver el proceso de dos años del Papa Francisco para que todos nos escuchemos. Ciertamente, el Espíritu Santo estará presente en las salas de reunión de todo el mundo. Durante estos dos años, ¿reconoceremos al Espíritu Santo empujando a cada uno de nosotros a ampliar nuestra limitada comprensión del plan de Dios para nuestro bien?

Los «toques» en acción

  • ¿Reconoces las llamadas de atención en tu vida?
  • ¿Qué historial tienes en cuanto a escuchar los toques de Dios?
  • ¿Has pensado alguna vez en ti como alguien a quien Dios utiliza para dar un toque de atención?

Publicado originalmente en Vincentian Mindwalk

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This